La inmunidad contra el SARS-CoV-2 podría durar ocho meses o más

Según un nuevo estudio de la revista científica Science, la disminución de los anticuerpos no significa un desastre para la inmunidad duradera

Los pacientes recuperados tendrían anticuerpos contra el COVID-19 al menos 8 meses según un estudio
Los pacientes recuperados tendrían anticuerpos contra el COVID-19 al menos 8 meses según un estudio

Los hallazgos, basados en análisis de muestras de sangre de pacientes con COVID-19, sugieren que las respuestas al nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, de todos los actores principales del sistema inmunológico adaptativo, que aprende a combatir patógenos específicos, pueden durar al menos ocho meses después de la aparición de los síntomas de la infección inicial.

Nuestros datos sugieren que la respuesta inmune está ahí, y permanece”, dijo el profesor de Alessandro Sette, doctor en biología, quien codirigió el estudio junto a Shane Crotty, y la asistente de investigación Daniela Weiskopf, Ph.D.

Medimos anticuerpos, células B de memoria, células T auxiliares y células T asesinas, todo al mismo tiempo -explicó Crotty-. Hasta donde sabemos, este es el estudio más grande realizado hasta el momento para cualquier infección aguda, que ha medido los cuatro componentes de la memoria inmunológica”.

Los resultados del estudio, publicados en la edición en línea de Science podrían significar que los sobrevivientes de COVID-19 tienen inmunidad protectora contra enfermedades graves causadas por el virus SARS-CoV-2 durante meses, quizás años después de la infección.

Los científicos estudiaron los anticuerpos, células B de memoria, células T auxiliares y células T asesinas, todo al mismo tiempo
Los científicos estudiaron los anticuerpos, células B de memoria, células T auxiliares y células T asesinas, todo al mismo tiempo

El nuevo estudio ayuda a aclarar algunos datos sobre COVID-19 de otros laboratorios que mostraron una caída dramática de los anticuerpos que combaten la enfermedad en los meses posteriores a la infección. Algunos temían que esta disminución de los anticuerpos significara que el organismo no estuviera equipado para protegerse de una posible reinfección.

Sette explica que una disminución de los anticuerpos es una reacción esperable. “Por supuesto, la respuesta inmune disminuye con el tiempo hasta cierto punto, pero eso es normal. Eso es lo que sucede con las respuestas inmunes. Tienen una primera fase de aumento, y después de esa expansión fantástica, finalmente se contrae un poco y llega a un estado estable”, explica.

Los investigadores encontraron que los anticuerpos específicos del virus persisten en el torrente sanguíneo meses después de la infección. El cuerpo también tiene células inmunes llamadas células B de memoria, que se encuentran listas para enfrentar una reinfección. Si una persona vuelve a encontrarse con el SARS-CoV-2, estas células B de memoria podrían reactivarse y producir anticuerpos contra el virus para combatir su nueva aparición.

El SARS-CoV-2 usa su proteína de pico para iniciar la infección de células humanas, por lo que los investigadores buscaron células B de memoria específicas para el pico del SARS-CoV-2. Descubrieron que las células B de memoria específicas de los picos en realidad aumentaban en la sangre seis meses después de la infección.

Los investigadores encontraron que los anticuerpos específicos del virus persisten en el torrente sanguíneo meses después de la infección (EFE/Raphael Alves/Archivo)
Los investigadores encontraron que los anticuerpos específicos del virus persisten en el torrente sanguíneo meses después de la infección (EFE/Raphael Alves/Archivo)

Los sobrevivientes de COVID-19 también tenían un ejército de células T listas para combatir la reinfección. Las células T auxiliares CD4 + de memoria permanecieron preparadas para desencadenar una respuesta inmune si volvían a ver el SARS-CoV-2. También quedaron muchas células T “asesinas” CB8 + de memoria, listas para destruir las infectadas y detener una nueva invasión del virus.

Las diferentes partes del sistema inmunológico adaptativo trabajan juntas, por lo que ver anticuerpos que combaten COVID, células B de memoria, células T CD4 + de memoria y células T CD8 + de memoria en la sangre más de ocho meses después de la infección es una buena señal.

Esto implica que hay una apropiada probabilidad de que las personas tengan inmunidad protectora, al menos contra enfermedades graves, durante ese período, y probablemente mucho más allá”, sugiere Crotty.

El equipo advierte que la inmunidad protectora varía drásticamente de una persona a otra. De hecho, los investigadores vieron un rango de 100 veces en la magnitud de la memoria inmunológica. Los individuos con una memoria inmunológica débil pueden ser vulnerables a un caso recurrente de COVID-19 en el futuro, o pueden ser más propensas a infectar a otras personas. “Hay algunos sujetos que están muy por debajo de la cantidad de memoria inmunológica, y tal vez sean mucho más susceptibles a la reinfección”, supone Crotty.

“Parece que las personas que han sido infectadas van a tener algún grado de inmunidad protectora contra la reinfección -agrega Weiskopf-. Cuánta protección posee es un dato que queda por establecer”.

Las diferentes partes del sistema inmunológico adaptativo trabajan juntas (EFE/André Coelho/Archivo)
Las diferentes partes del sistema inmunológico adaptativo trabajan juntas (EFE/André Coelho/Archivo)

El hecho de que la memoria inmunitaria contra el SARS-CoV-2 sea posible también es una buena señal para los desarrolladores de vacunas. Weiskopf enfatiza que el estudio rastreó las respuestas a la infección natural por SARS-CoV-2, no la memoria inmune después de la vacunación.

“Es posible que la memoria inmunológica sea igualmente duradera después de la vacunación, pero tendremos que esperar hasta que lleguen los datos concretos para poder asegurarlo -explica Weiskopf-. Hace varios meses, nuestros estudios demostraron que la infección natural inducía una fuerte respuesta, y este estudio ahora revela que las respuestas duran. Los estudios de vacunas se encuentran en las etapas iniciales y hasta ahora se han asociado con una fuerte protección. Tenemos la esperanza de que también surgirá un patrón similar de respuestas que perdurarán en el tiempo para las respuestas inducidas por la vacuna “.

Los investigadores del presente documento informaron que continuarán analizando muestras de pacientes con COVID-19 en los próximos meses y esperan rastrear sus respuestas de 12 a 18 meses después del inicio de los síntomas. También estamos haciendo análisis muy detallados con una granularidad mucho mayor sobre las partes del virus que se reconocen -completó Sette-. Y planeamos evaluar la respuesta inmune no solo después de la infección natural sino también después de la vacunación”.

El equipo también está trabajando para comprender cómo la memoria inmunológica difiere entre personas de diferentes edades y cómo eso puede influir en la gravedad del caso de COVID-19.

SEGUIR LEYENDO: