El sistema inmune podría ser más eficaz al contraer COVID-19 y gripe a la vez, según un estudio

Científicos del Centro Médico Montefiore de Nueva York estudiaron pacientes infectados con coronavirus y otro virus respiratorios y vieron resultados favorables, pero instan a seguir investigando. Los detalles

Aprender más sobre las complejas interacciones entre virus dentro del mismo huésped podría ayudar a los investigadores a comprender mejor los patrones complejos de las epidemias (EFE/EPA/FRIEDEMANN VOGEL)
Aprender más sobre las complejas interacciones entre virus dentro del mismo huésped podría ayudar a los investigadores a comprender mejor los patrones complejos de las epidemias (EFE/EPA/FRIEDEMANN VOGEL)

Un estudio realizado en el Centro Médico Montefiore, en el Bronx, Nueva York, halló que un grupo de personas que había contraído al mismo tiempo COVID-19 e influenza o el virus sincicial respiratorio (RSV, por sus siglas en inglés) superaban el cuadro de salud de manera más efectiva que otros pacientes que solo tenían coronavirus.

La investigación fue publicada en la revista científica Journal of Antimicrobial Chemotherapy con el título “La coinfección por SARS-CoV-2 con virus respiratorio adicional no predice una enfermedad grave: un estudio de cohorte retrospectivo”.

Los pacientes que fueron analizados se infectaron en el inicio de la pandemia, a partir de marzo de 2020, cuando las pruebas de COVID-19 eran lentas y los médicos habitualmente ordenaban también otros análisis a los pacientes para descartar o identificar otras infecciones.

Por entonces, primero se descartaba que el enfermo tuvieron gripe o RSV, infecciones por entonces más comunes. Luego, prescribían la prueba de COVID-19 y una gran cantidad de otros virus usando la misma muestra al mismo tiempo.

Lo que encontraron fue revelador. Durante un mes, las pruebas mostraron que casi el 5% de los pacientes no solo tenían COVID-19, sino también otra infección respiratoria viral. Si bien en el comienzo los médicos creyeron que estas personas podrían tener un cuadro más complicado porque sus sistemas inmunitarios batallaban contra más de un virus, luego esto no fue así.

“Lo que descubrimos fue que los pacientes que tenían COVID-19 más otra infección tenían tasas más bajas de inflamación en el cuerpo y tenían menos probabilidades de ser admitidos en el hospital”, dijo la doctora Sarah Baron, médica de ese hospital del Bronx que ayudó a la autora del estudio a describir los hallazgos.

A los pacientes con más de una infección en realidad les iba mejor, según los datos presentados en el estudio (EFE/EPA/FILIP SINGER)
A los pacientes con más de una infección en realidad les iba mejor, según los datos presentados en el estudio (EFE/EPA/FILIP SINGER)

A los pacientes con más de una infección en realidad les iba mejor, según los datos presentados en el estudio que, según los propios autores, es pequeño y limitado, ya que analizó solo 14 casos de infección simultánea y genera más preguntas que respuestas.

Pero la investigación genera interés en los científicos en torno de la interferencia viral, cuando un virus suprime los efectos de otro, lo que podría contribuir a un creciente cuerpo de evidencia sobre cómo actúa el fenómeno. Los virus también pueden potenciar otras infecciones y hacer que las personas se enfermen más, lo cual se ha documentado en otros estudios sobre la influenza y el resfriado común.

Aprender más sobre las complejas interacciones entre virus dentro del mismo huésped podría ayudar a los investigadores a comprender mejor los patrones complejos de las epidemias.

Las disposiciones de las autoridades sanitarias de los países ante la pandemia por COVID-19, como llevar barbijo y las restricciones a la movilidad, retrasaron la propagación de muchos virus comunes. Pero a medida que el mundo se abre y la variante Ómicron se propaga rápidamente, los investigadores ahora están en posición de desentrañar algunos de los misterios de estas interacciones.

De esta forma, en las últimas semanas apareció la llamada “flurona” como un fenómeno nuevo, cuando en verdad no lo es. Se trata de una forma en que los medios de prensa y las redes sociales han llamado a una doble infección de influenza y COVID-19 que los médicos rechazan.

“Las contracciones como ‘flurona’ creo que son muy engañosas para las personas. Presenta la idea de que dos virus se han fusionado de alguna manera en uno, lo cual no es el caso en absoluto”, dijo la doctora Ellen Foxman, inmunóloga de la Escuela de Medicina de Yale. “Alguien tiene una coinfección. La gente contrae coinfecciones todo el tiempo”.

Esas coinfecciones son interesantes para los investigadores. Cuando alguien está infectado con dos virus, hay tres opciones sobre cómo podría desarrollarse. Las dos primeras son, por un lado que la interacción podría causar poco o ningún efecto y, por el otro, que los virus podrían atacar simultáneamente, causando más daño de lo que lo harían por sí solos.

La coinfección podría “conducir a una mayor replicación viral y una mayor gravedad”, dijo el doctor Guy Boivin, virólogo clínico de la Universidad Laval en la ciudad de Quebec, Canadá, coautor de una revisión de la interferencia viral publicada este mes en Emerging Infectious Diseases, la revista de la Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Finalmente, la tercera opción, que parece contraria a la intuición, es que, si las infecciones están poco espaciadas en el tiempo, es posible que una infección bloquee a otra, dicen los investigadores.

Los científicos creen que la infección por el primer virus pone el sistema inmunológico de su cuerpo en alerta máxima, lo que desencadena la secreción de una proteína llamada interferón. Esta es una respuesta inmune innata que se generaliza y no requiere memoria previa del invasor viral.

Cuando el momento es el adecuado, la respuesta del interferón desencadenada por una infección inicial también podría evitar que un segundo virus se replique (REUTERS/Andreas Gebert)
Cuando el momento es el adecuado, la respuesta del interferón desencadenada por una infección inicial también podría evitar que un segundo virus se replique (REUTERS/Andreas Gebert)

Una vez que se secretan, las proteínas de interferón comienzan un proceso que puede evitar que los virus se reproduzcan, sugiere una investigación. “Creará un estado en el que su respuesta antiviral se activará durante días o probablemente una semana”, dijo Foxman.

Cuando el momento es el adecuado, la respuesta del interferón desencadenada por una infección inicial también podría evitar que un segundo virus se replique. Algunos virus pueden retrasar la respuesta del interferón; otros parecen activarlo casi de inmediato.

“Lo que varía mucho de un virus a otro es la magnitud y el momento: cuánto un virus activa el interferón y qué tan rápido un virus lo activa”, dijo Foxman.

Los investigadores conocen la interferencia viral desde la década de 1960, cuando un grupo de científicos soviéticos notó que una vacuna viva contra la poliomielitis y otros enterovirus también parecía proteger contra enfermedades respiratorias virales no relacionadas, como la influenza.

Investigaciones posteriores documentaron una variedad de posibles conexiones entre un virus y otro, algunas que se probaron en animales o en trabajos de laboratorio y otras que se observaron en los patrones de brotes de enfermedades.

En ese marco, numerosos investigación sospechan que la interferencia viral alteró el momento de la propagación de la influenza H1N1 en Europa en el invierno de 2009. El rinovirus puede haber retrasado varias semanas la pandemia de H1N1 en Francia , informó un grupo. Otra investigación encontró que los brotes de influenza parecían reducir las probabilidades de detectar el RSV .

La investigación de Foxman sugiere que una reciente infección por resfriado común, por rinovirus, podría detener la replicación del virus que causa el COVID-19 . Los rinovirus, que circulan ampliamente, son relativamente benignos para la mayoría de las personas y provocan una respuesta de interferón casi inmediata, dijo Foxman.

“¿Realmente queremos curar el resfriado común? No estoy seguro”, dijo Foxman. “Podríamos estar abriendo la puerta a un virus peor que quiere ocupar el mismo nicho: su nariz”. Foxman, advirtió de todas formas, que nadie debería buscar una infección por resfriado para evitar el COVID-19. Pero aprender más sobre la interferencia viral podría ayudar a prepararse para futuras pandemias.

La investigación adicional sobre los patrones de la enfermedad podría mejorar los modelos de predicción de pandemias y ayudar a los funcionarios de salud pública a saber cuándo es el momento de introducir medidas de protección como las máscaras, dijo Boivin.

Los científicos ven potencial en el desarrollo de terapias que utilicen versiones defectuosas de virus para provocar respuestas inmunitarias innatas (REUTERS/Carlos Osorio)
Los científicos ven potencial en el desarrollo de terapias que utilicen versiones defectuosas de virus para provocar respuestas inmunitarias innatas (REUTERS/Carlos Osorio)

También el especialista ve potencial en el desarrollo de terapias que utilicen versiones defectuosas de virus para provocar respuestas inmunitarias innatas. Otros investigadores ven esos esfuerzos con cierto escepticismo, porque las respuestas de interferón tienden a ser cortas y es difícil predecir cuándo alguien podría estar en riesgo de infección. “No estoy segura de qué aplicación práctica tendría esto como antiviral”, dijo Susan Weiss, profesora de microbiología en la Universidad de Pensilvania.

Los esfuerzos anteriores para aprovechar el poder del sistema inmunitario innato no han funcionado. En la década de 1980, los investigadores se entusiasmaron con el uso de aerosoles nasales diarios de interferón para prevenir el resfriado común. Pero los efectos secundarios terminaron siendo tan malos como el propio resfriado, dijo Foxman, y señaló que el sistema inmunitario innato es un “arma de doble filo” si se sobreestimula.

Las mascarillas, los confinamientos y otras medidas preventivas han impedido que muchos virus circulen ampliamente durante los últimos 22 meses. A medida que se aflojen esas restricciones y la variante Ómicron se propaga rápidamente, se espera que aumente la probabilidad de que alguien se infecte con el virus que causa el COVID-19 y otro virus al mismo tiempo, lo que lo convierte en un momento interesante para la investigación.

“En la vida normal, hay bastante circulación de virus respiratorios. Espero que veamos eso pronto”, dijo Foxman, y agregó que es un momento único para estudiar la interferencia viral. “Los científicos se están interesando ahora. Creo que aprenderemos sobre esto en los próximos años”.

Es un tema difícil de estudiar. Es más probable que las personas que están muy enfermas busquen o reciban pruebas que identifiquen múltiples infecciones. Los casos en los que un virus evita que otro se replique y cause una enfermedad grave serán más difíciles de detectar.

Algunos científicos han advertido que a medida que se quitan las máscaras y los patrones sociales vuelven a la normalidad, otros virus respiratorios podrían reaparecer. La hipótesis de Foxman es que a medida que la sociedad se abre, el fenómeno de la interferencia viral podría evitar que algunos de esos virus se produzcan todos a la vez.

“Tal vez eso es algo en lo que podemos pensar al abrir las cosas nuevamente como un factor atenuante para que la población no tenga demasiadas cosas funcionando a la vez”, dijo Foxman. “Es algo tranquilizador, en cierto modo”.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR