Qué pasó en la mesa de diálogo de Cali: jóvenes y alcaldía dan sus versiones

Una representante de los jóvenes de Puerto Resistencia relató su visión de los hechos ocurridos en la tarde de este jueves, e hizo serias denuncias sobre el accionar de la administración local.

En la tarde de este jueves 13 de mayo se viralizaron una serie de videos que muestran el momento en el que los representantes de los jóvenes caleños se levantan de la mesa de diálogo que se adelantaba entre estos y representantes de los Gobierno nacional y local, en el Coliseo María Isabel Urrutia, al oriente de la capital vallecaucana. El caldeado episodio, sin embargo, dejó más inquietudes que certezas.

Para solucionarlas, en las últimas horas se conoció el testimonio de una de las voceras de Puerto Resistencia, quien se identificó como ‘La Mona’. Según explicó a Infobae Colombia, en el lugar de reunión siempre hubo un clima de incomodidad y de irrespeto en contra de los jóvenes que vienen manifestándose en contra de la gestión del actual Gobierno desde el pasado 28 de abril.

De acuerdo con la representante, la idea era reunirse “con la Gobernadora, que se fue apenas llegamos, y con el alcalde Jorge Iván Ospina, que entró al recinto, pero que desde que entró fue una persona muy muy aislada de lo que en realidad está pasando y muy grosera con la gente afro”.

No obstante, los diálogos avanzaron con aparente calma, hasta que más compañeros de los jóvenes encapuchados ingresaron al lugar para avisarles a los voceros sobre supuestos ataques del Esmad en contra de manifestantes en el sector de La Luna.

En palabras de ‘La Mona’, “Nosotros nos fuimos del espacio porque sentimos y vimos que no teníamos seguridad ni garantías como personas, entonces pedí que nos retiráramos todos”. Lo que siguió, sin embargo, no fue una salida pacífica, sino una confusa, llena de gritos y acusaciones en contra del alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, a quien los jóvenes culparon de aprovechar la reunión como un distractor para atacar otros puntos de protesta.

/ Twitter

Todo empeoró con la salida del mandatario. “Veo que la camioneta del alcalde atropella a uno de mis compañeros que viene del sector de La Luna, entonces salgo corriendo para que no pase eso, se baja uno de los escoltas del alcalde con la pistola en la mano y me apunta a la cara” manifestó la vocera, asegurando que a causa del episodio se le bajó la tensión y terminó desmayándose. “Mi integridad como persona, mi integridad como mujer, hoy estuvo mal”, dijo.

Sin embargo, el relato de Ospina parece distanciarse del de su contraparte. Según le dijo el alcalde caleño a El Tiempo, es cierto que los jóvenes denunciaron los ataques del Esmad a un bloqueo, pero “nosotros averiguamos y en realidad no era cierto. No solo por orden mía expresa no se podía adelantar ningún desalojo, sino por orden del Ministerio del Interior y efectivamente la información que tenemos era que no había intervención”.

No obstante, agregó, la noticia aparentemente falsa sirvió para levantar la mesa en un episodio caótico que sirvió también para que los jóvenes atacaran los vehículos oficiales con piedras y pintura. No mencionó absolutamente nada sobre la denuncia de una persona atropellada por su camioneta.

Ante la confusión, ‘La Mona’ insistió con que, “si estamos haciendo una mesa de diálogo, de paz, por qué en el momento en que estamos adentro los voceros, quieren agredir los demás puntos. Así no se forma y así no se llega a ningún lado”.

“No es justo que abusen del poder. Esa no es la manera. No creo que vayan a creer que una bala soluciona el problema. Acá el problema se soluciona es dialogando y si el alcalde, la gobernadora y el presidente no nos escuchan como quieren que haya solución en este paro”, advirtió la joven.

Por su parte, Ospina expresó a través de un video publicado por la alcaldía que, “convocamos a conversar con nuestros jóvenes para que el diálogo sea la herramienta y superar esta crisis. Desafortunadamente hoy no se pudo, pero seguiremos insistiendo en el diálogo como herramienta, en la voluntad de vida como expresión, sin estigmas y sin señalamientos”.

SEGUIR LEYENDO: