E.E. U.U. exige a Colombia investigar a policías señalados por abuso para desembolsar ayudas en 2022

El Senado estadounidense dejó por escrito que ninguno de los fondos aprobados podrá gastarse en el Escuadrón Anti Disturbios de la Policía (Esmad)

Grupos de soldados colombianos prestan seguridad hoy, en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega
Grupos de soldados colombianos prestan seguridad hoy, en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

En medio de las conversaciones bilaterales que se adelantan entre Estados Unidos y Colombia, se conoció que el Comité de Apropiaciones del Senado norteamericano presentó este 21 de octubre un proyecto de ley en el que se autoriza la entrega de 463 millones de dólares al país suramericano en 2022. Si se aprueba la normativa, Colombia no recibiría el dinero inmediatamente, pues los congresistas de E.E. U.U. incluyeron en el documento una serie de condiciones relacionadas con los derechos humanos.

No es nuevo que Estados Unidos le exija a Colombia ciertos compromisos antes de apoyar los programas que se adelantan en el país, pero lo que se destaca en esta oportunidad es que, por primera vez, estos comprometen a la fuerza pública. En primer lugar, el Estado colombiano deberá probar que está investigando a los uniformados involucrados en presuntos casos de abuso de la fuerza y esto tendrá que ser certificado por el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken.

“Se deberá certificar que el Estado colombiano está investigando a los policías que ordenaron, dirigieron o usaron fuerza excesiva y otros actos ilegales contra las personas que se manifestaron de manera pacífica en el 2021″, se lee en el proyecto de ley.

De no cumplir con este punto, un 5 % del presupuesto de la ayuda para antinarcóticos no podrá ser gastada. Actualmente, los recursos bajo este concepto son unos 170 millones de dólares, por lo que con la nueva restricción quedarían bloqueados unos 8 millones y medio de dólares.

Si se cumple con esta condición, entonces solo quedaría otro compromiso relacionado a la fuerza pública nacional. El Senado norteamericano dejó por escrito que ninguno de los fondos aprobados podrá gastarse en el Escuadrón Anti Disturbios de la Policía (Esmad).

Estas condiciones impuestas por el Congreso estadounidense avivan la polémica y las denuncias que hacen civiles y ONG acerca de la violación de derechos humanos en Colombia. El pasado 19 de octubre, un día antes que el secretario Blinken llegara al país suramericano en su primera visita oficial, José Miguel Vivanco, director para las América de Human Rights Watch (HRW), envió una carta al funcionario norteamericano en la que se refiere al tema. El líder activista le pidió hacer seguimiento y exigir que la administración de Iván Duque respete los derechos humanos de los ciudadanos y cumpla con el Acuerdo de Paz.

“Cinco años después de los acuerdos de paz, Colombia atraviesa por una coyuntura crítica. La administración del presidente Duque ha implementado políticas disfuncionales y mal dirigidas, entre ellas la de drogas, y se han presentado abusos por parte de los grupos armados. Muchas comunidades están cerca de regresar a los niveles de violencia previo a los acuerdos de paz. Al mismo tiempo, la respuesta del gobierno a las manifestaciones urbanas este año involucraron niveles de brutalidad policial sin precedentes en la historia del país, incluyendo decenas de muertes y centenares de arrestos arbitrarios”, se lee en la carta.

Esa carta generó descontento en el Gobierno nacional. El mismo presidente Duque arremetió fuertemente contra Vivanco y lo acusó de querer acumular titulares en los medios de comunicación con la misiva. Además, lo acusó de querer sacar provecho de la visita de Blinken.

“Yo creo que el secretario de Estado de Estados Unidos, por quien tengo un profundo respeto, no atiende a presiones de nadie, aquí hay una relación de Estado a Estado y hay gente que le gusta el protagonismo y que le gusta siempre buscar primeras planas. Él no va a servirse para que vengan otros a tratar de opacar su visita haciéndoles el juego del protagonismo mediático; él viene a trabajar en una agenda migratoria y con Colombia en distintas materias”, indicó el mandatario, en un polémico pronunciamiento.

La respuesta de Duque se explica en que hay diferencias entre el Gobierno colombiano y quienes denuncian las violaciones de derechos humanos a civiles, sobre todo en el marco del paro nacional. Sin embargo, aunque el presidente le respondió a Vivanco inmediatamente por tocar el tema, hasta el momento no se ha hecho lo mismo con el Congreso de Estados Unidos.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR