Habitante de calle rescató a dos niños que caminaban en la madrugada buscando a su mamá que estaba de rumba

Los menores de edad quedaron a disposición del ICBF, mientras que el padre de los pequeños busca recuperarlos.


El habitante de calle los llevó a un CAI y los niños entraron en proceso de restablecimiento de derechos. Foto: Policía de Ibagué
El habitante de calle los llevó a un CAI y los niños entraron en proceso de restablecimiento de derechos. Foto: Policía de Ibagué

Siguen reportándose muestras de indignación por hechos registrados durante las celebraciones de Halloween del presente año. Las autoridades informaron que un habitante de calle rescató a dos pequeños, de 2 y 4 años, que caminaban solos, sin rumbo fijo, en la madrugada del pasado lunes festivo por las calles de Ibagué, capital del Tolima.

Por fortuna, el hombre salvaguardó a los infantes pues se sorprendió al ver que “a esa hora de la madrugada caminaban solitos e iban mojados y descalzos”, le dijo el hombre al diario El Tiempo.

Este caso generó todo tipo de reacciones en los ibaguereños, quienes repudiaron el hecho registrado en el barrio Uribe Uribe, el cual pertenece a los estratos 1 y 2 de la capital tolimense. En redes sociales, los internautas expresaron su rechazo frente a la evidente irresponsabilidad de la madre de los niños, quien, según información preliminar, habría dejado a los pequeños sin protección mientras asistía a una fiesta clandestina de Halloween.

“Era una niña que llevaba de la mano a su hermanito de 2 años y mi reacción fue ayudarlos, protegerlos para que no les pasara nada”, dijo el ‘héroe’ de los pequeños. Jhon, como fue identificado el hombre, aseguró que “la mamá los dejó abandonados en la casa por irse a tomar, eso es un acto de irresponsabilidad”.

Después de ver a los niños deambular por las calles de Ibagué, Jhon llevó a los infantes a un CAI. Inmediatamente, los patrulleros se dieron a la tarea de buscar a los padres o responsables de los menores de edad. Según cuentan las autoridades, los agentes fueron a una casa que tenía la puerta abierta, pero al tratar de llamar la atención de los propietarios del inmueble, nadie los atendió.

“Los niños fueron llevados a la comisaría permanente de turno en aras de garantizar sus derechos”, afirmó la teniente Alexandra Toro, jefe de Infancia y Adolescencia de la Policía en Ibagué, quien agregó que quedaron bajo protección de un hogar sustituto del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Sin embargo, horas después de que los niños quedaran bajo la protección del ICBF, el padre apareció y afirmó que no vivía con la madre de los infantes y necesitaba solucionar el impase. “La mamá se fue de rumba y los dejó solos”, señaló el padre de familia, y agregó que él estuvo con sus hijos hasta las 11 de la noche de ese lunes, según el diario El Tiempo. En estos momentos, el padre de los menores de edad se encuentra realizando los trámites correspondientes para que el ICBF le devuelva a sus pequeños.

Fiestas clandestinas en Halloween

Según el informe de la Policía y de las administraciones locales de Bogotá, Antioquia, Valle y el Atlántico, la noche del 31 de octubre se impusieron cerca de 1.200 comparendos a infractores de las medidas decretadas en medio de la pandemia. Durante la noche de Halloween, más de 350 fiestas clandestinas fueron descubiertas. Según el informe de la Policía, en muchas de las fiestas se encontraron menores de edad.

Las ciudades y departamentos que contaron con toque de queda fueron, Boyacá, Tolima, Antioquia, Bucaramanga, Manizales, Armenia, Montería y Neiva. A diferencia de Bogotá, Cúcuta, Cali, Barranquilla y Bolívar, donde no hubo esa restricción a la movilidad pero sí recomendaciones estrictas sobre aglomeraciones y distanciamiento.

En Bogotá, en la noche entre el 31 de octubre y 1 de noviembre, las autoridades encontraron en la localidad de Chapinero a 40 menores de edad ocultos en un sótano, aparentemente en el lugar se estaba realizando una fiesta. También se presentaron reuniones clandestinas en la parte alta de Usaquén.

En las calles de la capital, incluso desde el pasado miércoles, hubo diferentes caravanas de motociclistas en las localidades de Chapinero, Usaquén y Kennedy.

El Secretario de Seguridad, Hugo Acero, entregó un balance de los operativos en conjunto con la Policía Metropolitana de Bogotá, entre las noches del 30 y 31 de octubre. El balance señala que en total hubo 2.500 personas incumpliendo normas en la capital, 54 capturadas y 528 comparendos impuestos.

En todo caso, Acero destacó “el buen comportamiento de los bogotanos. Ayer en los recorridos que realizamos, vimos una ciudad tranquila, las familias acataron las indicaciones”, pero sí reconoció que, “algunas personas no cumplieron. Ahí están las cifras. Llama mucho la atención que en muchas de las fiestas clandestinas había menores de edad”.

El Secretario de Seguridad también informó de dos homicidios la noche de Halloween: uno en Ciudad Bolívar y otro en Suba.

Cali

En el norte de Cali se presentó una fiesta clandestina donde la mayoría de participantes eran menores de edad, las autoridades calificaron esta fiesta como “inconcebible”. Fueron cerca de 200 jóvenes ubicados en una casa de tres pisos. Sus organizadores tendrán que pagar una multa de más de 90 millones de pesos y podrían pagar hasta 4 años de cárcel.

“Aquí los verdaderos responsables son los padres que ni siquiera saben dónde están sus hijos”, sentenció Jimmy Dranguet, Subsecretario de vigilancia y control de Cali.

Operativo Fiesta Villas de Veracruz Cortesía Alcaldía de Cali
Operativo Fiesta Villas de Veracruz Cortesía Alcaldía de Cali

En total, fueron cuatro fiestas clandestinas descubiertas, se imputaron 245 comparendos y se inmovilizaron 60 motocicletas en la noche del 31 de octubre en la capital del Valle

Medellín

Algo parecido pasó en Medellín, donde fueron cerca de 344 los sancionados por infringir el toque de queda y la ley seca. Además, se presentaron 186 fiestas clandestinas.

Los reportes al 123 dieron cuenta de fiestas clandestinas. “Informan que ciudadanos en diferentes lugares se encontraban con alto volumen de sonido, igualmente se les hace los llamados de atención por parte del personal del cuadrante”, señaló Eliécer Camacho, comandante de Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

Y, por si fuera poco, habitantes del Valle de Aburrá realizaron un concierto en la calle infringiendo todas las restricciones impuestas por la alcaldía. Los organizadores dijeron que solo era un evento promocional. “Estábamos en contacto con el organizador, nos dijo que solo era para promocionar un videoclip y que, de manera inmediata, se retiraría del lugar”, contó el General Eliécer Camacho, Comandante de la policía Del Valle de Aburrá para Noticias Caracol.

En Caucasia, Antioquia, también se presentó una fiesta clandestina donde se encontraron a cuatro menores de edad y diez adultos.

Fiesta clandestina- Medellín, Cortesía Policía Antioquia
Fiesta clandestina- Medellín, Cortesía Policía Antioquia

Aníbal Gaviria, gobernador de Antioquia, hizo un llamado a la ciudadanía: “Yo lo que quiero es llamar a la responsabilidad de todos los antioqueños, el uso del tapabocas, el distanciamiento, el cumplimiento de los protocolos, porque cuidándonos cada uno cuidamos el entorno y a los demás, y cuidamos la reactivación de la economía”.

Atlántico

La historia se repitió en Soledad, Atlántico, donde las autoridades descubrieron cinco establecimientos comerciales que vendían licor y a 115 personas infringiendo la ley seca, estas fueron trasladas a la unidad de convivencia y justicia.

A lo largo de la noche se imputaron cerca de 110 comparendos y cerca de 170 fiestas intervenidas en Barranquilla y otros sectores del Atlántico.

“La oportunidad de intervención permitió a la autoridades que controlan estas actividades que van en contra de la vida y la sana convivencia”, agregó Nelson Patrón, Jefe de la Oficina de Seguridad de Barranquilla para Noticias Caracol.