Nueva tensión entre Colombia y Nicaragua por porciones del mar Caribe

La Cancillería de Colombia presentó una nota de protesta en la que explica que, Nicaragua incluyó y calificó porciones del mar Caribe como si fueran parte de su territorio.

Meridiano 82, línea limítrofe entre Colombia y Nicaragua. Colprensa
Meridiano 82, línea limítrofe entre Colombia y Nicaragua. Colprensa

Este martes 16 de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno nacional, informó que presentó ante Nicaragua una nota de protesta frente a la ley aprobada recientemente por la Asamblea Nacional de ese país, mediante la cual se establece unilateralmente la llamada “Reserva de Biósfera del Caribe nicaragüense”.

Según expuso el Gobierno de Colombia, esta medida de Nicaragua no cumple con los requisitos y procedimientos internacionales para el reconocimiento de áreas y lugares de especial interés y protección ambiental. “Es una decisión unilateral de Nicaragua que desconoce la existencia y logros en términos de protección ambiental de la Reserva de Biósfera Seaflower, declarada como tal desde el año 2000 por la UNESCO”, explicó la Cancillería.

En su nota de protesta, Colombia rechaza que, bajo el pretexto de una medida de protección ambiental y en contravía del derecho internacional, Nicaragua incluya y califique porciones del mar Caribe como si fueran parte de su territorio.

“La declaratoria representa un intento más por parte de Nicaragua de generar hechos ante la Corte Internacional de Justicia, con el objetivo de aparentar cumplimiento y respeto por las normas sobre derechos humanos y medio ambiente, pese a que ya es de amplio conocimiento por la comunidad internacional que las autoridades nicaragüenses son infractoras sistemáticas en estas materias”, señaló la Cancillería.

El Ministerio de Relaciones Exteriores aclara que, esta decisión de Nicaragua es una medida interna de dicho país que no es oponible a terceros Estados como Colombia.

El Gobierno de Colombia reiteró:

• Que no ahorrará esfuerzo alguno en la defensa ante instancias internacionales de los más altos intereses de la Nación, incluidos los derechos de los colombianos, entre ellos los de la población Raizal y de todos los habitantes del archipiélago.

• Su disposición de adelantar un diálogo abierto con los Estados del Caribe suroccidental en aras de continuar adoptando los mejores estándares de protección y conservación de los espacios marítimos y los recursos de la Reserva de Biósfera Seaflower establecida en el marco de la UNESCO.

El 19 de noviembre de 2012, en la sede de la Corte Internacional de Justicia en La Haya, redefinieron los límites marítimos entre Colombia y Nicaragua, dejando a este último con un 40% de mar que, anteriormente, pertenecía a los colombianos.

 AP 163
AP 163

La disputa entre ambos gobiernos, supuestamente, terminó con el fallo de la Corte Internacional. Sin embargo, el problema fue para los raizales; los habitantes de San Andrés desde ese momento no pudieron acceder a la zona pesquera que significaba el sustento económico de sus familias, pues ese lugar ahora era parte del territorio marítimo de Nicaragua, cruzarlo sería violar una ley internacional.

En varias ocasiones, Nicaragua ha denunciado a Colombia por violar su territorio marítimo. En 2018, por ejemplo, Colombia presentó su defensa ante la CIJ y en un documento preparado por el entonces canciller Carlos Holmes Trujillo, estableció que Nicaragua había “violado los derechos de pesca artesanal de los habitantes del archipiélago, en particular de la comunidad raizal, para acceder y explotar sus bancos de pesca tradicionales”.

Le puede interesar: