Defensores del Pueblo de Colombia, Panamá, Ecuador y Costa Rica se reunen para revisar crisis humanitaria de migrantes

Luego de la visita del Defensor del Pueblo de Colombia a Necoclí, Antioquia, donde hay cerca de 15.000 migrantes en precarias condiciones, este miércoles funcionarios de varios países se reunirán para analizar posibles soluciones

Migrantes de diversas partes del mundo ingresan al embarcadero, el 3 de mayo de 2021, en Necoclí (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda
Migrantes de diversas partes del mundo ingresan al embarcadero, el 3 de mayo de 2021, en Necoclí (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, encabezada por Carlos Camargo, informó que los defensores del pueblo de los pasos fronterizos de Ipiales (Nariño) y Capurganá (Antioquia) atendieron el llamado urgente por la de salud y de seguridad que enfrentan los migrantes que se encuentran en los pasos fronterizos, quienes están esperando poder seguir transitando a otro país, con el objetivo de tener unas mejores condiciones de vida.

De acuerdo con la entidad que garantiza los derechos humanos, los cuatro defensores del pueblo de los diferentes países tendrán una reunión este miércoles 4 de agosto en el municipio de Capurganá, en el departamento del Chocó.

“La situación es crítica, pues significa el represamiento de 15.000 migrantes en tránsito hacia el norte del continente, la cual no admitía más demoras. Por esta razón, luego de recorrer Necoclí para hablar con los migrantes y de escuchar directamente sus necesidades y problemáticas, hicimos un llamado a las autoridades nacionales para tomar medidas, pero también a nuestros homólogos para revisar mecanismos de cooperación que permitan enfrentar la crisis migratoria internacional”, destacó el Defensor Camargo.

Asimismo, el alto funcionario recordó que algunos migrantes denuncian mafias que les venden ‘paquetes turísticos’ para hacer el tránsito por el país y que harían parte de una red internacional que viene desde Chile, que los va moviendo por diferentes puntos del recorrido y a los que deben pagar una especie de ‘peajes’.

Tras lograr acordar esta reunión con otros defensores del pueblo, Camargo manifestó su agradecimiento a la rápida respuesta de sus homólogos de Ecuador, Panamá y Costa Rica. “Reitero mi llamado a las autoridades gubernamentales de los países de la región para tomar las medidas necesarias para poner fin a la vulneración de los derechos humanos de los migrantes que transitan por el continente”, puntualizó Carlos Camargo.

Defensoría del Pueblo pide asistencia jurídica urgente para colombianos detenidos en Haití

De igual manera, desde la Defensoría se hizo un nuevo llamado para garantizar las buenas condiciones de los 18 colombianos que se encuentran detenidos en Haití.

“Es urgente la asistencia jurídica y la defensa técnica de los 18 colombianos detenidos en Haití, para garantizar el respeto de sus derechos fundamentales y principalmente al debido proceso y al derecho de defensa que, hasta este momento, les están siendo desconocidos”, manifestó el Defensor de Pueblo Carlos Camargo.

Asimismo, dio a conocer que en el primer informe del encuentro de una comisión de la Defensoría del Pueblo con los colombianos detenidos en Puerto Príncipe se conoció que algunos mostraron signos de cansancio; pérdida de peso; muñecas enrojecidas y con arañazos debido al roce con el metal de las esposas, que las mantienen puestas todo el día; uno de ellos cojeaba y otro no podía sostenerse y tuvo que ser ayudado por su compañero.

De igual manera, este informe estableció que a los detenidos no les han permitido hablar con un abogado, pues ni han sido presentados frente a autoridad judicial. Y aunque han sido interrogados en múltiples oportunidades por la policía haitiana y el FBI, no tienen asistencia de un abogado que ejerza la defensa técnica.

Por otro lado, en cuanto a las condiciones de reclusión, el órgano defensor informó que los connacionales no cuentan con antibióticos; varios tenían puntos de sutura en sus cabezas que, según manifestaron, se los pusieron cuando llegaron y pasados más de 20 días no se los han retirado. Asimismo, tres de ellos presentaban lesiones de consideración que, por su apariencia, deberían ser tratadas en un establecimiento médico especializado.

“Duermen en el piso, les ofrecen dos comidas al día, el agua para tomar es racionada porque les entregan un recipiente de 20 litros de agua diarios para los 18 detenidos colombianos y dos haitianos. No cuentan con una batería sanitaria adecuada: hay solo una letrina para hacer sus necesidades, que incluso estuvo dañada por dos días”, señala el informe mencionado.


SEGUIR LEYENDO