Dos rusos, un cubano y un venezolano: las historias de los últimos espías expulsados de Colombia

En 2019 un cubano identificado como José Manuel Peña fue expulsado de Colombia por hacer monitoreos ilegales en la base aérea militar de Paloquemao. Lo mismo pasó este año con el venezolano Gerardo José Rojas, acusado de poner en riesgo la seguridad nacional.

Migración Colombia
Migración Colombia

Este martes se conoció que la Cancillería colombiana ordenó la expulsión del país de dos diplomáticos rusos que estarían desarrollando actividades de espionaje.

Según reveló Revista Semana, se trataría de Aleksandr Nikolayevich Belousov integrante del Servicio de Inteligencia Militar de Rusia (GRU) y Aleksandr Paristov del Servicio de Inteligencia Extranjera de Rusia, conocido como SVR.

Lea: Angélica Lozano destacó el trabajo de Paloma Valencia en el Senado y en las redes reaccionaron

Además, el reporte de inteligencia señala que los ciudadanos visitaban barrios populares de Bogotá y recibían información a cambio de fuertes sumas de dinero. Belousov se desempeñaba como tercer secretario de la embajada rusa y llegó a Colombia en 2017; mientras que Paristov llegó en 2019 y también era tercer secretario.

Desde la Cancillería aseguraron que tras la verificación de que estaban desarrollando en el país actividades incompatibles con lo previsto en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, tomaron la decisión de expulsarlos.

“Para el efecto, se ha seguido el procedimiento establecido en el Artículo 9 de dicho instrumento internacional, acción que ha sido respondida recíprocamente por el gobierno de la Federación Rusa, al disponer a su vez el retiro de dos funcionarios diplomáticos colombianos acreditados en Moscú”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Expulsión de extranjeros por espionaje en Colombia

Como el caso de los rusos, durante el gobierno de Iván Duque otros dos extranjeros fueron expulsados por actividades relaciones al espionaje, según lo ha informado las mismas autoridades colombianas.

El primer caso ocurrió en marzo de 2019 con la expulsión del territorio nacional del cubano José Manuel Peña García, luego de que información de inteligencia revelara que realizaba monitoreos ilegales en la base aérea militar de Paloquemao, una instalación estratégica para la Fuerza Pública su país, ubicada en el municipio de Puerto Salgar, en el departamento de Cundinamarca.

De acuerdo con el diario El Tiempo, el hombre pertenecería al G2 cubano, una agencia de inteligencia al servicio de la familia Castro que se infiltra en organizaciones gubernamentales, privadas y sociales. Fue capturado el pasado viernes 15 de marzo, en el municipio de La Dorada, departamento de Caldas, que está cerca de las instalaciones militares.

El espía fue expulsado del país el sábado, enviado a La Habana en un vuelo desde el arepuerto El Dorado, de Bogotá.
El espía fue expulsado del país el sábado, enviado a La Habana en un vuelo desde el arepuerto El Dorado, de Bogotá.

Además lo hizo con ayuda de su esposa, una colombo-venezolana con quien se casó en su natal Cuba y con la que viajó hasta territorio nacional.

Según la información de inteligencia de las autoridades colombianas conocida por El Tiempo, Peña García tenía como objetivo conocer el funcionamiento de la base militar, para lo que usaba equipos que le permitían medir las dimensiones de los aviones y del armamento que llegaban a Paloquemao.

“Esta actividad se realizó bajo las facultades discrecionales que tiene Migración Colombia de expulsar del territorio colombiano a un extranjero del cual se tenga información por parte de autoridad nacional, o extranjera, de que esté realizando actividades que afecten la seguridad nacional”, explicó Migración Colombia en un comunicado.

El otro caso, es el del venezolano Gerardo José Rojas Castillo que fue expulsado de Colombia el pasado 11 de junio de 2020.

Migración Colombia
Migración Colombia

Todo se basó en un informe entregado por el Ejército Nacional en el que se indicó que el venezolano, perteneciente a las fuerzas armadas de ese país, estaría adelantando actividades no autorizadas, las cuales pondrían poner en riesgo la seguridad nacional.

Lea: Migración Colombia aún no está pidiendo prueba PCR negativa a viajeros internacionales

Con base en esta información se tomó la decisión, por parte de la Regional Guajira de Migración Colombia, de expulsar al ciudadano extranjero por un periodo de diez años, tiempo durante el cual no podrá ingresar al país y después, para hacerlo, deberá portar una visa expedida por la Cancillería de Colombia.

Rojas Castillo fue detenido en la ciudad de Valledupar por miembros del Ejército Nacional y dejado a disposición de Migración Colombia, quien lo condujo hasta el corregimiento de Paraguachón con el fin de hacer efectiva la medida de expulsión.



MÁS LEIDAS AMÉRICA

Brasil registró las menores cifras de muertes y contagios por COVID-19 en seis meses

El gigante suramericano es uno de los países más azotados por la pandemia, con más de 548.000 víctimas mortales y 19,6 millones de contagios

Julio Borges repudió la detención del nicaragüense Noel Vidaurre, el séptimo aspirante presidencial en ser arrestado por el régimen de Ortega

El ex diputado venezolano, estrecho colaborador de Juan Guaidó, denunció que continúa el “acoso y hostigamiento” contra dirigentes opositores en Nicaragua

Maduro anunció que mantendrá la cuarentena “radical” ante la aparición de dos casos de la variante Delta en Venezuela

El dictador también ha dicho que “algunas modalidades de flexibilidad se van a ir adaptando” al confinamiento

Por qué la vacunación contra el COVID-19 es clave para volver a disfrutar del turismo

Con la inmunización completa, más personas en el mundo se animan a reservar pasajes, hoteles y excursiones. Se viaja en grupos más pequeños y con reservas más flexibles. Hay que tener en cuenta que tanto los hoteles como otras empresas con servicios turísticos respeten los protocolos de cuidados

La increíble historia del hilo de Twitter que llegó al cine como una comedia negra sobre la prostitución

“Zola”, dirigida por Janicza Bravo y protagonizada por Taylour Paige, comenzó en 2015 como el relato en 148 tuits de cómo Aziah Wells King sobrevivió a un fin de semana de pole dancing, locura y violencia en la Florida. Tras la viralización y el interés de estrellas como Ava DuVernay o Missy Elliott, la película se estrenó en EEUU
MAS NOTICIAS