Intentaron asesinar al ex líder de la barra brava de Nacional de Uruguay

Fueron hasta su casa, le pidieron que salga y lo atacaron a balazos

Ramón Jesús, ex jefe de la barra brava de Nacional de Uruguay.
(Decano.com - Juan Pablo Flores)
Ramón Jesús, ex jefe de la barra brava de Nacional de Uruguay. (Decano.com - Juan Pablo Flores)

Estaba durmiendo y eran las dos de la mañana. Le dijeron que saliera y lo llamaron por su nombre y él preguntó quién era. Entonces, forcejearon la puerta y él se paró del otro lado para que no pudieran pasar. Tiraron un tiro a la cerradura para abrir y un hombre metió la mano con una pistola por un vidrio que estaba cerca de la puerta. Él empujó el arma hacia abajo y se quemó. Los tiros llegaron igual, uno fue en el talón y los otros dos en la pantorrilla. Enseguida, escaparon.

Intentaron asesinar a Ramón Jesús, el ex jefe de la barra brava de Nacional, uno de los dos clubes de fútbol más importantes de Uruguay, junto a Peñarol.

“Me iban a tirar a matar”, contó Jesús en el programa radial Las Voces del Fútbol este martes.

Los vecinos de su barrio le comentaron que habían visto pasar a dos hombres caminando y que un rato después pasaron corriendo. Él cree que fueron esas dos personas.

Nacional y Peñarol son los dos equiopos más grandes del fútbol uruguayo
Nacional y Peñarol son los dos equiopos más grandes del fútbol uruguayo

Se frenó la salida de sangre apretándose con una remera hasta que llegara la policía, que fue llamada por sus vecinos cuando escucharon los disparos. “Me podría haber muerto, 40 minutos demoró la Policía”, dijo.

Lo llevaron hasta el hospital y aún no le pudieron remover la bala del talón. El médico, hincha de Peñarol, le esbozó la teoría de que podrían haber sido dos personas que lo quisieran matar por su pasado en Nacional, pero lo cierto es que el ex jefe ya no mantiene ese rol hace un tiempo.

Después de él pasaron dos jefes de barra brava más y hoy se dedica a hacer música y cantar arriba de los ómnibus. Por eso es que no entiende por qué lo fueron a atacar. Hoy ve fútbol como cualquier otro hincha.

Actualmente, y gracias a la pandemia, Nacional no tiene un jefe de hinchada establecido como es habitual. “Me rompe la cabeza porque si me decís que me mandé una cagada, o que le debo plata a alguien, o que me metí con la mujer de alguien, cosa que no hice jamás en la vida, pero nada que ver”, acotó.

El periodista Julio Ríos recalcó que lo extraño es que vayan a atacarlo de la nada y Jesús respondió que por eso mismo se encuentra desconcertado, porque no entiende. “No dejé jamás que se abriera la puerta porque si no, soy boleta”, aclaró.

Con 61 años, el ex barra brava se fue a lo de un amigo porque prácticamente no puede caminar ni trabajar en los ómnibus. Con la mano quemada no puede tocar el cajón peruano en el transporte público, a lo que se dedicaba en el último tiempo.

Tras casi 15 años al frente de la barra de Nacional, comentó que “se han perdido los códigos, han pasado cosas que cuando yo estaba no pasaban. Es todo mentira eso de que bajaron los delitos, lo digo yo que ando en la calle y se cagan a tiros todo el día”.

“Yo nunca comercié droga y con el estacionamiento de Nacional yo no vi esa jugada mientras estuve. Es más, algunos periodistas me decían si podían estacionar y si les iban a cobrar algo y yo les decía que nadie les iba a cobrar nada, los que están cuidando coches es gente común y corriente, en Nacional yo no permitía eso”, aseguró Jesús frente a la pregunta sobre los negocios de las barras bravas de fútbol.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR