Gobierno de Joe Biden podría disminuir el presupuesto que destina a Colombia frente las cifras registradas en 2020

Este viernes se conocieron los detalles del plan presupuestal que tiene Estados Unidos para su colaboración bilateral con otros países. La decisión definitiva la tendrá el Congreso de esa nación.

FOTO DE ARCHIVO: El presidente de EEUU Joe Biden en Washington, EEUU, 27 de enero del 2021. REUTERS/Kevin Lamarque
FOTO DE ARCHIVO: El presidente de EEUU Joe Biden en Washington, EEUU, 27 de enero del 2021. REUTERS/Kevin Lamarque

Los numerosos llamados que se han hecho para que Estados Unidos reduzca, o por lo menos sea más estricto en los parámetros que impone para ofrecer financiación a Colombia, y en especial a su fuerza pública, parecen haber surtido un efecto relativo, pues el presidente de ese país, Joe Biden, decidió disminuir el monto que se destina para el país, si se le compara con lo enviado el año pasado.

Al menos así quedó demostrado con el documento de Justificación del Presupuesto, que fue presentado ante el Congreso de Estados Unidos por el Departamento de Estado, Operaciones Internacionales y Programas Relacionados, este viernes 28 de mayo. En el mismo, queda plasmado que la administración Biden está buscando aprobación para modificar el monto de ayudas que se envían al aliado latinoamericano.

Eso sí, antes de las cifras, el texto habla de la importancia de apoyar a Colombia en por lo menos cuatro frentes: los programas bilaterales de manejo, protección e integración de migrantes venezolanos, el desarrollo de la economía rural, la conservación de las selvas y bosques, con la biodiversidad que ello acarrea; y la implementación del acuerdo de paz desde el acceso a servicios judiciales, la participación ciudadana y la protección de los derechos humanos.

Igualmente, se enfoca en la lucha contra el narcotráfico y en especial de la erradicación de cultivos ilícitos, donde el objetivo, según reza, es “atacar amenazas específicas representadas en el continuo incremento de cultivos de coca”, por lo que se busca propender tanto por alternativas económicas para reemplazar esta actividad, como por “desarrollar la capacidad de hacer cumplir la ley de los países socios para erradicar e interceptar las drogas, particularmente en Colombia”. En otras palabras, reforzar las capacidades de instituciones como la Policía Nacional.

Dicho esto, el documento presenta las cifras específicas (en dólares) que recibiría el país en 2022 por esos y otros rubros, comparándolas además con las que recibió en 2020, de la siguiente manera:

- Programas globales de salud (Usaid): 3.000.000 (en 2020) - 5.000.000 (para 2022)

- Asistencia para el desarrollo: 61.000.000 (en 2020) - 70.000.000 (para 2022)

- Fondo de Soporte Económico: 146.328.000 (en 2020) - 141.000.000 (para 2022)

- Programas internacionales de narcóticos y cumplimiento de la ley: 180.000.000 (en 2020) - 175.000.000 (para 2022)

- Antiterrorismo, desminado y relacionados: 21.000.000 (en 2020) - 21.000.000 (para 2022)

- Programas internacionales de entrenamiento y educación militar: 1.783.000 (en 2020) - 1.850.000 (para 2022)

- Financiación militar extranjera: 45.525.000 (en 2020) - 40.000.000 (para 2022)

El listado demuestra un balance interesante, pues supone un aumento en la financiación para programas sociales y de salud y un apretón de cinturón para algunos de los temas que atañen a la fuerza pública, dándole hasta cierto punto seguimiento a las peticiones de organizaciones como Human Rights Watch y Amnistía internacional, o de un grupo de congresistas norteamericanos entre los que se encuentra Jim McGovern.

De estos, quien más recientemente elevó ese llamado fue la segunda organización, que por medio de un comunicado oficial manifestó que “a la luz de pruebas visuales verificadas por Amnistía Internacional confirmando que armas y equipo de Estados Unidos se están utilizando indebidamente para cometer violaciones de los derechos humanos contra los manifestantes en Colombia, la organización pide al secretario de Estado Blinken que cese inmediatamente el suministro, la venta o la transferencia directa o indirecta de equipo utilizado para la represión”.

Con todo, Biden está pidiendo que Estados Unidos destine para Colombia un presupuesto de 453.850.000 dólares, lo que representa una disminución significativa frente a los 460.183.000 dólares aprobados por el Congreso en la era Trump para 2020.

Valga aclarar, eso sí, que no significa que el actual mandatario norteamericano esté pidiendo menos dinero que su antecesor. De hecho, se trata de todo lo contrario: durante su mandato, Trump solicitó un promedio anual de 330 millones de dólares, cifra que posteriormente y de forma anual se vio incrementada por el Congreso de Estados Unidos, que es la institución que aprueba o modifica la propuesta presupuestal del Departamento de Estado.

En ese sentido, no hay que dejar de señalar que si bien no aparece especificado en el documento, dicho país aprobó un presupuesto de 412 millones de dólares para Colombia en 2021, lo que en la práctica implica una solicitud de aumento mucho más representativa para el próximo año. No tomamos esa cifra, sin embargo, debido a que los montos se aprueban con al menos medio año de antelación, lo que quiere decir que a diferencia de 2020 y posiblemente 2022, el presente periodo toma en cuenta la situación atípica que representó la pandemia del covid-19.

SEGUIR LEYENDO: