“El alma de tu amigo ya no está aquí”: inquietantes testimonios sobre el paradero de Julián Beltrán, el joven colombiano desaparecido en España

La familia del joven denuncia que las autoridades de ese país no han buscado a su hijo en el lugar donde presuntamente desapareció; le piden ayuda al Gobierno colombiano.

Julián Beltrán, colombiano desaparecido en España. Fotos: redes sociales.
Julián Beltrán, colombiano desaparecido en España. Fotos: redes sociales.

El drama de la familia de Julián Beltrán, el colombiano de 22 años que desapareció en Barcelona, España, continúa. Julián fue visto por última vez, con vida, la noche del 6 de enero pasado en una zona boscosa conocida como Monserrat, en cercanías a Barcelona. Las autoridades de ese país conocieron un escabroso testimonio que podría darle un giro a la investigación.

Sus familiares buscan llegar a España para ayudar con la búsqueda, pero las trabas y lo papeleos truncan cada vez más este cometido. César Beltrán, el padre de Julián, dijo que él y su familia tienen la esperanza de encontrarlo con vida. Sin embargo, por “el tiempo que ha pasado” cree que hay un 50 por ciento de probabilidad de encontrar a su hijo muerto que se perdió tras asistir a una fiesta clandestina en esa ciudad española.

El desespero de los Beltrán es tan grande que, como lo informó el diario El Tiempo, contrataron a un rescatista y montañista profesional para que buscara a Julián en la zona donde los amigos del colombiano le dijeron a las autoridades que se perdió. Sin embargo, Édgar, como se llama el escalador, aseguró no encontrar rastro alguno del joven. El Tiempo investigó el caso y evidenció que la policía barcelonés no busca a Julián en la zona montañosa donde presuntamente desapareció.

infobae-image

A la angustia y preocupación de los padres del joven se suma que el consulado de España en Colombia le dijo a Liliana Rivera, madre de Julián, que no tiene permiso para visitar esa nación debido a la pandemia de covid-19. Además, le pidieron a Vodafone (servicio de telefonía móvil que usaba Julián) que les entregara información de llamadas, mensajes y localización de su hijo perdido. Sin embargo, la empresa se negó y argumentó que necesitan un orden judicial para dar esa información.

Las autoridades españolas comenzaron con las pesquisas sobre el paradero de Julián Beltrán. Dentro de la investigación, El Tiempo tuvo acceso a los testimonios de un amigo del colombiano desaparecido quien dijo que el día que se perdió el joven, estuvo junto a él en una fiesta electrónica en “‘El Xalet de la Muntanya’, ubicada en la calle Monestir No. 6, de la urbanización Bruc Residencial”, detalló el periódico.

El testigo le contó a la Policía que Daniela, una amiga de Julián, fue la última en ver al joven con vida a las 2:00 p.m. del 7 de enero de este año, un día después de la desaparición del colombiano. Además, el informante le entregó a las autoridades el número de teléfono de la dueña del establecimiento donde se celebró la rumba electrónica.

Daniela, según conoció El Tiempo, le contó a la fuerza pública española que la fiesta se postergó hasta el 8 de enero, pero que durante esos dos días más no volvieron a ver a Julián Beltrán. La joven aseguró que le pidió a otros amigos y allegados de la fiesta que dieran más información sobre el paradero del joven al que hoy sus padres buscan desesperados.

En este punto es de donde se desprenden los testimonios a los que las autoridades de ese país fijaron su mirada. De acuerdo con Daniela, sus amigos los primeros días le dijeron que no sabían nada, sin embargo, tras insistencia de ella, la intimidaron verbalmente y le pidieron que dejara de preguntar tanto porque “el que busca encuentra y en la calle hay muros. Que el alma de tu amigo ya (sic) no está aquí. Que ha hecho un viaje astral porque ya está muerto”, reveló la mujer a la Policía española y cuyo testimonio fue conocido por El Tiempo.

Además, el periódico bogotano aseguró tener los perfiles de redes sociales de los implicados en el caso, pero no los revelan para “no entorpecer la investigación”. Igualmente, Daniela confesó que días después de que Julián se perdió, ella asistió a otra fiesta ilegal en compañía de los sujetos que lanzaron esas inquietantes declaraciones.

En medio de los detalles, la familia del joven le dijo al diario que las autoridades han sido negligentes, pues no han buscado a su hijo en la zona donde ser perdió y esperan que las autoridades colombianas y españolas les ayuden a encontrar qué pasó.

SIGA LEYENDO SOBRE OTROS TEMAS: