Ecuador: ambientalistas piden que no se pesquen tiburones por un año

La medida debe aprobarse por el Legislativo y podría beneficiar a la población de esta especie

Tiburones martillo en la isla de Darwin, en el norte de las Galápagos (Foto: EFE)
Tiburones martillo en la isla de Darwin, en el norte de las Galápagos (Foto: EFE)

Un grupo de organizaciones de protección ambiental en Ecuador pidió a la Asamblea Nacional que aceptara una prohibición de un año a la captura incidental de tiburones, rayas y cualquier especie marítima protegida o en peligro de extinción. Esto se votará en el segundo debate de la revisión al Código Orgánico Ambiental, convocado para este 2 de septiembre. Sin embargo, los parlamentarios intentarán modificar el sentido de la suspensión a la pesca, con el argumento de que esta reforma puede afectar el trabajo de los pescadores artesanales. Las aletas provienen principalmente de dos especies protegidas, el tiburón zorro y el tiburón seda que están en la Lista Roja de la UICN, que se encontraron en un cargamento procedente de Ecuador de 26 toneladas en China.

La demanda de aleta de tiburón en el mercado asiático se ha disparado y la costosa sopa cocida con este ingrediente puede llegar a costar hasta USD 300, lo que lleva a un fuerte aumento en la exportación de estos productos animales. Solo en el primer trimestre de 2021, Ecuador exportó legalmente 86 toneladas de aletas de tiburón por un valor de USD 2,2 millones.

Según los datos del Servicio Nacional de Aduanas de Ecuador, el valor de las exportaciones de aletas de tiburón declaradas por Ecuador en 2020 es de USD 1,2 millones y de 30 toneladas. La descripción del producto de exportación corresponde a aleta de tiburón azul, aleta de tiburón cola amarilla y aleta anal pélvica de tiburón azul. Todas estas exportaciones se envían a Perú y salen vía Huaquillas. Los datos de exportación de aletas para 2021 muestran que a marzo se han enviado 86 toneladas, valoradas en USD 2,2 millones, es decir que en tres meses, el volumen de transacciones se ha triplicado con respecto al año pasado. Esto resulta en una obviedad después de la reapertura de las fronteras luego de superar los picos más altos de la pandemia.

América del Sur se ha convertido en uno de los principales proveedores de aletas de tiburón en el mercado asiático. Aunque la pesca de este animal está prohibida en Ecuador, las investigaciones muestran que aparece entre los líderes de exportación a nivel mundial. Según datos de Abrams World Trade Wiki de los últimos ocho años, España, Perú y Ecuador representaron el 19%, 15% y 5% del mercado de aletas de tiburón, respectivamente. Según este mismo estudio, hoy Ecuador podría estar en el noveno lugar.

Una encuesta realizada por el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales mostró que entre 2010 y 2017, aproximadamente 859 toneladas métricas de aleta de tiburón de Ecuador y otros nueve países latinoamericanos pasaron por los puertos de Estados Unidos. Esta cifra equivale a la muerte de 1,29 millones de tiburones en estos siete años.

En abril de 2020, en Hong Kong dos contenedores provenientes de Ecuador fueron noticia. Al abrirlos, las autoridades encontraron 26 toneladas de aletas de tiburón (Fotografía tomada del South China Morning Post)
En abril de 2020, en Hong Kong dos contenedores provenientes de Ecuador fueron noticia. Al abrirlos, las autoridades encontraron 26 toneladas de aletas de tiburón (Fotografía tomada del South China Morning Post)

En 2004, el gobierno ecuatoriano emitió un decreto que prohibió la captura y comercialización de tiburones. Tres años después, en 2007, el entonces presidente Rafael Correa emitió otro decreto que permitió la captura y comercialización de estas especies en caso de que fuera incidental. Esta disposición provocó la depredación descontrolada que se experimenta en la actualidad y que se “blanquea” como pesca incidental.

En mayo de 2020, los funcionarios de aduanas de Hong Kong en China descubrieron dos contenedores llenos de aletas de tiburón enviados de Ecuador. Según un artículo publicado en el South China Morning Post, la incautación fue la “mayor incautación de aletas” de su historia. En Hong Kong es legal la compra de aletas de tiburón, pero se necesitan permisos especiales para su adquisición y distribución. El hallazgo, sumado a las flexibilidades aduaneras, confirmarían las sospechas de las organizaciones ambientalistas: existe un subregistro de la captura de tiburones y de comercialización de sus aletas que pone en peligro a especies consideradas en peligro de extinción por la depredación descontrolada pasada como incidental.

Los tiburones se pescan sin dificultades y se trata de especies altamente vulnerables. Su madurez sexual es tardía y su reproducción es baja, por lo que una explotación como esta pondrá en peligro su supervivencia.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR