Gustavo Bolívar aseguró que supo, dos días antes, que iban a votar en blanco a su postulación para la segunda vicepresidencia del Senado

Este martes se cumplió la audiencia pública en el Consejo Nacional Electoral sobre la elección de la Mesa Directiva de la cámara alta del Congreso.

Durante la audiencia, el senador Gustavo Bolívar manifestó que él y varios miembros de la oposición sabían, desde días antes, que se iba a producir una votación en blanco en su contra, pero aún así decidieron no cambiar el candidato por el precedente que podría dejar.

“Nosotros ya sabíamos de ese resultado desde las dos noches anteriores. A mí me dijeron: van a votar en blanco”, aseguró en la audiencia pública del CNE el senador Gustavo Libre durante su versión libre. A raíz de esa información, decidió conocer qué pasaría con el resultado, por lo que llamó al secretario del Senado, Gregorio Eljach, quien asesora a la Mesa Directiva sobre las normas y jurisprudencia correspondiente.

«Yo lo llamé, le dije: “Señor secretario Eljach, sé que va a ganar el voto en blanco porque ya me contaron que va a ganar el voto en blanco, hágame un favor y me dice qué va a pasar en ese caso”, y él me dijo lo mismo del 258», contó el senador de la Colombia Humana.

Se refería al artículo 258 de la Constitución Política, específicamente al parágrafo 1, en el que dice: “Deberá repetirse por una sola vez la votación para elegir miembros de una corporación pública, gobernador, alcalde o la primera vuelta en las elecciones presidenciales, cuando los votos en blanco constituyan mayoría absoluta en relación con los votos válidos. Tratándose de elecciones unipersonales no podrán presentarse los mismos candidatos, mientras que en las de corporaciones públicas no se podrán presentar a las nuevas elecciones las listas que no hayan alcanzado el umbral”.

Ese fue el artículo que usó Eljach para asesorar al presidente recién posesionado, Juan Diego Gómez, para proceder. Tras realizar esa nueva elección que dice la norma, la mayoría de la oposición se retiró del recinto y fue elegido el senador Iván Name, de la Alianza Verde.

A la Colombia Humana y en general a los demás partidos de oposición se les cuestionó por qué no habían postulado otro candidato a la elección de la segunda vicepresidencia. Ante esto, Bolívar afirmó ante el CNE que “nosotros no queríamos postular otro candidato precisamente por lo que les digo hoy. Porque es que aquí no se está jugando un cargo, se está jugando la posibilidad, nada más y nada menos, de que sean las mayorías, en este caso del uribismo, quien diga qué candidato le gusta y qué candidato no. Algo gravísimo porque podría pasar también, en un año o en cinco, que nosotros digamos: ese candidato de la oposición, que es uribista, no nos gusta; ponga otro”.

Ese 20 de julio, el partido Verde sí permaneció en la sesión y postuló a Iván Name en reemplazo de Bolívar, según argumentan para no dejar la dignidad en los partidos independientes. Sin embargo, según afirmaron el propio senador y Marulanda, antes de la votación ya se había promovido postular el nombre del congresista Verde a la elección.

El precandidato presidencial Marulanda afirmó que él escuchó esa posibilidad del propio senador Name, durante una conversación breve, pero él decidió ausentarse de la votación por no considerarlo justo con los partidos a los que, por acuerdo, les correspondía el puesto.

“Se trata de que respeten el derecho de la oposición a postular la persona que la oposición unánimemente, incluido el partido Verde, postulen porque es la oposición. Así hubiera sido 97 en blanco y uno por Gustavo Bolívar, Gustavo Bolívar era el segundo vicepresidente del Senado. Con un solo voto. ¿Por qué? Porque es el candidato de la oposición y la oposición me eligió para ese cargo y ese cargo no le correspondía ni a los liberales, ni conservadores ni a los Cambio Radical”, agregó Bolívar.

Según el senador de la Colombia Humana, él consultó con sus abogados y su equipo jurídico, quienes a su vez consultaron con otros expertos en la materia tras la respuesta que le dio Eljach al teléfono y concluyeron que, de acuerdo con esos conceptos, el artículo 258 no podía aplicarse porque es taxativo de las elecciones que contempla literalmente en el texto.

«Por eso decidimos no postular a Feliciano Valencia, a pesar de que tenga todas las cualidades, porque el antecedente es más nefasto, es decirle al uribismo o al que sea: “¿Este no le gusta? ¿Entonces este?” Le dije: “Feliciano esta no es una pelea por un puesto, es una pelea del establecimiento de turno contra la oposición y por eso tenemos que darla a fondo, para que quede como jurisprudencia que los partidos en mayoría no pueden aplastar la oposición ni imponerle el candidato que a ellos les gusta”», concluyó Bolívar en su exposición.

SEGUIR LEYENDO: