Juan Grabois dice que negación de ingreso a Colombia fue una decisión política del gobierno Duque

Para el argentino, lo sucedido el pasado 25 de mayo corresponde a un intento de quitarle visibilidad a la delegación y de esconder los crímenes que se están cometiendo en Colombia.

En la imagen, el líder social argentino Juan Grabois. EFE/Aitor Pereira/Archivo
En la imagen, el líder social argentino Juan Grabois. EFE/Aitor Pereira/Archivo

Juan Grabois, dirigente social argentino, denunció este martes que le negaron el ingreso a Colombia, a donde llegó con la Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derecho Humanos para auditar lo que está ocurriendo en el país con las protestas sociales que iniciaron el pasado 28 de abril.

Detenido y agredido nuevamente por un gobierno autoritario. Ahora en un cuartito. Esperando. Mis compañeros argentinos y colombianos intentando resolver afuera ¡no tenemos miedo!”, publicó Grabois en sus redes sociales junto a un video.

Ante la denuncia del argentino, Migración Colombia emitió un comunicado en el que aseguró que “al momento de realizar el proceso de control migratorio el pasaporte presentaba una inconsistencia, razón por la cual se le pidió que acompañara al oficial a donde el Supervisor con el fin de realizar las consultas correspondientes” y agregaron que el hombre agredió verbalmente al oficial.

Sin embargo, el activista Juan Grabois ha desmentido estas afirmaciones en sus redes sociales y en diálogo con la W Radio señaló que la decisión de no dejarlo ingresar a Colombia fue política. En la emisora el argentino explicó que, junto a su grupo de compañeros, “de manera legal y pacífica fuimos a poner el cuerpo y corazón junto al pueblo colombiano”.

“En mi caso sucedió una situación que fue una decisión política del gobierno Iván Duque. Esto lo puedo decir con plena certeza porque el embajador colombiano en Argentina (Álvaro Pava Camelo) se lo informó a nuestro canciller Felipe Solá, esa es la razón por la que el canciller repudió públicamente la decisión, porque fue informado de que el motivo de mi expulsión o negación de ingreso fueron declaraciones de naturaleza política y social”.

Ante las declaraciones de que había problemas con su pasaporte, Grabois rechazó estas afirmaciones y compartió imágenes de su pasaporte en el que deja en evidencia que la fecha de vencimiento de su pasaporte: el 14 de mayo de 2031.

En ningún momento plantearon que había un problema de documentación. Es un intento de quitarle visibilidad a la delegación y un intento de Iván Duque de esconder los crímenes que se están cometiendo en Colombia, mismo motivo por el que no querían que entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero ya han cambiado de idea. Las cosas que hacen le muestran a la comunidad internacional que es un Gobierno que no respeta los Derechos Humanos”, enfatizó el argentino en la emisora colombiana.

Grabois detalló que ellos tenían contemplado que esto les podía pasar, dado que fue algo que también les sucedió en el pasado en Bolivia. Resaltó que la razón por la que se enfocaron en él es por su exposición mediática, “tengo un nivel de exposición pública, sabíamos que podía pasar esta agresión sobre mí”.

Su relato de los hechos

El 25 de mayo, cerca de las 3:00 p. m., personal de Migración Colombia le impidió el ingreso al país a Juan Grabois, delegado de la Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos a Colombia por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano.

El ciudadano argentino explicó a El Tiempo que la primera funcionaria de la entidad le notificó de una anotación en su registro, pero que no le informó por qué era. “Ella me informó de manera inmediata que se me negaba acceso al país por razones de soberanía, y agregó ‘si se siente intimidado, nosotros tenemos la soberanía’”.

Este fue el momento que Grabois compartió en sus redes sociales. Tras solicitar una explicación a la funcionaria y la presencia de un abogado, llegaron otros dos funcionarios de la entidad. Relató que estos dos hombres lo llevaron por un pasillo en dirección contraria a los demás integrantes de la misión.

“Ahí me preocupé porque me querían ingresar solo a mí, así que pedí con vehemencia que quería un abogado que me representara, porque ya estaba siendo detenido”, señaló que cuando hizo nuevamente el pedido de un abogado, fue agredido con su identificación en la cara por uno de los funcionarios.

Después de esto lo mandaron a una sala de espera donde le pidieron más información sobre su visita, luego de esto le informan que su ingreso al país definitivamente está negado y que lo van a regresar a Argentina. Le hicieron firmar dos documentos, en el primero estaban las causales de su imposibilidad de entrar al país y el segundo era una constancia de buen trato, este último no fue firmado por Grabois; de hecho, dejó constancia en ese documento de que sí había sido agredido.

SEGUIR LEYENDO: