La historia de Luis Díaz, el “pelao” wayuu que salió de La Guajira a Portugal y realizó uno de los mejores goles de la selección Colombia en su historia

El colombiano hizo un gol inesperado e increíble este miércoles ante Brasil, quizá tan icónico como las viejas jugadas de Higuita o del mismo James.

Soccer Football - Copa America 2021 - Group B - Brazil v Colombia - Estadio Nilton Santos, Rio de Janeiro, Brazil - June 23, 2021 Colombia's Luis Diaz celebrates scoring their first goal REUTERS/Ricardo Moraes
Soccer Football - Copa America 2021 - Group B - Brazil v Colombia - Estadio Nilton Santos, Rio de Janeiro, Brazil - June 23, 2021 Colombia's Luis Diaz celebrates scoring their first goal REUTERS/Ricardo Moraes

Luis Fernando Díaz Marulanda le dio una alegría a Colombia este miércoles en la noche. Una alegría que no esperaba el país, quizá tan sorprendente como la que marcó la carrera de James Rodríguez en 2014 cuando en Brasil recibió el balón en el pecho y anotó un gol que hizo estremecer a la selección uruguaya. Luis Díaz anotó el único gol de la noche y a pesar de que la Selección Colombia perdió el partido, se ganó a una estrella.

El guajiro nació en Barrancas, un municipio de ese departamento hace apenas 24 años y se inició en el fútbol cuando estaban ‘convocando’ a la Selección Colombia para jugar en la Copa América Indígena. Lo sorprendente era que uno de los integrantes del cuerpo técnico era el mismísimo ‘Pibe’ Valderrama y lo acompañaba John Jairo ‘Pocillo’ Díaz quienes se descrestaron al verlo jugar. Luis Fernando tenía 18 años.

‘Pocillo’ Díaz dijo en diálogo con AS Colombia que el joven que jugaba con la camiseta 8 no paraba de llorar cuando cayeron 1-0 en la final de la Copa contra la Selección de Paraguay que se jugaba en Chile. En todo el torneo logró anotar dos goles e incluso tocó la capitanía del equipo. Tras su hazaña allí, llegó al Atlético Junior con el Barranquilla F.C. Esto fue gracias al ‘Pibe’ quien lo recomendó.

En 2016 inició en ese equipo en la segunda división, pero ese mismo año debutó en la profesional. Pero no fue hasta el 14 de mayo de 2016 cuando anotó su primer gol en primera división enfrentándose al Cúcuta Deportivo. Luego, en 2017 fue convocado para la selección Colombia sub-20 y el entrenador de ese equipo lo recomendó a Julio Comesaña, el técnico del Junior quien lo convocó al verlo jugar, recogió el portal Vavel.

En ese equipo desarrolló y potencializó su juego, que fue reconocido por diferentes medios y por los fanáticos que lo veían como un jugador de alto nivel y fue en la Copa Conmebol Sudamericana cuando anotó su primer tanto con la camiseta ‘tiburón’ y que los llevó a los cuartos de final. Más adelante, en la final de la Liga Águila, Junior alzó su octava estrella donde el guajiro aportó 2 de los 5 goles que los hicieron merecedores del triunfo. También hizo parte de la nómina que le dio la novena estrella al equipo hasta que apareció el FC Porto.

Firmó con el equipo europeo por cinco temporadas y su traspaso de Colombia se dio por 7 millones de euros y el 7 de agosto de 2019 debutó en la UEFA Champions League. En octubre de ese año marcó dos golpes contra SC Coimbroes y sus tantos no faltaron en toda la temporada, remarcando su presencia y talento en la cancha.

El 28 de agosto de 2018 lo convocaron a la Selección oficialmente en la profesional ante Venezuela y Argentina pero en 2019 Carlos Queiroz lo volvió a llamar para enfrentar a Japón y a Corea del Sur, donde marcó un gol y oficialmente en competición debutó en la Copa América de 2019 en Brasil y su trabajó en la Selección ha venido recibiendo elogios hasta que llegó su oportunidad este miércoles ante Brasil que, a pesar de la jugada, no alcanzó para ganar.

“Una pena, una derrota con un sabor amargo porque estábamos haciendo un gran partido a una selección muy difícil, contrarrestamos sus virtudes, hicimos un buen juego en equipo, y vino esa jugada que nos sacó”, declaró el volante del Oporto al término del choque en Rio de Janeiro”, dijo el volante.

Agregó que fue una jugada complicada lo que los afectó tanto para llevarlos a la derrota: “nada podemos hacer”.

SIGA LEYENDO