En busca de los misteriosos Jardines Colgantes de Babilonia: nuevas investigaciones sugieren que estuvieron en otro lugar

Son una de las 7 maravillas del mundo antiguo. Una de las teorías tiene como protagonista al rey de Babilonia Nabucodonosor II, quien habría mandado a hacerlos para que su esposa salga de una tristeza profunda. Investigadores de la Universidad de Oxford sostienen que habrían existido pero no en la ciudad de Babilonia, sino en el Palacio de Nínive y en el río Tigris

la existencia de los jardines aún no es 100% confirmada, ya que todo lo que se ha dicho sobre ella viene de leyendas y dichos de personas
la existencia de los jardines aún no es 100% confirmada, ya que todo lo que se ha dicho sobre ella viene de leyendas y dichos de personas

Una apariencia colgante y la maravillosa naturaleza ahí, delante de toda la majestuosidad. Hay todo tipo de flores, las más deliciosas y agradables a la vista. Y un sistema de riego para el asombro: el agua, recogida en lo alto en numerosos recipientes amplios, llega a todo el jardín. La foto descripta pertenece a una de las Siete Maravillas del mundo Antiguo: los Jardines de Babilonia.

Son Siete -se sabe- las maravillas de este mundo de otro tiempo: las Pirámides de Giza; la Estatua de Zeus en Olimpia; el Templo de Artemisa en Éfeso; el mausoleo de Halicarnaso; el Coloso de Rodas; el Faros de Alejandría y, quizás, la más misteriosa de todas: los Jardines Colgantes de Babilonia.

Todas ellas son una instantánea de los monumentos cuyo tamaño y destreza de ingeniería asombraron a la mente clásica. Solo las Pirámides de Giza (construidas a mediados del tercer milenio antes de Cristo) permanecen intactas en la actualidad. Aunque cinco de los otros han desaparecido o están en ruinas, hay suficiente evidencia documental y arqueológica disponible para confirmar que alguna vez se mantuvieron orgullosos y no son producto de rumores o leyendas.

La historia de este lugar es increíble. Babilonia habría estado ubicada en lo que hoy es Irak, uno de los países más desérticos que hay. Sin embargo, la existencia de los jardines aún no es 100% confirmada, ya que todo lo que se ha dicho sobre ella viene de leyendas y dichos de personas. A la fecha no se ha encontrado evidencia sobre el tema.

Una de las teorías que se maneja es aquella que tiene como protagonista al rey de Babilonia Nabucodonosor II, quien habría mandado a hacerlos para que su esposa no siga triste, debido a que extrañaba el verdor de su tierra natal, Median (Irán).

Los jardines sí habrían existido pero no en la ciudad de Babilonia, sino en el Palacio de Nínive y en el río Tigris. La orden sería dada en aquel entonces por el rey asirio Senaquerib.
(The Grosby Group)
Los jardines sí habrían existido pero no en la ciudad de Babilonia, sino en el Palacio de Nínive y en el río Tigris. La orden sería dada en aquel entonces por el rey asirio Senaquerib. (The Grosby Group)

Sin duda se trataría de una paisaje exótico y único. Según algunos investigadores como la doctora Stephanie Dalley de la Universidad de Oxford los jardines sí habrían existido pero no en la ciudad de Babilonia, sino en el Palacio de Nínive y en el río Tigris. La orden sería dada en aquel entonces por el rey asirio Senaquerib.

Babilonia, de más de 4.000 años de antigüedad, “fue la mayor ciudad poblada de la historia antigua”, explicó Qahtan Al Abeed a la AFP. En Irak, cuna de la escritura -donde las primeras tablillas cuneiformes son de hace cerca de 5.500 años-, “los babilonios son la civilización de la escritura, la administración y la ciencia”, prosigue.

Babilonia ocupa un lugar especial en la historia y la mitología mundial, con su famosa puerta de Istar, sus jardines suspendidos, considerados una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, y la torre de Babel -dos monumentos emblemáticos aunque su localización sigue siendo discutida-.

Los Jardines Colgantes de Babilonia, considerados por tradición como obra del Poderoso rey Nabucodonsor II de Babilonia, es el gran enigma de la lista. Ninguna pista de tales jardines ha salido a la luz en cualquier referencia de fuentes babilónicas. La búsqueda de los jardines es una de las búsquedas más tentadoras en la erudición mesopotámica, y los arqueólogos aún se preguntan dónde se ubicaron esos jardines en Babilonia, o qué tenían de especial. Todavía están debatiendo qué podría significar el término “colgantes”, cómo podrían haber sido, cómo se irrigaron, en resumen, si existieron en absoluto.

Ninguna pista de tales jardines ha salido a la luz en cualquier referencia de fuentes babilónicas. La búsqueda de los jardines es una de las búsquedas más tentadoras en la erudición mesopotámica, y los arqueólogos aún se preguntan dónde se ubicaron esos jardines
(Getty Images)
Ninguna pista de tales jardines ha salido a la luz en cualquier referencia de fuentes babilónicas. La búsqueda de los jardines es una de las búsquedas más tentadoras en la erudición mesopotámica, y los arqueólogos aún se preguntan dónde se ubicaron esos jardines (Getty Images)

Antes de indagar en esta maravilla, hay que decir que fue alrededor del 225 A.C., cuando un ingeniero griego, Philo, elaboró una lista de siete ”cosas para ser vistas” que hoy se conocen mejor como las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Además de Babilonia, todos los monumentos se encuentran en o cerca del Mediterráneo oriental, bien dentro de la esfera de influencia helenista. Los Jardines Colgantes, sin embargo, son un caso atípico del este, “un largo viaje a la tierra de los persas al otro lado del Éufrates”.

Los ingeniosos Jardines Colgantes, escribe Philo, se dispusieron sobre una gran plataforma de vigas de palma levantadas sobre columnas de piedra. Este enrejado de vigas de palma se cubrió con una gruesa capa de tierra y se plantó todo tipo de árboles y flores, una “labor de cultivo suspendida sobre las cabezas de los espectadores”.

Son muchos los escritores clásicos que hicieron referencia a estos jardines. El geógrafo Estrabón del siglo I a. C. y el historiador Diodoro Siculus, describieron los jardines como una “maravilla”.

Diodoro dejó una de las descripciones más detalladas de los jardines como parte de su monumental historia del mundo de 40 volúmenes. Al igual que Filón, detalló un elaborado sistema de “vigas” de soporte, que consistían en “una capa de cañas colocadas en grandes cantidades de betún. Sobre ésta se colocan dos hileras de ladrillo cocido, unidas con cemento, y como tercera capa una cubierta de plomo, a fin de que no penetre la humedad del suelo.

Alejandro III de Macedonia, Alejandro Magno, fue un rey (basileus) del antiguo reino griego de Macedonia y miembro de la dinastía Argead. Estuvo invicto en la batalla y es ampliamente considerado como uno de los comandantes militares más exitosos de la historia
Alejandro III de Macedonia, Alejandro Magno, fue un rey (basileus) del antiguo reino griego de Macedonia y miembro de la dinastía Argead. Estuvo invicto en la batalla y es ampliamente considerado como uno de los comandantes militares más exitosos de la historia

Estas capas, según Diodoro, se elevaban en niveles ascendentes. Estaban plantados densamente con árboles de toda clase que, por su gran tamaño u otro encanto, podían dar placer al espectador, según se lee en las informaciones que se fueron recopilando. Los historiadores han rastreado las fuentes escritas más antiguas hasta los eruditos griegos que trabajaron durante y justo después del reinado de Alejandro Magno. Diodoro y Estrabón se basaron en relatos de Babilonia de escritores del siglo IV a. C. como Calístenes, historiador de la corte de Alejandro y sobrino nieto del filósofo Aristóteles.

Los eruditos creen que el pasaje de la Bibliotheca historica de Diodoroque describe los Jardines Colgantes se deriva de un trabajo de un biógrafo de Alejandro Magno, Cleitarchus, que estaba escribiendo a fines del siglo IV a. C. Su trabajo no ha sobrevivido, pero se conoce a través de alusiones de otros autores. La biografía era un relato colorido y chismoso de la edad de Alejandro.

Otra fuente importante de información sobre los jardines fue escrita por un sacerdote babilónico llamado Berossus que vivió a principios del siglo III a. C. Berossus parece haber introducido detalles sobre los jardines que inspiraron a los artistas durante siglos, escribiendo sobre altas terrazas de piedra bordeadas de árboles y flores. Berossus también escribió que el rey Nabucodonosor II construyó los jardines en Babilonia en honor a su esposa, Amytis de Media, quien añoraba el exuberante paisaje montañoso de su Persia natal.

Esta historia romántica ha ayudado a fijar los jardines en el imaginario popular. Pero los historiadores se enfrentan a un problema: todas las fuentes que hacen referencia a un jardín babilónico notable por estar suspendido o escalonado datan del siglo IV a. C. como mínimo.

Josefo, historiador judío romano del siglo I d. C., escribió que los jardines se encontraban dentro del palacio principal de Babilonia. Durante las primeras excavaciones de las ruinas de Babilonia, dirigidas por el arqueólogo alemán Robert Koldewey entre 1899 y 1917, se desenterró una robusta estructura arqueada en la esquina noreste del Palacio Sur.

Koldewey creía que esta era la misma estructura que había soportado los famosos jardines. Estaba hecho de piedra tallada, lo que lo hacía más resistente a la humedad que el adobe.

La mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que el edificio probablemente fue un almacén. Se excavaron varias vasijas de almacenamiento en el sitio, pero la evidencia más fuerte es una tablilla cuneiforme desenterrada allí que data de la época de Nabucodonosor II.

La excavación de Koldewey es más famosa por revelar los cimientos de una estructura maravillosa que realmente existió: el zigurat o torre escalonada de Babilonia. Una década más tarde, mientras el arqueólogo británico Leonard Woolley estaba excavando la antigua ciudad sumeria Ur, al sureste de Babilonia, notó agujeros regularmente espaciados en el ladrillo del zigurat allí. ¿Podrían ser estas evidencias de algún tipo de sistema de drenaje o riego que abastezca a los jardines?
Estimulado, quizás, por el vivo interés público que despertaría tal teoría, Woolley abrazó la teoría.

Algunos expertos han optado por un replanteamiento radical de la búsqueda de los Jardines Colgantes. Pero ¿y si no estuvieran en Babilonia? Esta maravilla del mundo bien podría estar ubicada en otra ciudad por completo.

Esta hipótesis no es tan radical como puede parecer al principio: las fuentes grecorromanas que hacen referencia a los Jardines Colgantes tendían a presentar detalles históricos entretejidos con mitos y leyendas, y su relato de la historia de las grandes civilizaciones mesopotámicas a menudo confundía a Asiria y Babilonia. Diodoro, por ejemplo, sitúa a Nínive, la capital del Imperio Asirio junto al Éufrates, aunque en realidad la ciudad se encontraba a orillas del Tigris.

Una sofisticada tabla trigonométrica que los babilonios utilizaron para construir edificios, pirámides y canales
Una sofisticada tabla trigonométrica que los babilonios utilizaron para construir edificios, pirámides y canales

Diodoro describe en otro pasaje las murallas de Babilonia, detallando su rica representación de animales, cazados por “la reina Semíramis a caballo en el acto de arrojar una jabalina a un leopardo, y cerca de ella su esposo Nino, en el acto de clavar su lanza en un león.” Si bien no se ha encontrado tal escena de caza en Babilonia, se corresponde estrechamente con los relieves de caza neoasirios grabados en las paredes de piedra del Palacio del Norte en Nínive.

Tras una investigación reciente, la asirióloga Dalley de la Universidad de Oxford, ha argumentado que los Jardines Colgantes no fueron construidos por el rey Nabucodonosor II en Babilonia, sino en Nínive por el gobernante asirio Senaquerib (r. 704-681 a. C.). Su tesis se basa en los anales de su reinado, que se han encontrado inscritos en piedras con forma de prisma.

Con su referencia a la maravilla y la altura, el pasaje se hace eco de muchos de los aspectos clave atribuidos a los Jardines Colgantes. Así como los escritores clásicos se refirieron al rey de Babilonia imitando el paisaje de Persia, los anales de Senaquerib detallan la imitación de los jardines del monte Amanus, una cordillera en el extremo sur de la actual Turquía.

Un relieve de la época del nieto de Senaquerib, Asurbanipal (r. 668-627 aC), representa jardines con árboles distribuidos en una pendiente coronada por un pabellón. El agua fluye desde un acueducto para alimentar una serie de canales llenos de peces. La teoría de que este parque de recreo de Ninevan bien podría haber sido los famosos Jardines Colgantes se ve reforzada por la reputación de innovación en ingeniería de Senaquerib.

Vista general de la antigua ciudad de Babilonia cerca de Hilla, Irak, 5 de julio de 2019. REUTERS/Thaier Al-Sudani
Vista general de la antigua ciudad de Babilonia cerca de Hilla, Irak, 5 de julio de 2019. REUTERS/Thaier Al-Sudani

Los archivos de su reinado abundan en referencias a ingeniosos sistemas de riego, y algunos historiadores le atribuyen la invención del tornillo de agua de Arquímedes. Los arqueólogos también han encontrado un sistema de acueductos, construido durante su reinado con dos millones de bloques de piedra, que llevaba agua a la ciudad a través del valle de Jerwan.

La estructura de Jerwan se encuentra en la ruta hacia la batalla decisiva de Alejandro Magno con los persas, en Gaugamela, en el 331 a. C. Dalley argumenta que es probable que Alejandro viera el acueducto al pasar por Nínive. Sus investigaciones sobre los sofisticados sistemas de agua y los jardines de esa ciudad dieron origen a la historia de los Jardines Colgantes, que la confusión de los eruditos luego atribuyó erróneamente a Babilonia.

Esta teoría podría ser cierta. Y resolvería un gran misterio arqueológico. También sacaría la duda de que los Jardines Colgantes de Nínive eran, donde sea que estén, realmente una maravilla.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR