Cómo evitar reinfectarse por Ómicron: once recomendaciones prácticas

La nueva variante del COVID-19 generó un gran aumento de infecciones y reinfecciones. Esta es una recopilación de las principales recomendaciones de los CDC de EEUU y otras autoridades de salud para evitarlo

Una fila para vacunarse en Ciudad de México.
Una fila para vacunarse en Ciudad de México.

La variante del SARS-CoV-2 Ómicron, detectada en Sudáfrica en noviembre pasado, es capaz de multiplicarse 70 veces más rápido en las células de las vías respiratorias respecto de sus predecesoras. Además, con su llegada el riesgo de contagio es mayor, incluso de reinfección ya que, según han visto los expertos, logra evadir con mayor eficacia la inmunidad que otorga haber padecido COVID-19 anteriormente. Por otra parte, se ha detectado una gran eficacia de las vacunas para continuar evitando las hospitalizaciones y las muertes, pero aún está en estudio cómo aplicarlas para contener los contagios.

Por ese motivo, contagiarse es posible aún con el esquema de vacunación completo. Para correr menos riesgos de infección o reinfección, tanto para protegerse personalmente como para evitar contagiar a familiares y amigos que pueden ser especialmente vulnerables al COVID-19

“Una reinfección por el virus que causa el COVID-19 significa que una persona se infectó, se recuperó y luego volvió a infectarse. Después de recuperarse del COVID-19, la mayoría de las personas tienen algo de protección para no volver a infectarse. Sin embargo, las reinfecciones por COVID-19 ocurren. Seguimos aprendiendo acerca de estas reinfecciones. Los estudios en curso acerca del COVID-19 nos están ayudando a entender”, dijo el organismo de salud estadounidense.

Estas son una serie de recomendaciones prácticas que elaboraron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

1-Vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado. Esto incluye el refuerzo o la tercera dosis.

2-Usar correctamente el barbijo, bien ajustado y que cubra la nariz y la boca. La idea es respirar a través de la tela.

3-Mantener la distancia social de al menos 1,5 metro.

4-Evitar estar entre muchas personas

5-Evitar los espacios interiores mal ventilados. Los criterios generales de los expertos dicen que, en caso de realizar reuniones con personas no convivientes, procurar que se realicen en espacios abiertos o en interiores con ventilación cruzada y permanente, es decir abriendo puertas y ventanas a ambos lados de la habitación o en diferentes ambientes para favorecer que el aire circule y se renueve, permitiendo así un barrido eficaz del espacio.

6-Es importante informarse cuándo es necesario testearse y cuándo no. Las reglas han sido modificada con el correr de los días por las autoridades sanitarias tanto para los casos con síntomas como de los contactos estrechos.

7-Lavarse las manos con frecuencia usando agua y jabón y secarlas bien. En caso de no tener disponible agua y jabón se puede usar desinfectante con un 60% de alcohol.

8-Los CDC recomiendan también que las personas que estén contagiadas, especialmente por Ómicron, limpien y desinfecten sus propios enceres de uso personal y las superficies que utiliza. Las autoridades sanitarias de Estados Unidos indican que, si eso no es posible porque la persona debe guardar cama, que quien realice la limpieza se coloque un tapaboca correctamente. La persona enferma también debe colocarse un barbijo. Al mismo tiempo se deben abrir puertas y ventanas parar generar una ventilación cruzada.

La vajilla y los utensilios de la persona que está enferma deben lavarse después con jabón y agua caliente o en el lavaplatos. Y la persona que los manipule debe lavarse las manos después de recoger los utensilios del enfermo así como después de tirar la basura con los residuos del enfermo.

Si el enfermo ya está recuperado, los CDC aconsejan esperar “varias horas” antes de limpiar y desinfectar. Si se realiza en menos de 24 horas, hay que entrar a la habitación y al baño con mascarilla y las ventanas abiertas para limpiar y desinfectar.

9- Los CDC indican que, en caso que la limpieza se lleve a cabo entre 24 horas y 3 días tras la recuperación del enfermo, no es necesario desinfectar, basta con limpiar las superficies de las áreas utilizadas por la persona enferma. Y si ya han pasado más de 3 días, no es necesaria ninguna tarea de limpieza adicional, más allá de la de rutina, en las áreas utilizadas por el enfermo.

En cuanto a la limpieza, las autoridades sanitarias recomiendan higienizar las alfombras, cortinas y tapizados con agua caliente y jabón o con productos de limpieza especiales para estas superficies y secarlos completamente. El uso de la aspiradora también conlleva una recomendación: si se pasa por la habitación de una persona enferma o en la que estuvo 24 horas antes de su recuperación, se debe usar tapaboca.

10-En cuanto al lavado de la ropa, que incluye sábanas y toallas, conviene poner el agua a la máxima temperatura permitida y secarlos completamente. Si se va a manipular ropa sucia de una persona enferma, se debe usar guantes y un barbijo. Después no se debe olvidar limpiar los cestos de ropa sucia y lavarse las manos.

11- También es importante el cuidado de los artículos que nos llevamos a la boca, como el cepillo de dientes. Aunque es de sentido común, conviene recordar que para evitar contagios de cualquier virus no se deben compartir los cepillos de dientes ni tampoco guardarlos en un mismo lugar con los cabezales pegados.

La Sociedad Española de Periodoncia recomienda además guardar el cepillo lejos del inodoro y cerrar la tapa del inodoro antes de descargar el depósito del baño. “Cada vez que alguien tira de la cadena parte del aerosol saldrá volando del inodoro y caerá sobre el cepillo”, advirtió.

El cepillo debe cambiarse al menos cada tres meses e, incluso, antes si las cerdas se desgastan. Pero una persona ha tenido COVID-19, la SEPA aconseja cambiarlo inmediatamente por uno nuevo.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR