Qué han decidido las autoridades de Bogotá sobre la prohibición de parrilleros en moto

Este miércoles 10 de marzo un patrullero resultó muerto después de requerir a dos ciudadanos sospechosos que se movilizaban en una motocicleta y fingían ser domiciliarios.

Motociclistas participan en una protesta durante un paro nacional, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Bogotá, Colombia, el 7 de septiembre de 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez
Motociclistas participan en una protesta durante un paro nacional, en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Bogotá, Colombia, el 7 de septiembre de 2020. REUTERS/Luisa Gonzalez

Tras el registro de dos hechos violentos el día de ayer en dos partes de la capital del país, una balacera en la calle 79 con carrera Séptima en la capital colombiana, en la que falleció el oficial Edwin Arnoldo Caro y otra en el barrio Restrepo, de la localidad Antonio Nariño durante un intento de fleteo; la alcaldesa Claudia López y el secretario de Seguridad Hugo Acero realizaron una rueda de prensa en la mañana de este jueves donde hablaron sobre los hechos y ahondaron sobre la posibilidad de prohibir la presencia de parrilleros en la ciudad.

A pesar de que la muerte del patrullero Caro, involucró a dos sujetos sospechosos que se movilizaban en una motocicleta negra y fingían ser domiciliarios, cosa que encendió nuevamente el debate entre algunos sectores y ciudadanos sobre la supuesta inseguridad que provocan los parrilleros en la ciudad, la alcaldesa y su secretario de Seguridad aseguraron que no tienen contemplado ningún tipo de restricción para estos ni para los domiciliarios.

“Eso ya se ha hecho en el pasado y desafortunadamente no tuvo un impacto positivo en reducir realmente los delitos. Es una medida que afecta la movilidad de gente humilde en Bogotá, que usa la moto para trabajar y está evaluada. Hay evaluaciones de impacto y no lo ha tenido. Estaremos evaluando todas las medidas necesarias”, señaló la mandataria distrital.

López recalcó que en lo que sí se seguirá trabajando será en las redes de seguridad ciudadana y en la confianza entre la ciudadanía y la Policía. La alcaldesa detalló que las medidas de patrullaje, como la que estaba realizando el uniformado que falleció ayer, deberán intensificarse en zonas críticas de la ciudad, así como en TransMilenio y las ciclorrutas para proteger a los ciudadanos de la inseguridad.

Claudia López agregó que otra de las razones por la que no tienen contemplado la restricción del parrillero es porque las medidas que tiene el Distrito actualmente, según ella, funcionan. “Ese tipo de medidas que hemos venido tomando han demostrado ser mucho más eficaces y por eso concentramos esfuerzos en ese tipo de medidas que demuestran funcionar mucho mejor”.

Por su parte, el secretario de seguridad Hugo Acero habló con el diario El Tiempo sobre esta medida y explicó que en los diálogos que han sostenido desde el Distrito con los grupos de motociclistas de la ciudad en los últimos días los han hecho entender que restringirlos a ellos es una medida que afectará a demasiados ciudadanos humildes. “Ellos nos han hecho caer en cuenta de algo: son más de 480.000 motos registradas en Bogotá y que al día ingresan otras 250.000 de municipios cercanos. Cuando uno identificaba delitos cometidos por personas en moto, es menos del 1 %. Si uno tomara una medida como restringir el parrillero, estaría perjudicando a más del 99 % de las personas que transportan familiares o amigos”, dijo al diario capitalino.

Esta información, el funcionario distrital también la confirmó en entrevista con Caracol Radio, donde concluyó que “si lo hacemos, (prohibir los parrilleros), seguramente estaríamos mandando al sistema de transporte cerca de 350.000 personas que como parrilleros o como pasajeros de motos se mueven en esta ciudad”.

Finalmente, la alcaldesa destacó que “no hemos parado un día y no vamos a parar. Bogotá no se va a rendir; Bogotá no se va a doblegar ante nadie. Tampoco ante estructuras criminales ni de colombianos ni de venezolanos que pretendan someter a nuestra ciudad a esta horrible situación como la que se presentó ayer”, advirtió la alcaldesa.

Sin embargo, la alcaldesa cayó nuevamente en la polémica por sus declaraciones en las que hace referencia a los venezolanos involucrados en los hechos de delincuencia. “No es la primera vez, desafortunadamente lo hemos denunciado con el general Gómez en nuestros consejos de seguridad, que tenemos actos muy violentos de migrantes venezolanos, este no es un tema de hurto. Primero asesinan, y luego roban”, sentenció López en la mañana de este jueves.

La burgomaestre aseguró que no quiere fomentar la xenofobia y el racismo, sin embargo, fue enfática en asegurar que el gobierno del presidente Iván Duque ofrece garantías a los venezolanos y no a los colombianos.

“Necesitamos garantías para los colombianos, yo respeto profundamente las políticas del Gobierno nacional, pero los colombianos también necesitan garantías”, expresó la alcaldesa, quien, además, recordó el caso del mesero Oswaldo, quien también fue asesinado por un ciudadano de ese país, en la estación de TransMilenio de la Calle 85 en el norte de la capital colombiana.

Seguir leyendo:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS