Por qué la ciencia aún no puede determinar si el COVID-19 se está volviendo endémico

A casi dos años del inicio de la pandemia por coronavirus existe incertidumbre sobre si el mundo está iniciando una etapa endémica. Aquí algunas respuestas de lo que se conoce hasta ahora

Muchos gobiernos del mundo están decididos a escapar de la crisis y evitar más restricciones, algunos funcionarios sugieren que se acerca el momento de tratar al COVID-19 como una enfermedad endémica, como ocurrió, por ejemplo, con la gripe estacional (REUTERS/Javier Barbancho)
Muchos gobiernos del mundo están decididos a escapar de la crisis y evitar más restricciones, algunos funcionarios sugieren que se acerca el momento de tratar al COVID-19 como una enfermedad endémica, como ocurrió, por ejemplo, con la gripe estacional (REUTERS/Javier Barbancho)

Pronto se cumplirán dos años del inicio de la pandemia por COVID-19 y las personas junto a los gobiernos de todos los países ya están cansados y buscando salidas a la crisis sanitaria. La variante Ómicron, detectada en Sudáfrica en noviembre último, y su propagación a velocidades nunca vistas está generando, en líneas generales, cuadros menos graves que mutaciones anteriores y esto podría marcar un punto de inflexión y un cambio hacia una etapa más predecible y manejable, según creen expertos.

En función de este panorama, muchos gobiernos del mundo están decididos a escapar de la crisis y evitar más restricciones, algunos funcionarios sugieren que se acerca el momento de tratar al COVID-19 como una enfermedad endémica, como ocurrió, por ejemplo, con la gripe estacional.

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dicen que es prematuro para adoptar una decisión de ese calibre. Con Ómicron contagiando a amplios sectores de la población y vastas partes del planeta aún sin vacunar, la pandemia no ha terminado, afirma.

El principal asesor epidemiólogo del Gobierno de EEUU, Anthony Fauci, manifestó este lunes en Davos su esperanza en que el coronavirus vaya perdiendo letalidad y capacidad de provocar casos graves aunque, como otros expertos que intervinieron en el debate, pidió al mundo que siga alerta.

Un coronavirus “endémico”, que ya no paralice las sociedades, es posible, pero “sólo se dará este caso si no aparecen nuevas variantes que eludan la inmunidad de cepas anteriores”, subrayó Fauci en un debate virtual celebrado por el Foro de Davos sobre la evolución de la pandemia.

El camino para llegar a esa etapa endémica está lleno de incertidumbres, lo que plantea preguntas difíciles para quienes están a cargo de las políticas de salud en todo el mundo.

Las siguientes son algunas respuestas al día de hoy a las principales preguntas a este respecto:

El infectólogo y asesor médico jefe de EEUU se refiere si es posible considerar el COVID-19 como una endemia

1. ¿Qué significa endémica?

En una epidemia, una enfermedad se propaga rápida e inesperadamente en un lugar determinado; se convierte en una pandemia cuando se propaga a nivel mundial o en un área muy amplia. Una enfermedad que es endémica está continuamente presente en una población dada a un nivel más bajo y más estable, incluso si los casos aumentan bajo ciertas condiciones. Los científicos esperan que cuando suficientes personas obtengan al menos algo de protección contra el coronavirus a través de vacunas o infecciones previas, se mitigará la propagación del virus y se reducirán las hospitalizaciones y las muertes, de modo que con el tiempo el COVID-19 suponga una amenaza menor. Sin embargo, el virus no desaparecerá por completo y las enfermedades endémicas aún pueden causar graves estragos. La tuberculosis y la malaria, que son endémicas en algunas partes del mundo, se cobraron aproximadamente 1,5 millones y 627 000 vidas, respectivamente, en 2020. “Endemia en sí misma no significa nada bueno. Endémico solo significa que está aquí para siempre”, dijo Mike Ryan, director ejecutivo del programa de emergencias de salud de la OMS.

2. ¿Cuándo podría volverse endémico el COVID-19?

A mediados de enero, el COVID-19 se cobraba unas 50.000 vidas a la semana en todo el mundo. Aprender a vivir con el virus no debería significar soportar tantas muertes, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Es probable que los países comiencen a considerar que el COVID-19 es endémico en diferentes momentos, según sus niveles de inmunidad. Mientras que dos tercios de las personas en los países ricos habían recibido al menos una dosis de la vacuna hasta el 12 de enero, solo el 11% en los países de bajos ingresos. En Portugal, donde el 89% de la población está completamente vacunada, el COVID-19 ya parece una enfermedad endémica. En África, alrededor del 85% de las personas aún no han recibido una dosis única. China, el país más poblado del mundo, se encuentra en una categoría propia: se ha adherido a una estrategia de cero COVID-19, utilizando bloqueos estrictos y cuarentenas extensas para sofocar los brotes. Entonces, las infecciones son pocas, pero la inmunidad natural también es escasa. Si bien el 87% de la población está completamente vacunada, no está claro qué tan efectivas son las vacunas de China.

3. ¿Cuál es el papel de la variante Ómicron?

Es imposible saber cómo serán las próximas variantes y cuán infecciosas y virulentas pueden ser (Andina)
Es imposible saber cómo serán las próximas variantes y cuán infecciosas y virulentas pueden ser (Andina)

Los datos muestran que la última versión del coronavirus es menos virulenta que las variantes anteriores, lo que significa que es menos probable que cause hospitalizaciones y muertes. Debido a que Ómicron también es más transmisible, está creando aumentos repentinos de infecciones. Pero esa característica también podría significar que podría acelerar la transición a una etapa endémica al superar a la variante Delta más dañina, que se volvió dominante en todo el mundo a mediados de 2021. Sin embargo, hay una advertencia importante. Todavía no está claro si Ómicron se está propagando tan rápidamente porque es inherentemente más apto que Delta o si simplemente es mejor para evadir la inmunidad que algunos tienen por vacunas e infecciones previas. Si es lo último, a medida que algunas poblaciones desarrollan inmunidad a Ómicron, puede perder su ventaja, permitiendo que resurja Delta.

4. ¿Qué más podría complicar el camino?

Es imposible saber cómo serán las próximas variantes y cuán infecciosas y virulentas pueden ser. El lento despliegue de vacunas entre los países pobres aumenta el riesgo de que surjan variantes que evadan las vacunas. Otra incógnita es cuán duradera será la inmunidad. El coronavirus puede resultar similar al virus de la gripe, que produce una cantidad relativamente constante de casos al año, pero también tiene el potencial de causar epidemias e incluso pandemias cuando muta lo suficiente como para evadir la inmunidad que tiene un gran número de personas debido a vacunas e infecciones previas.

5. ¿Qué países están reevaluando su visión de COVID-19?

EFE/EPA/SEDAT SUNA
EFE/EPA/SEDAT SUNA

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, dijo que es hora de pensar en nuevas formas de vivir con COVID-19, dado que el aumento de los casos de Ómicron no ha provocado un aumento equivalente de hospitalizaciones y muertes. El ministro del gabinete del Reino Unido, Nadhim Zahawi, espera que su país se convierta en una de las primeras economías importantes en mostrarle al mundo “cómo hacer la transición de una pandemia a una endemia”, y agregó que las pruebas, las vacunas, incluidos los refuerzos, y los medicamentos antivirales serán partes clave de la estrategia. El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, dijo que cree que el virus se puede controlar con nuevas herramientas. Sin embargo, es importante recordar que los líderes han subestimado a COVID-19 durante la pandemia. En julio pasado, Biden declaró que EE.UU. estaba cerca de lograr la “independencia” del coronavirus. Los investigadores advierten que el levantamiento rápido de las contramedidas de COVID-19 podría contribuir a un aumento de los casos.

6. ¿Cómo sería vivir con el virus?

La disminución de la inmunidad, los focos de personas no vacunadas y las variantes podrían provocar futuros brotes. Los países podrían responder con refuerzos regulares, un seguimiento cuidadoso de las mutaciones, vigilancia continua y una mejor ventilación en los edificios. La mayoría de las infecciones pueden ser relativamente leves, como la gripe, pero se acumularía una pequeña fracción que resultaría en una enfermedad grave. El COVID-19 endémico podría significar entre 40.000 y 100.000 muertes por año en EE. UU., estimó en octubre Trevor Bedford, especialista en evolución viral del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle. En comparación, la gripe mata de 12.000 a 52.000.

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR