El estudio europeo Discovery dejó de estudiar al fármaco remdesivir por falta de eficacia

La investigación que evalúa posibles tratamientos para los enfermos de coronavirus ha decidido abandonar sus ensayos con el antiviral

Varios frascos de Remdesivir, fármaco que se utiliza en tratamientos contra la COVID-19 (EFE/EPA/SASCHA STEINBACH/Archivo)
Varios frascos de Remdesivir, fármaco que se utiliza en tratamientos contra la COVID-19 (EFE/EPA/SASCHA STEINBACH/Archivo)

El estudio europeo Discovery que evalúa posibles tratamientos para los enfermos de coronavirus ha decidido abandonar sus ensayos con el antiviral remdesivir, debido a la falta de eficacia que ha demostrado en las pruebas llevadas a cabo.

El Instituto Nacional de Investigación en Salud y Medicina de Francia (Inserm), que participa en este estudio, indicó este miércoles en un comunicado que los comités de vigilancia han recomendado suspender la búsqueda de pacientes para poner a prueba ese fármaco.

La razón es que, al cabo de quince días de experimentación con un grupo de 776 pacientes, no hay pruebas de su eficacia y la probabilidad de un resultado diferente si se incluyen otros participantes es “muy baja”.

Un técnico laboratorista trabaja en el fármaco "Remdesivir" para tratar la enfermedad COVID-19, en las instalaciones de Eva Pharma, en El Cairo, Egipto (REUTERS/Amr Abdallah Dalsh)
Un técnico laboratorista trabaja en el fármaco "Remdesivir" para tratar la enfermedad COVID-19, en las instalaciones de Eva Pharma, en El Cairo, Egipto (REUTERS/Amr Abdallah Dalsh)

Los trabajos realizados hasta ahora van a consolidarse y publicarse de forma detallada en una revista científica.

En cualquier caso, Discovery va a continuar trabajando en ochenta centros de catorce países europeos para poner a prueba una combinación de dos anticuerpos monoclonales.

El pasado mes de junio, también se abandonaron las pruebas sobre la hidroxicloroquina ante el coronavirus.

La OMS desaconseja el uso de remdesivir para pacientes con COVID-19. EFE/EPA/SASCHA STEINBACH/Archivo
La OMS desaconseja el uso de remdesivir para pacientes con COVID-19. EFE/EPA/SASCHA STEINBACH/Archivo

El remdesivir es un profármaco, es decir una sustancia inocua que se transforma en fármaco dentro del organismo cuando es metabolizada, antiviral. Pertenece a la familia de los análogos de los nucleótidos y actúa inhibiendo una enzima del virus indispensable para su multiplicación.

Comenzó como un tratamiento para el ébola y el virus de Marburgo, pero también demostró utilidad contra el virus respiratorio sincitial, el de Junín, el de la fiebre de Lassa y algunos coronavirus como los causantes del síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS) y del síndrome respiratorio agudo grave (SARS). Actualmente se estudia su uso contra los virus de Nipah, Hendra y el COVID-19. En pocas palabras, su mecanismo consiste en interferir la replicación del microorganismo invasor.

Un informe publicado el 8 de octubre en la revista New England Journal of Medicine confirmó los beneficios del remdesivir para tratar a las personas hospitalizadas por COVID-19. En él, los investigadores dirigidos por un equipo del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) proporcionaron los datos finales de un estudio que publicaron por primera vez en mayo.

El remdesivir es un profármaco, es decir una sustancia inocua que se transforma en fármaco dentro del organismo cuando es metabolizada, antiviral (Amr Abdallah Dalsh/REUTERS)
El remdesivir es un profármaco, es decir una sustancia inocua que se transforma en fármaco dentro del organismo cuando es metabolizada, antiviral (Amr Abdallah Dalsh/REUTERS)

La investigación, que incluyó a 1.062 personas que fueron asignadas al azar para recibir remdesivir intravenoso o un placebo durante un máximo de 10 días mientras estaban en el hospital, le ofreció a los investigadores datos más detallados sobre cómo el fármaco afectó las métricas, incluido el tiempo que las personas debían recibir oxígeno suplementario o utilizar respiradores.

Todos los participantes mostraron evidencia de infección respiratoria, principalmente neumonía, y se consideró que el 85% tenía una enfermedad grave, lo que significaba que tenían al menos uno de tres síntomas: sus niveles de oxígeno en sangre estaban por debajo del 94%; requerían oxígeno suplementario; o necesitaban un ventilador para respirar.

Entre todos los participantes, tanto con COVID-19 grave como con síntomas más leves, los que recibieron este fármaco pudieron ser dados de alta del hospital en promedio cinco días antes que los que recibieron placebo.

“Estos datos refuerzan el valor del remdesivir en pacientes hospitalizados”, dijo el médico John Beigel, director asociado de investigación clínica en la división de microbiología y enfermedades infecciosas del NIAID, citado por el Times.

Con información de EFE

SEGUÍ LEYENDO: