Por qué la Tierra está dentro de una burbuja gigante en el espacio

Investigadores del Centro de Astrofísica de Estados Unidos crearon un mapa 3D con esta inmensa estructura de 500 años luz que envuelve al planeta y a las estrellas cercanas

Una gran burbuja espacial engloba la Tierra, planetas y varias galaxias (NASA)
Una gran burbuja espacial engloba la Tierra, planetas y varias galaxias (NASA)

La Tierra forma parte de un Sistema Solar junto otros 8 planetas (nueve, para los que aún cuentan al desfavorecido Plutón, que perdió su categoría en en 2006, cuando la Unión Astronómica Internacional lo re clasificó como planeta enano).

Nuestro Sistema Solar forma parte de la galaxia llamada Vía Láctea, que a su vez está dentro de una nube mayor, una especie de burbuja, que agrupa otras vecinas.

Ahora, investigadores del Centro de Astrofísica y el Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial de Estados Unidos han creado un mapa en 3D que reconstruye la historia evolutiva de la “burbuja local, una cavidad de gas frío y polvo de 1000 años luz de ancho que es responsable para la formación de todas las estrellas jóvenes cercanas, incluido nuestro sol.

Una fotografía de la Pequeña Nube de Magallanes, una galaxia enana cercana que se está fusionando con la Vía Láctea. (JOSE MTANOUS)
Una fotografía de la Pequeña Nube de Magallanes, una galaxia enana cercana que se está fusionando con la Vía Láctea. (JOSE MTANOUS)

El estudio revela que la Tierra y todas las estrellas y regiones de formación de estrellas dentro de los 500 años luz del planeta residen en la superficie de esta burbuja, lo cual es una buena idea. Aprender más sobre cómo la Tierra llegó a estar dentro de la ‘Burbuja Local’ podría ser otro paso definitivo para comprender mejor nuestra galaxia”, explicó Catherine Zucker, astrónoma del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial y autora del estudio.

Y agregó: “Esencialmente, tenemos un asiento de primera fila para la formación de estrellas que está sucediendo en la superficie a nuestro alrededor”, dice Zucker. Pero aunque los astrónomos conocen la burbuja local desde hace décadas, este descubrimiento no tardó años en realizarse. De hecho, fue un accidente.

Según la experta, el proyecto comenzó porque querían hacer un mapa de todos los puntos de referencia principales, básicamente, en nuestro vecindario galáctico. Pero lo que comenzó como una típica incursión en el estudio de los brazos espirales de la Vía Láctea, se convirtió en una fantástica revelación después de que el equipo notara que las estrellas parecían estar unificándose cerca de la superficie de la burbuja.

Los expertos utilizaron un programa de software llamado Glue y datos del observatorio espacial Gaia para crear un mapa de dónde se encuentran exactamente estas estrellas, el equipo de Zucker pudo determinar que el origen de la burbuja proviene de una serie de explosiones de supernovas que datan de hace unos 14 millones de años. Estas burbujas cósmicas se crearon cuando el gas interestelar fue empujado hacia afuera por las explosiones, formando capas en expansión que se fragmentaron y colapsaron en nubes moleculares cercanas.

“Piense en la Vía Láctea como si tuviera la forma de un panqueque muy delgado. A medida que las supernovas explotan en el centro del disco, las burbujas que crea la reacción hacen agujeros en la superficie del “panqueque” e influyen en su estructura. Múltiples burbujas pueden tocarse e incluso chocar entre sí”, indicó Zucker.

Tal reacción es la razón por la cual los resultados del equipo también afirman que la estructura de la burbuja local no tiene realmente forma de burbuja, sino que se parece a una “chimenea galáctica”.

Esta imagen repleta de estrellas y galaxias fue capturada por la cámara de campo amplio 3 (WFC3) del telescopio Hubble de la NASA/ESA, utilizando datos que se recopilaron con fines científicos. (ESA)
Esta imagen repleta de estrellas y galaxias fue capturada por la cámara de campo amplio 3 (WFC3) del telescopio Hubble de la NASA/ESA, utilizando datos que se recopilaron con fines científicos. (ESA)

Tuvimos que usar datos de muchas fuentes diferentes, pero el componente más crítico fue Gaia”, apuntó Zucker. Lanzado en 2013 por la Agencia Espacial Europea, el observatorio Gaia examina alrededor de 1000 millones de estrellas , o menos del 1 por ciento de las estrellas de la Vía Láctea, en su misión de crear el mapa más grande y preciso de la galaxia. Al reconstruir la historia de estas regiones de formación de estrellas, los astrónomos pueden ver cómo evolucionaron estas áreas con el tiempo. Ese conocimiento será fundamental para comprender el papel que tienen las estrellas moribundas en la creación de otras, y lo que eso significa para la galaxia en su conjunto.

Adam Frank, profesor de física y astronomía en la Universidad de Rochester que estudia el nacimiento y la muerte de las estrellas, dijo que la burbuja local es un “hermoso ejemplo” de la frecuencia con la que se desencadena la formación de estrellas (estrellas creadas por la explosión de una supernova). sucede en comparación con otros modos de formación. Y aunque nuestro planeta no habitó la burbuja local hasta hace unos 5 millones de años, Frank dice que la investigación de Zucker lo llevó a pensar si la vida en la Tierra se vio afectada en absoluto por la proximidad de las supernovas en explosión.

“Una de las cosas interesantes sobre las supernovas y las hipernovas”, dice Frank, “es que es posible que puedan esterilizar sus entornos locales. Es posible que si estás lo suficientemente cerca, puedas perder cualquier vida que tengas, o al menos ser afectado por ella”. Afortunadamente, sabemos que la sopa primordial temprana de la Tierra sí sobrevivió, pero para algunas estrellas de nuestra galaxia, la muerte no es un final, es un renacimiento.

“El ciclo de vida de las estrellas es esencial para comprender algunas de las cosas que más nos importan”, concluyó y cree que es solo a través del reciclaje de los elementos pesados que se liberan que la Tierra sustenta la vida.

SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR