Brasil suspendió la vacunación de adolescentes contra el COVID-19 por el desorden en la inmunización

Lo decidió el Ministerio de Salud debido a que muchas regiones del país se adelantaron algunas semanas en la aplicación a esa franja etaria, lo que ha dificultado la administración de las vacunas disponibles

Estudiantes esperan recibir una dosis de la vacuna durante un evento de vacunación para adolescentes en la escuela pública Barao do Rio Branco en Betim, estado de Minas Gerais (Foto: REUTERS)
Estudiantes esperan recibir una dosis de la vacuna durante un evento de vacunación para adolescentes en la escuela pública Barao do Rio Branco en Betim, estado de Minas Gerais (Foto: REUTERS)

El Ministerio de Salud de Brasil decidió este jueves que se interrumpa la vacunación de adolescentes contra el COVID-19, debido al “desorden” que existe en algunos estados del país, que adelantaron la inmunización de los jóvenes.

La vacunación en las edades entre 12 y 17 años debía comenzar este jueves”, según el programa nacional de inmunización, pero muchas regiones del país se adelantaron en algunas semanas, lo que ha dificultado la administración de las vacunas disponibles, dijo en rueda de prensa el ministro de Salud, Marcelo Queiroga.

¿Cómo podemos coordinar una campaña nacional de esa manera?”, planteó Queiroga, quien criticó que en algunos estados del país se hayan aplicado diversas vacunas a los adolescentes, cuando según el Ministerio de Salud la única autorizada para jóvenes es la elaborada por Pfizer.

Sabemos que se están aplicando a los adolescentes otro tipo de vacunas, como la AstraZeneca, la Janssen y la Coronavac”, que no han sido aprobadas aún por la reguladora Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para menores de 18 años, indicó.

Según los cálculos del Ministerio de Salud, durante las últimas semanas ya se ha vacunado en diversos estados del país a un total de 3,5 millones de adolescentes y existen sospechas de algunos casos en que ha habido “reacciones adversas” y que incluso se investiga una muerte.

Queiroga señaló que la suspensión de la vacunación de los adolescentes no se aplica solamente para aquellos casos de jóvenes que sufran “deficiencias permanentes, comorbilidades o estén privados de libertad”.

El ministro de Salud Marcelo Queiroga (Foto: REUTERS)
El ministro de Salud Marcelo Queiroga (Foto: REUTERS)

El ministro enfatizó que el país debe avanzar en la vacunación de una forma unificada y que, para que el Ministerio de Salud pueda administrar adecuadamente la distribución de antígenos a los estados, “no puede ser” que algunas regiones ignoren el plan nacional de inmunización.

La decisión generó diversas reacciones en las regiones que ya han comenzado a aplicar las vacunas a los adolescentes, aunque la gran mayoría de los estados ha dicho que la acatará.

El estado de San Pablo, el más poblado del país, con unos 44 millones de habitantes y que ya ha vacunado a unos 2,4 millones de adolescentes, se manifestó en contra y aseguró que continuará con el proceso, pese a las determinaciones del Ministerio de Salud.

En una nota oficial, las autoridades de San Pablo consideraron que la decisión del ministerio “menosprecia el impacto del COVID-19 en los adolescentes”, que “responden por el 6,5% de los casos”.

Brasil, con cerca de 588.000 muertos y poco más de 21 millones de contagiados, es el segundo país en el mundo en número de víctimas y el tercero en casos, luego de Estados Unidos y la India.

El país tiene unos 213 millones de habitantes, de los cuales, según datos oficiales, unos 137 millones de brasileños han recibido la primera dosis y otros 73 millones tienen la pauta completa.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR