Piden condena por homicidio para un carabinero chileno que mató a un niño de 6 años que quedó en el medio de un tiroteo con delincuentes

La familia de la víctima estaba siendo asaltada y la intervención policial terminó en tragedia

El hecho ocurrió el pasado 28 de febrero, cuando carabineros de civil intentaron repeler una encerrona, en la comuna de Maipú ubicada en la región Metropolitana de la capital chilena. En el momento del asalto se registró un intercambio de disparos con los asaltantes cuando un vehículo se atravesó en la línea de fuego. Uno de los tiros, presuntamente percutado por un uniformado, dio en un vehículo donde viajaba la familia e hirió de muerte al niño.

Hasta ahora, el uniformado será imputado porel cuasidelito de homicidio, por lo que podría pasar de 61 días a tres años en prisión si es considerado autor. La familia busca una sentencia mayor por lo decidió querellarse por homicidio calificado. De acuerdo con el sistema penal chileno, un homicidio calificado puede ser sancionado con pena de 10 años y un día a 20 años de cárcel.

El uniformado actualmente mantiene las medidas cautelares de arraigo nacional y firma mensual. Eso sí, el persecutor Sergio Moya, de la Fiscalía Metropolitana Occidente, aclaró que “si es necesario reformalizar, lo haremos”.

Para conocer detalles de cómo ocurrieron los hechos, en las últimas horas se realizó una reconstitución de escena en la intersección en la que se produjo el deceso del menor y que tomó cerca de tres horas, en la que participaron personal de Carabineros, Policía de Investigaciones (PDI) y el Ministerio Público, además de testigos e imputado. Se trata del cruce de Segunda Transversal con Américo Vespucio.

“Se participó en conjunto con el Laboratorio de Criminalística a fin de realizar algunos peritajes en el lugar y establecer de forma científica y fehacientemente de cómo habrían ocurrido los hechos”, explicó el comisario de la PDI Cristián Tur.

“La conducta desplegada constituye un cuasidelito de homicidio, si bien está en cumplimiento de funciones, hay todo un escenario que debió evaluar, que era la cantidad de público, en definitiva una situación de hecho y derecho bastante compleja que va a tener que condenar un tribunal. Nosotros vamos a esperar el resultado de los informes”, agregó el policía.

Por su parte la madre de Itan, Scarlett Ahumada, sostuvo que “han sido días de pensar si uno va a estar bien, si vas a estar completa para poder hacer todo esto, para poder revivir el día en que se te cayó el mundo encima (…) Sin querer él disparó, pero mató a mi hijo y necesita ser culpado y castigado de alguna manera”.

Los hechos

El 28 de febrero ocurrió una encerrona en la comuna de Maipú, donde cinco delincuentes fueron perseguidos por Carabineros de civil. Fue en esa instancia cuando uno de los uniformados disparó en contra de los vehículos que escapaban. Uno de los balazos impactó contra el auto en que viajaba la familia de Itan, quitándole la vida al menor.

El fiscal Moya estimó que “la conducta desplegada constituye un cuasidelito de homicidio, porque si bien el carabinero estaba en cumplimiento de funciones, hay todo un escenario que tenía que evaluar: la cantidad de público, hay locales cerca y varios vehículos estacionados”, agregando que “es posible una reformalización considerando los antecedentes aportados el día de hoy. Por primera vez se reúnen todos los intervinientes dando una versión detallada de los hechos”.

El fiscal añadió que en los hechos “cinco sujetos armados atacaron a una mujer que conducía un Nissan. Lamentablemente en esa acción, luego de ser atacados por carabineros con armas de calibre 40, cuando ellos intentan repeler a los sujetos, uno de los disparos de un sub oficial de Carabineros impacta la puerta trasera izquierda y dio en el cuerpo del pequeño Itan”. Agregó que “los asaltantes realizaron al menos ocho disparos y luego huyen del lugar y son seguidos por Carabineros, quienes repelen este ataque. Tras los dos vehículos en los que huían los imputados, viene el vehículo en el que se trasladaba el pequeño itan y recibe el impacto en la puerta trasera izquierda, donde el pequeño se agacha al sentir el chirrido de los neumáticos, y se le aloja un proyectil balístico que le ingresa por el hombro y lamentablemente se aloja en su corazón y le priva de la vida”.

Por su parte la madre de Itan, Scarleth Ahumanda, Explicó que “iba en mi vehículo y vi pasar otros dos vehículos oscuros por mi costado izquierdo. Luego pasó otro blanco que venía con una persona que se le veía el brazo con el arma que era el carabinero. Yo nunca vi a los delincuentes y nunca supe lo que estaba pasando en ese momento, yo lo único que vi fue el antebrazo en el lugar del copiloto que iba con el arma disparando. Después a los días supimos por los peritos que había sido el arma de Carabineros”, añadiendo que “yo iba pasando y el carabinero se puso a disparar y uno de esos disparos le dio a mi hijo, eso está más que claro, es netamente un mal proceder. Desde que supe que fue Carabineros siempre he dicho que el asesino de mi hijo tomó una muy mala decisión ese día”.

Scarleth añadió que durante la reconstitución de escena “me hicieron preguntas muy puntuales”, por lo que espera que la acción ayude a aclarar y establecer fehacientemente cómo ocurrieron los hechos. El fiscal concluyó que esta información la obtendrán “cuando estos peritajes e informes policiales sean revisados”.

SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR