Organizaciones ambientales lideran proyecto para declarar como área protegida una zona del Cañón de Chicamocha

El proyecto busca conservar los procesos ecológicos de la estructura y composición de las especies de flora y fauna de la zona, entre otras cosas.

Cañón del Chicamocha  Docfon (2013) Tomado de Wikicommons
Cañón del Chicamocha Docfon (2013) Tomado de Wikicommons

El Cañón del Chicamocha es uno de los atractivos turísticos más populares de Colombia, no solo por su extensión -aproximadamente dos kilómetros de profundidad y 227 kilómetros de largo- sino por sus imponentes y majestuosas montañas que adornan el paso del río que lleva el mismo nombre.

Este fascinante accidente geográfico está ubicado en el departamento de Santander, muy cerca de la ciudad de Bucaramanga, y aloja actualmente el Parque Nacional del Chicamocha, que en sus 264 hectáreas, ofrece a los visitantes un contacto con la naturaleza y la diversión extrema.

Por su riqueza y biodiversidad de fauna y flora, cuyas especies van desde iguanas, armadillos y osos hormigueros, hasta aves como pájaros carpinteros y águilas blancas, la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB) y WWF Colombia lideran un proyecto cuyo objetivo es declarar como área protegida a esta zona ubicada en el Cañón.

La bióloga de la CDMB, adscrita a la Subdirección de Ordenamiento y Planificación Integral del Territorio Asmilly Benavides explicó que, “este proyecto quiere conservar los procesos ecológicos de la estructura y composición de las especies de flora y fauna de la zona, así como promover la conectividad con corredores biológicos de los ríos Manco, Umpalá y Chicamocha”.

La bióloga agregó que “la iniciativa de proteger la zona de bosque seco del Cañón del Chicamocha surge a partir de los estudios adelantados de diferentes universidades, además de trabajos realizados con Biocolombia y Fundación Natura, con quienes se ha identificado la importante biodiversidad que requiere ser conservada especialmente por las comunidades de la zona”.

De acuerdo con RCN Radio, la CAR manifestó que el propósito principal es trabajar conjunto con el municipio de Piedecuesta, ya que este es el encargado de denominar el suelo de protección dentro de su Plan de Ordenamiento Territorial.

También se trabajará de la mano con los residentes de las once veredas propuestas de esta zona del Cañón, “la cual está compuesta por flora, fauna, servicios ecosistémicos como agua, bosque, carbón, además de zonas secas representativo de la zona montañosa de la cordillera oriental, que incluye parte de fuentes hídricas como el río Chicamocha”, añadió Asmilly Benavides.

Algunos adelantos del área protegida

Inicialmente, este proyecto incluye a los pobladores de las veredas como Umpalá Centro, La Aguada, La Colombiana, Lugencio, Cabrera, Urgua, Pescadero, El Fical, Pavas Rionegro y El Manglé.

Así mismo, tanto la CDMB, como la WWF, adelanta la caracterización de las comunidades para lograr la participación activa de todas las voces, además de la concreta recolección de información de la zona mediante el acercamiento con los sectores estratégicos.

De acuerdo con la CAR, el área protegida será un espacio definido geográficamente que fue designado, regulado y administrado, con el fin de alcanzar objetivos específicos de conservación.

El cañón del Chicamocha, a un paso de ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco

En marzo de este año, la Gobernación de Santander confirmó que ya entregó el documento final del proyecto que le permitirá presentar ante la Unesco el imponente Cañón del Chicamocha para que sea declarado Patrimonio de la Humanidad; un legado mundial de gran riqueza natural y cultural.

Declarar Patrimonio de la Humanidad al Cañón del Chicamocha fue una idea que surgió en 2011 a Gloria Oviedo Chávez, directora técnica y científica del proyecto.

“Íbamos, en ese mismo año, en un recorrido de Barichara a Panachi con el director de Patrimonio de ese entonces (Gabriel Omar Prieto Ospina) y él habló de la belleza del Cañón. Ahí aproveché para decirle que eso eso era de un nivel excepcional y que merecíamos que este lugar, que es la columna vertebral de la Cordillera Oriental, fuera declarado patrimonio mundial”, comentó Oviedo en la información compartida por la UNAB.

Para 2014, la UNAB estaba firmando el Convenio de Asociación con el Ministerio de Cultura, con el objetivo de elaborar el expediente de la Declaratoria del Cañón del Chicamocha como Patrimonio de la Humanidad, que sirviera para ser presentado a la Unesco.

En el documento final entregado, está toda la investigación y soporte que la Unesco exige en cuanto a bienes de interés natural y cultural para que sean constituidos como Patrimonio de la Humanidad. Al menos tres de estas exigencias deben cumplirse y el Cañón del Chicamocha las reúne.

SEGUIR LEYENDO: