¿Es Ómicron el comienzo del fin de la pandemia como un fenómeno social?

El 2020 será recordado como el año en que las personas se retiraron de la vida social para frenar la propagación del coronavirus. Pero lo que fue posible durante unos meses es insostenible durante años. Qué podemos esperar

Los datos sugieren que, al menos por ahora, el futuro epidemiológico inmediato es incierto  (REUTERS)
Los datos sugieren que, al menos por ahora, el futuro epidemiológico inmediato es incierto (REUTERS)

“Durante las primeras etapas de la pandemia, la mayoría de mis amigos se salvaron de un contacto directo con el virus. Quizás solían ser mucho más cuidadosos. O quizás simplemente tuvieron suerte. Cualquiera sea la razón, su buena suerte se ha agotado. Siete amigos cercanos me dijeron recientemente que habían dado positivo. Varios más sospechan fuertemente que tienen COVID-19, pero no pueden testearse. Afortunadamente, todos tienen síntomas leves (sin duda en parte porque todos están vacunados y no están en categorías de alto riesgo)”.

El que habla es Yascha Mounk, profesor asociado en la Universidad Johns Hopkins de Práctica de Asuntos Internacionales, miembro principal del Consejo de Relaciones Exteriores y fundador de Persuasion. En un artículo que escribió para The Atlantic, el especialista aseveró que el patrón entre su círculo de amistades “encaja con lo que se está desarrollando en Sudáfrica, donde se identificó por primera vez la nueva variante Ómicron del coronavirus.

El número de casos en el país se disparó rápidamente, pero el número de muertes hasta ahora ha aumentado mucho más gradualmente, lo que posiblemente indica que la nueva variante es más contagiosa pero causa una enfermedad menos grave que las variantes anteriores”.

Sin embargo, los primeros signos de otros lugares son un poco más preocupantes. E incluso una cepa significativamente menos mortal podría causar una gran masacre si se propaga muy rápidamente. Los datos iniciales sugieren que, al menos por ahora, el futuro epidemiológico inmediato es incierto. Podríamos tener unos meses de molestias relativamente leves antes de que Ómicron “se apague”. O podríamos estar a punto de experimentar otro aumento exponencial de hospitalizaciones y muertes. “Sea cual sea el curso que tome Ómicron, o las cepas futuras de la enfermedad, estamos a punto de experimentar el fin de la pandemia como un fenómeno social”, remarcó el reconocido escritor y académico.

Las continuas luchas por los mandatos de las máscaras y las vacunas oscurecen hasta qué punto ha cambiado el campo de batalla en los últimos meses (AP Photo/Antonio Calanni)
Las continuas luchas por los mandatos de las máscaras y las vacunas oscurecen hasta qué punto ha cambiado el campo de batalla en los últimos meses (AP Photo/Antonio Calanni)

Desde los primeros días de la pandemia, expertos y legos han estado en desacuerdo sobre el grado en que debemos participar en el distanciamiento social o cierres impuestos por los gobiernos. En cada etapa, algunas personas querían tomar medidas radicales, mientras que otras estaban más preocupadas por los costos y los inconvenientes de tales intervenciones. Y eso sigue siendo cierto hoy. Pero las continuas luchas por los mandatos de las máscaras y las vacunas oscurecen hasta qué punto ha cambiado el campo de batalla en los últimos meses.

A pesar de que el número de casos se ha disparado, pocos expertos o políticos proponen medidas estrictas para frenar la propagación del virus. Para Mounk, el apetito por los cierres u otras intervenciones sociales a gran escala simplemente no existe. “Efectivamente hemos renunciado a ‘ralentizar el diferencial’ o ‘aplanar la curva’. En un grado mucho mayor que durante oleadas anteriores, hemos decidido en silencio levantar las manos”, sostuvo.

Las últimas políticas de la administración del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, son indicativas de este cambio. Según The New York Times, los planes de la Casa Blanca incluyen “enviar tropas militares para ayudar a los hospitales a hacer frente a las oleadas de COVID-19; desplegar respiradores en lugares que los necesiten; invocar una ley de tiempos de guerra para acelerar la producción de pruebas COVID-19; enviar test gratuitos a las personas el próximo mes; y abrir más clínicas de vacunación“.

“Todas estas son medidas sensatas. Pero, para usar una metáfora del discurso del cambio climático, se encuentran predominantemente en el ámbito de la adaptación: el objetivo es ayudarnos a hacer frente a una oleada de casos, no evitar que suceda uno en primer lugar”, aseguró el experto.

¿La “nueva normalidad” significará que la enfermedad presenta un riesgo menor? ¿O la gente ignorará el COVID-19 incluso cuando sigue matando a cientos de miles de personas cada año? (REUTERS)
¿La “nueva normalidad” significará que la enfermedad presenta un riesgo menor? ¿O la gente ignorará el COVID-19 incluso cuando sigue matando a cientos de miles de personas cada año? (REUTERS)

En diálogo con Infobae, Humberto Debat, virólogo e investigador del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Córdoba y miembro del consorcio PAIS de genómica de SARS-CoV-2 en Argentina, manifestó: “La situación actual es de transición. Por supuesto que se ve un tremendo cambio en la situación epidemiológica. El hecho de que no haya habido un impacto en el sistema sanitario hace que la percepción de riesgo a nivel relativo sea muy baja en la población. Muy probablemente haya muy poco consenso social sobre la toma de medidas restrictivas en un contexto social de pospandemia”.

“Sin embargo -continuó el experto-, podríamos dividir la cuestión de la potencial posibilidad de tomas de medidas restrictivas en dos contextos: el local y el internacional. En los argentinos se observa esa percepción de un ‘no’ rotundo ahora. Pero es algo que también hubiera sido compartido en la mayoría de los países de Europa hace pocos meses cuando estaban en una situación epidemiológica extremadamente favorable, con una gran taza de inmunización por campañas de vacunaciones masivas, un final de terceras olas con muy pocos casos notificados y un sistema de salud con excelentes condiciones. Sin embargo, estamos viendo en los últimos días que algunos que han tomado la delantera con medidas muy restrictivas que implican la suspensión de cualquier reunión social en el período de Fiestas, lo cual no es menor. Si hace dos meses o tres alguien le hubiera planteado a cualquier experto de estos países la posibilidad de tomar medidas de este tipo quizás hubiera respondido lo mismo, en el sentido de que no verían para nada la posibilidad de cuarentenas estrictas en una situación de contexto de luz al final del camino”.

La realidad puede obligar a algunos ajustes a esta estrategia durante las próximas semanas y meses. Si Ómicron comienza a enviar pacientes a las UCI, lo que lleva a los hospitales al borde del colapso, tanto los políticos como los ciudadanos van a responder. Pero si el objetivo alguna vez fue evitar que surgiera una emergencia, ahora solo se pueden pensar restricciones serias, como los cierres, si nos metemos en una situación en la que la emergencia ya es evidente para todos.

“Ómicron es un cisne negro que cambia las expectativas. Es una variante que patea el tablero en el sentido de su gran divergencia y genera muchos interrogantes. Hay un gran nivel de expectativa sobre que los desarrollos vacunales -inclusive de dos dosis- mantengan la efectividad frente a casos severos y hospitalizaciones de Ómicron, pero no deja de ser un consenso emergente que rápidamente con algunos resultados podría caerse. Es lo que ha pasado con otras variantes de preocupación por eso es muy probable que suceda. Si hay algo que aprendimos este mes desde el descubrimiento de Ómicron es que una nueva variante puede hacer que todas las proyecciones de la pandemia se vayan al tacho y que tengamos que reescribir la epidemiología de esta pandemia”, concluyó.

Los científicos tienen su propia forma de decidir que una pandemia ha terminado. Pero un marcador socio-científico útil es cuando las personas se han acostumbrado a vivir con la presencia continua de un patógeno en particular (REUTERS)
Los científicos tienen su propia forma de decidir que una pandemia ha terminado. Pero un marcador socio-científico útil es cuando las personas se han acostumbrado a vivir con la presencia continua de un patógeno en particular (REUTERS)

Los científicos tienen su propia forma de decidir que una pandemia ha terminado. Pero un marcador socio-científico útil es cuando las personas se han acostumbrado a vivir con la presencia continua de un patógeno en particular. Según esa definición, el aumento masivo de infecciones por Ómicron que actualmente atraviesa decenas de países desarrollados sin provocar una respuesta más que a medias marca el final de la pandemia.

¿La “nueva normalidad” significará que la enfermedad presenta un riesgo menor? ¿O la gente ignorará el COVID-19 incluso cuando sigue matando a cientos de miles de personas cada año? Hay alguna razón real para anticipar el escenario anterior, más esperanzador.

Los virus son más peligrosos cuando se introducen en una población que nunca antes ha tenido contacto con ellos. Cuanto más “inmunológicamente ingenuas” sean las personas, más probabilidades tendrán de sufrir malos resultados. Esto sugiere que los próximos meses podrían brindarnos una protección significativa contra futuras cepas del virus: una vez que una gran parte de la población esté expuesta Ómicron, la humanidad será mucho menos ingenua desde el punto de vista inmunológico, lo que podría ayudarnos a manejar mejor las cepas futuras del coronavirus sin un aumento significativo de la mortalidad.

Sin embargo, esta no es una conclusión inevitable. Ómicron podría proporcionar a aquellos a quienes infecta una inmunidad muy breve o muy débil contra otras cepas. Si no tenemos suerte, alguna cepa futura podría resultar (al menos) tan infecciosa como Ómicron y (al menos) tan mortal como Delta.

“Claramente, la gravedad de las tensiones futuras tiene una enorme importancia moral. E igualmente claramente, lo que debemos hacer en respuesta a futuras oleadas del virus depende, al menos en parte, de la naturaleza de la amenaza que enfrentaremos. Y, sin embargo, mi conjetura sobre lo que haremos ya no enciende estos asuntos. Estados Unidos ahora parece estar preparado para responder a las futuras olas con un suspiro colectivo y un encogimiento de hombros”, advirtió Mounk.

El 2020 será recordado como uno de los períodos más extraordinarios de la historia, una época en la que las personas se retiraron por completo de la vida social para frenar la propagación de un patógeno peligroso (REUTERS)
El 2020 será recordado como uno de los períodos más extraordinarios de la historia, una época en la que las personas se retiraron por completo de la vida social para frenar la propagación de un patógeno peligroso (REUTERS)

Cuando era niño, en Alemania, a Mounk le fascinaban las noticias sobre la vida en lugares muy peligrosos. Los residentes de Bagdad o Tel Aviv parecían ponerse en peligro simplemente por ir de compras o reunirse con amigos para tomar una taza de café. ¿Cómo, se preguntaba con una mezcla de horror y admiración, alguien podría estar dispuesto a aceptar un riesgo tan existencial por un placer tan trivial?

Pero la verdad del asunto es que prácticamente todos los seres humanos, durante prácticamente toda la historia registrada, se han enfrentado a riesgos diarios de enfermedad o muerte violenta que son mucho mayores que los que enfrentan actualmente los residentes de los países desarrollados. Y a pesar de los auténticos horrores de los últimos 24 meses, eso es cierto incluso ahora.

“¿Es temerario nuestro impulso por vivir la vida y socializar frente a tales peligros? ¿O es inspirador? No sé. Pero bueno o malo, es poco probable que cambie. La determinación de seguir adelante con nuestras vidas es profunda y quizás inmutablemente humana”, finalizó el experto.

En ese sentido, el 2020 será recordado como uno de los períodos más extraordinarios de la historia, una época en la que las personas se retiraron por completo de la vida social para frenar la propagación de un patógeno peligroso. Pero lo que fue posible durante unos meses ha resultado insostenible durante años, y mucho menos décadas. Independientemente del daño que pueda causar Ómicron en el futuro inmediato, lo más probable es que pronto llevemos vidas que se parecen mucho más a las de 2019 que a las de 2020.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR