Envidias políticas y traiciones entre sicarios; la increíble historia de cómo asesinaron a un alcalde en Colombia

En octubre de 2019, el comunicador José Humberto Rodríguez Quiroga fue elegido alcalde de Sutatausa, un tranquilo pueblo a 80 kilómetros de Bogotá, la capital de Colombia. Menos de dos meses después, moriría a pocos metros de su casa víctima de un ataque sicarial. Con la entrega del último de los involucrados, las autoridades parecen haber aclarado las causas y los responsables del homicidio.

Sutatausa es un tranquilo pueblo de Colombia, a 80 kilómetros de Bogotá.
Sutatausa es un tranquilo pueblo de Colombia, a 80 kilómetros de Bogotá.

Sutatausa es un pueblo tranquilo, de clima templado (unos 18 grados centígrados, en promedio), con unos 6.000 habitantes, la mayoría de los cuales vive de la minería, la ganadería y las actividades agropecuarias, ubicado a unos 80 kilómetros al norte de Bogotá, la capital de la República de Colombia. Allí, casi nunca pasa nada que altere la cotidianidad de sus habitantes y los actos violentos son poco frecuentes, al punto de que en varios años el número de homicidios en la región ha sido cero.

Este municipio se caracteriza por su tranquilidad, es el más pequeño de toda la provincia del Valle de Ubaté y por eso, cotidianamente, todos los funcionarios que laboramos en la administración municipal y los líderes políticos de la zona nos movilizamos sin escoltas”, afirmó en 2019 el alcalde saliente, Hugo Orlando Santa.

Sin embargo, a las 7 de la noche del martes 3 de diciembre de 2019 dos hombres se acercaron al alcalde electo del municipio, José Humberto Rodríguez Quiroga, y uno de ellos le disparó en repetidas ocasiones con una pistola con silenciador. El burgomaestre fue trasladado de urgencia al hospital El Salvador, en la vecina población de Ubaté, y, posteriormente, a la Clínica de la Sabana, en Chía, a pocos kilómetros de Bogotá, donde murió en la madrugada.

José Humberto Rodríguez Quiroga fue elegido alcalde de Sutatusa (Colombia) en octubre de 2019 y asesinado dos meses después.
José Humberto Rodríguez Quiroga fue elegido alcalde de Sutatusa (Colombia) en octubre de 2019 y asesinado dos meses después.

Ese martes, casualmente, Rodríguez Quiroga había asistido a una reunión en Bogotá, en la cual, con otros alcaldes vecinos, conversaron con oficiales de la Policía Nacional sobre la seguridad en la región. Terminada la reunión, Rodríguez tomó un bus intermunicipal; tras descender del transporte, se dirigió a pie hacia su casa y en el camino fue abordado por los sicarios. Según el comunicado oficial de la clínica, Humberto Rodríguez, de 51 años, murió como consecuencia de una “herida de gravedad por proyectil de arma de fuego en cráneo”.

“Fue terrible. Estábamos al frente de la casa. Tuvimos que verlo en el suelo, herido. Lo trasladamos al hospital de Ubaté y luego a la Clínica de La Sabana, en Chía”, relató en su momento su hijo, Julián Rodríguez, según consignó el diario El Tiempo.

Las primeras declaraciones de las autoridades aseguraban que el mandatario no había reportado amenazas sobre su vida y que se desconocían los móviles del asesinato. El entonces comandante de la Policía de Cundinamarca, coronel Necton Borja, descartó que en la zona operaran grupos armados organizados, como disidencias de las antiguas guerrilas, autodefensas o redes criminales; sin embargo, el hijo del político asesinado, denunció que sí habían sido obeto de acoso en redes sociales.

“En los últimos meses hubo ataques a través de redes sociales: nos mandaban mensajes con burlas y ofensas. En la calle, algunos opositores también nos trataban mal. A mi papá le trataron de abrir tres procesos en contra para desestabilizar la campaña. Pero no resultaron, porque no tenían nada que ver”, comentó Julián Rodríguez, de acuerdo con información de El Tiempo.

Jose Humberto Rodríguez era un comunicador social que ya había sido alcalde de su municipio entre el 2012 y el 2015, después de haberlo intentado tres veces; posteriormente, trabajó en la empresa inmobiliaria y en la Secretaría de Salud de la provincia de Cundinamarca, antes de ser electo nuevamente como alcalde en octubre de 2019, con 1525 votos, sin saber que ese triunfo le costaría la vida.

Las autoridades ofrecieron unos 15 mil dólares de recompensa a quien diera información sobre los asesinos del alcalde; el presidente de la República, Iván Duque, instó a la Policía Nacional y a la Fiscalía General de la Nación a que “avancen rápidamente en las investigaciones que permitan la captura de los criminales”, y el entonces ministro de Defensa, el fallecido Carlos Holmes Trujillo, aseguró que había dado instrucciones para coordinar las investigaciones con el fin de dar con los responsables del homicidio del alcalde. “Este hecho criminal y aberrante debe ser rechazado por los ciudadanos”, enfatizó en ese entonces el ministro.

Quién mató al alcalde

Cartel donde se ofrece recompensa por información sobre el homicidio del alcalde de Sutatausa, en Colombia.
Cartel donde se ofrece recompensa por información sobre el homicidio del alcalde de Sutatausa, en Colombia.

A las pocas horas se dieron a conocer las primeras imágenes de los posibles asesinos, captadas por cámaras de seguridad. Uno de los sujetos, que se transportaban en una motocicleta, usaba botas negras de caucho,“pantaneras”, como se les dice en varias regiones de Colombia, que se utilizan normalmente en actividades del campo, y una ruana; el otro llevaba un traje de motociclista, ambos cubrían sus rostros con cascos; después de eso, durante casi un año, no se volvió a saber nada del asunto.

El 26 de agosto de 2020, la Fiscalía General de la Nación y la división especial de investigaciones de la Policía de Colombia, Sijín, anunciaron la captura de cuatro sujetos que estarían involucrados en el homicidio del mandatario local. Un criminal, conocido con el alias de El Caucano, sería el hombre que, en las imágenes, aparecía con prendas de motociclista y que habría sido el encargado de conducir el vehículo; alias Firme, quien en el video llevaba una ruana, fue el sicario que disparó sobre el alcalde; alias El primo se habría encargado de la logística y un delincuente, en ese momento identificado como El boyaco, quien habría coordinado el atentado.

Capturados por el homicido del alcalde de Sutatausa, Colombia, José Humberto Rodríguez Quiroga. Imagen de la Fiscalía General de la Nación.
Capturados por el homicido del alcalde de Sutatausa, Colombia, José Humberto Rodríguez Quiroga. Imagen de la Fiscalía General de la Nación.

Los autores materiales esperaron al mandatario en una esquina cercana a su lugar de residencia, donde le dispararon, y, de acuerdo con las imágenes de video dadas a conocer por las autoridades, cuando el alcalde electo trató de huir lo persiguieron y lo remataron en el suelo.

Tras cometer el asesinato, los hombres escaparon en la motocicleta hasta un municipio vecino, llamado Simijaca, donde, utilizando documentos falsos, pasaron la noche en un pequeño hotel; luego, dejaron el vehículo en un parqueadero y se escondieron en la casa de alias El primo en la localidad de Ubaté.

Con base en las imágenes de las cámaras de video, y los testimonios de algunos informantes, las autoridades llegaron hasta una casa en el sur de Bogotá, donde encontraron uno de los cascos utilizados por los asesinos y la moto en que se transportaban.

El entonces director general de la Policía Nacional, Óscar Atehortúa, declaró que los capturaddos eran integrantes de un grupo delincuencial dedicado al sicariato y conocido como Los Cacharros.

Hasta ese momento, las autoridades no habían dado mayores datos sobre los autores intelectuales del asesinato, lo que sería la parte más sorprendente de esta trama criminal.

Por qué lo asesinaron

El concejal de Sutatusa (Colombia) José Agustín Rodríguez Silva y el alcalde electo José Humberto Rodríguez Quiroga.
El concejal de Sutatusa (Colombia) José Agustín Rodríguez Silva y el alcalde electo José Humberto Rodríguez Quiroga.

El 27 de octubre de 2019, cuando José Humberto Rodríguez Quiroga, en representación del movimiento Cambio Radical, obtuvo la alcaldía de Sutatausa, con 1525 votos, el segundo lugar, con 1221 sufragios, fue ocupado por José Agustín Rodríguez Silva, un poderoso empresario de la región que competía gracias a una coalición entre los dos partidos más tradicionales de la política colombiana: el Liberal y el Conservador.

De acuerdo con la legislación electoral colombiana, que expresa que el segundo en votos obtiene automáticamente un escaño en los órganos legislativos, tras perder las elecciones, Rodríguez Silva se posesionó como concejal del municipio.

Allí, en el recinto del Concejo de Sutatausa, el miércoles 25 de noviembre de 2020, mientras se adelantaba una sesión del órgano municipal, agentes de la Sijín de la Policía Nacional capturaron al concejal José Agustín Rodríguez, acusado de ser el autor intelecutal del homicidio del alcalde electo José Humberto Rodríguez.

El coronel César Castro, comandante del departamento de Policía de Cundinamarca, anunció que el excandidato a la alcaldía y en ese momento concejal había sido capturado por los delitos de homicidio y tráfico, fabricación y porte de armas de fuego y puesto a disposición de la Fiscalía General de la Nación.

Durante la audiencia de imputación de cargos en contra de Rodríguez, el fiscal encargado del caso reveló que la hija del mandatario asesinado había sido fundamenal en la investigación, tras asegurar que las únicas personas en el pueblo con las que su padre había tenido problemas eran el concejal Rodríguez y su hijo, a lo largo de toda la campaña política.

La trama del homicidio

Alias Quincho es sindicado de haber coordinado el asesinato del alcalde de Sutatusa, Colombia, José Humberto Rodríguez Quiroga.
Alias Quincho es sindicado de haber coordinado el asesinato del alcalde de Sutatusa, Colombia, José Humberto Rodríguez Quiroga.

De acuerdo con las investigaciones de las autoridades colombianas, tras perder las elecciones, el entonces concejal contrató a alias Quincho, quien, a su vez, contactó a Firme y al Caucano para que llevaran a cabo el atentado. El oficial judicial también reveló que, al día siguiente del asesinato del alcalde José Humberto Rodríguez, el concejal Agustín Rodríguez denunció supuestas amenazas por parte de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), con el fin de desviar la investigación.

Según el fiscal, y de acuerdo con el testimonio de otro sicario, años antes, el mismo Rodríguez Silva habría ordenado el homicidio de otras tres personas, entre las que se encontraban el inspector de Policía de la región y un abogado, y ofreció pagar unos dos mil dólares por cada asesinato; sin embargo los atentados no se llevaron a cabo.

Las autoridades determinaron que el concejal habría ordenado y financiado el atentado contra el alcalde electo por disputas políticas y como una retaliación por los resultados de las elecciones municipales de 2019. En ese momento, se aseguró que el concejal Rodríguez habría pagado 1.500 dólares por el homicidio; sin embargo, en la última parte de esa historia se revela que la cifra habría sido mayor, lo que generó un enfrentamiento entre los sicarios que finalmente permitió aclarar el homicidio.

Traiciones entre sicarios

De acuerdo con las más recientes informaciones, el sicario Nestor López Cuervo, conocido como Firme, fue detenido en un retén de rutina en una vía de Cundinamarca; horas después, fue capturado Ricardo Grajales Torres, alias El caucano. Tras ser judicializados, y ante las pruebas presentadas por la Fiscalía, ambos aceptaron su participación en el homicidio del alcalde de Sutatausa, José Humberto Rodríguez Quiroga.

Los confesos asesinos le revelaron a las autoridades que Yaer Alberto Suárez Castiblanco, conocido como Quincho, fue el hombre que los contrató para ejecutar al mandatario local, por lo cual les habría pagado alrededor de 1.500 dólares; sin embargo, tras enterarse por las noticias de la importancia del asesinado, Firme y El caucano le reclamaron a Quincho, quien habría recibido, de manos del concejal Agustín Rodríguez, un total de 10 mil dólares por el homicidio, y se habría quedado con el resto del dinero.

De acuerdo con el actual comandate de la Policía Cundinamarca, coronel César Ovidio Castro Guerrero, los dos sicarios, disgustados por haberse sentido estafados, entregaron la información necesaria para identificar al encargado de coordinar el atentando en contra del alcalde. “La identificación y la individualización se logró gracias a la colaboración oportuna por parte de los autores materiales, quienes fueron capturados meses antes”, confirmó el oficial.

En días pasados, y ante la presión de los organismos policiales, alias Quincho, el único de los involucrados en el asesinato del alcalde de Sutatausa que no estaba tras las rejas, se entregó a las autoridades. Suárez Castiblanco, quien fue enviado a la cárcel, no aceptó los cargos de homicidio agravado en concurso con fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, pero estaría dispuesto a convertirse en testigo protegido de la Fiscalía en esta trama de poder, política y violencia que terminó con la muerte de un hombre por ganar unas elecciones a alcalde en un tranquilo pueblo colombiano donde nunca pasaba nada.


También le puede interesar: