El director de HRW manifestó su preocupación por la huelga de hambre que inició José Daniel Ferrer por las detenciones masivas en Cuba

El líder opositor reportó que la policía política está usando la violencia contra niños, ancianos y mujeres para realizar un gran número de arrestos contra las personas que se acerquen al cerco que le impusieron a los miembros de la agrupación Unpacu

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch
José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch

El director ejecutivo para la región de América de la organización Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, manifestó estar preocupado con respecto a la situación del líder opositor cubano, José Daniel Ferrer, quien se declaró en huelga de hambre como protesta por las numerosas detenciones y las agresiones arbitrarias contra activistas disidentes en Santiago de Cuba.

A través de una publicación en su cuenta de la red social Twitter, Vivanco dijo: “Me preocupa la situación de @jdanielferrer , líder de @Unpacuoficial , quien inició una huelga de hambre luego de denunciar varias detenciones arbitrarias contra activistas en Santiago de Cuba”.

Más adelante en director de la ONG agregó: “Participar en asuntos públicos sin sufrir restricciones injustas es un derecho humano”.

Ferrer, líder de la agrupación activista Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), denunció que agentes del régimen castrista agredieron y detuvieron a varios manifestantes en la ciudad de Santiago, en el oriente de la isla.

Tweet de José Miguel Vivanco
Tweet de José Miguel Vivanco

“En Santiago de Cuba se suceden unas a otras las detenciones de activistas y otras personas que intentan llegar a la Sede Nacional de UNPACU”, advirtió Ferrer desde su cuenta de Twitter, donde también denunció que agentes de “la policía política” golpearon “con piedras y con puñetazos y patadas” a su hijo José Daniel Ferrer Cantillo y al ex preso político Liusban John. Y compartió varias fotografías de las reciente heridas en el cuerpo de su hijo por dicho ataque.

A través de distintas redes sociales, Ferrer explicó que en Santiago de Cuba el pasado jueves se cumplieron “4 días de cerco y detenciones” alrededor de estas instalaciones del grupo disidente Unpacu. “Más de 30 detenciones, más de 200 retenciones y violaciones del derecho a circular libremente. 4 niños detenidos y víctimas de violencia policial”, afirmó el líder opositor que recientemente también fue arrestado, aparentemente por tener la consigna “patria y vida” pintada en una pared de su casa.

“Lo que está sucediendo en materia de represión en Altamira, Santiago de Cuba, contra UNPACU y contra las personas que viven en la extrema pobreza, y que UNPACU atiende, es verdaderamente increíble. Las fuerzas represivas está usando la violencia contra niños, ancianos y mujeres”, alertó Ferrer.

Y añadió que en Santiago de Cuba el régimen de Raúl Castro y Miguel Díaz Canel también ha reducido la velocidad de Internet de tal manera que los disidentes ya no pueden transmitir en vivo ni enviar videos para denunciar estos atropellos. “Estamos bajo cerco y detenciones hace 4 días”, remarcó.

Callar a los opositores

Este cerco represivo en Santiago y la manipulación del servicio de internet surge pocos días después de que el gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) declarara que buscará ser más efectivo en el combate a la “subversión político-ideológica” en redes sociales.

El disidente cubano José Daniel Ferrer
El disidente cubano José Daniel Ferrer

Según un artículo publicado el sábado por el diario Granma, órgano del Comité Central del PCC, esa será una de las metas que el partido único en la isla busca alcanzar en su VIII Congreso que tendrá lugar del 16 al 19 de abril. “Convencido de que, de pensamiento es la guerra mayor que se nos hace, el Partido ha incluido en su sistema de trabajo el seguimiento y enfrentamiento a la subversión político-ideológica que tiene en internet y las redes sociales un escenario permanente de confrontación con el enemigo”, señaló el reporte del periódico.

La rápida propagación de internet en teléfonos móviles y zonas wifi en los últimos tres años en la isla, abrió para los cubanos un desconocido acceso a la información y una tribuna de opinión, hasta entonces reservadas a los medios estatales.

Cada vez es más frecuente que los ciudadanos críticos, artistas o periodistas independientes expresen su descontento en redes sociales o que graben con un teléfono en la calle la manera en que son vigilados afuera de sus casas por la policía cubana. En muchas ocasiones esta acción les vale ser detenidos por horas.

“El Congreso enfocará su mirada en cómo alcanzar una efectividad superior en todos los ámbitos y formas, utilizando los medios disponibles para asumir la batalla comunicacional con mayor creatividad e inteligencia”, dijo Granma. Y añadió que “seguirá cumpliendo un rol fundamental el desarrollo de una eficaz política informativa y una adecuada comunicación social”, buscando tener una mayor presencia en todas las plataformas.

SEGUIR LEYENDO: