Grupo religioso en el Atlántico vendió sus propiedades y entró en ayuno extendido para esperar la llegada de Jesús

Según la colectividad, el acontecimiento será este 28 de enero. Las autoridades están preocupadas porque hay varios niños confinados.

A un año de la muerte de sus hijas, los Pollock fueron padres nuevamente (iStock)
A un año de la muerte de sus hijas, los Pollock fueron padres nuevamente (iStock)

No se trata de noticias falsas ni de una historia de ficción: en Sabanalarga, departamento del Atlántico, alrededor de 30 personas pertenecientes a la iglesia cristiana-evangelica Berea están en “ayuno prolongado” hasta la venida del hijo de Dios, que aseguran, será este jueves 28 de enero. El grupo está esperando la fecha confinado en una casa en el barrio Virgen del Carmen, en el corregimiento de Isabel López del municipio atlanticense, sin comer desde hace cinco semanas, esperando que “el Señor los rapte”.

“¡Dejaron de comer! Están flaquitos porque el señor los va a raptar, se los va a llevar el 28 de enero. Además, regalaron todas sus pertenencias. El pueblo está preocupado por la situación”, aseguró una vecina del sector, de forma anónima.

Las personas dejaron de alimentarse aduciendo que “se van a contaminar” si lo hacen. Así mismo, el líder religioso del grupo, quien no ha sido identificado, obligó a quienes están involucrados en la situación a renunciar a sus trabajos y vender sus propiedades con el argumento de que no deben “atesorar riquezas en la tierra”. Los hijos de quienes participan de la actividad tampoco fueron matriculados en el colegio por razones similares.

Los habitantes del municipio, creyentes y ateos, están preocupados por las repercusiones que este ayuno prolongado pueda tener sobre las personas, sobre todo, teniendo en cuenta que dentro del grupo hay siete menores de edad. La situación puede tener consecuencias graves, incluso, las autoridades confirmaron que en días pasados, una de las personas que participaba en la actividad murió por falta de alimentación.

Ante este hecho, el alcalde de Sabanalarga, Jorge Luis Manotas, aseguró que están investigando la situación para verificar que no corra peligro la vida de los ciudadanos, principalmente la de los niños.

“El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) hizo presencia y estuvo verificando el estado de los niños. También haremos lo propio con la Comisaria de Familia del municipio para que se traslade al corregimiento con un equipo interdisciplinario y se esclarezca que está sucediendo”, dijo el mandatario durante una entrevista concedida a la emisora Atlántico en Noticias, este 25 de enero.

Otra preocupación de los sabanalargueros y los funcionarios públicos es la posibilidad de que esta supuesta visita del mesías termine en un suicidio colectivo. La comunidad contempla esta opción, ya que ha escuchado a miembros del grupo religioso asegurar que se han comunicado con personas muertas, incluyendo la mencionada víctima del ayuno prolongado. También afirman que, la hija de los pastores, que murió hace tres años, habla con ellos y les avisó que resucitaría el jueves.

“Hace algunos meses uno de ellos murió, y dicen que se contactaron con él sobre la llegada de Jesucristo. Nosotros respetamos la libertad de culto pero tenemos temor de que haya un suicidio colectivo, además cuando hablan en idiomas generan molestias por los ruidos”, contó la vecina.

Ante el pánico colectivo, el personero de Sabanalarga, Luis Fernando Moreno Llinás, se pronunció acerca de la situación y dio un reporte del estado de salud de los menores.

“Estamos atendiendo un clamor de la población sobre una comunidad religiosa que en algún momento estableció un conteo regresivo de que algo iba a suceder y que la promesa era que se iban a encontrar con sus hermanos fallecidos, eso encendió las alarmas de un supuesto suicidio colectivo. Se le hizo una valoración sicológica de los niños y se encuentran bien, ellos no están haciendo ese ayuno”, aseguró el personero a RCN Radio.

Hay un parte de tranquilidad que permite descartar un suicidio colectivo, ya que los implicados aseguran que esa acción es un pecado y va en contra de sus creencias.

Ante las afirmaciones de la comunidad cristiana-evangelica Berea de Sabanalarga, que incluso han repartido folletos en el territorio donde afirman que serán raptados por Jesús, las autoridades religiosas católicas han respondido para desmentir la información. El Cuerpo Pastoral del Atlántico emitió un comunicado de prensa en el que le habla directamente al grupo Berea y calma los ánimos del resto de la población.

“Se ha dado a conocer a través de las redes sociales una posición personal de unos pastores de una denominación religiosa sobre la venida del señor Jesucristo, colocando el acontecimiento en el mes de enero como fecha límite el 28 de enero de 2021, donde aseguran que la venida del Señor se dará. Esta posición puede generar consecuencias en las personas que la acepten, de carácter emocional, espiritual y familiar, creando en ellos falsas y peligrosas expectativas, cómo prepararse para no estar más en esta tierra alterando así las relaciones con los que están alrededor”, se lee en el documento.

En el corregimiento de Isabel López, incluso, en todo el territorio nacional, están esperando que llegue la fecha indicada por el grupo religioso para saber qué pasará en el territorio.

Le puede interesar: