Condenaron a 26 años de cárcel al autor de un asesinato que conmocionó a Uruguay

El episodio se remonta al mayo de 2019 y ocurrió en Ocean Park, una localidad balnearia del departamento de Maldonado

Vista de Ocean Park (WIkipedia)
Vista de Ocean Park (WIkipedia)

El autor de un asesinato que conmocionó a Uruguay en 2019 fue condenado este viernes a 26 años de cárcel, según reportaron este lunes medios locales. El asesino fue hallado culpable del delito de “homicidio muy especialmente agravado” debido a que el crimen tuvo la finalidad de robar a la víctima.

El episodio se remonta al mayo de 2019 y ocurrió en Ocean Park, una localidad balnearia del departamento de Maldonado, entre Piriapolis y Punta del Este, según consigna el diario uruguayo El País.

El 21 de mayo la víctima, un docente jubilado, recibió la visita de otro hombre, con quien tenía una relación sentimental y con quien planeaba pasar unos días en la localidad costera. Los dos hombres el día siguiente viajaron a Punta del Este y todo parecía marchar normalmente hasta que en la madrugada del 23 el asesino golpeó el jubilado, lo asfixió hasta matarlo y quemó su cuerpo.

Luego, según la sentencia judicial a la que accedió El País, el asesino le robó al jubilado una tarjeta de crédito, sus documentos, un televisor, un equipo de música y su auto. Dejó a la víctima muerta dentro de su propia casa y huyó. Durante los dos días siguientes utilizó la tarjeta del hombre para retirar 90 mil pesos uruguayos (unos 2 mil dólares) y fue a visitar “a su novia”.

Según el fallo judicial, el robo fue el motivo del asesinato. El homicida necesitaba el dinero para, “al menos el cumpleaños de 15” de su hija. El motivo, de acuerdo al fallo, está “directamente vinculado con la apropiación de bienes ajenos, especialmente dinero, el auto y equipos electrónicos”.

El culpable fue detenido el 26 de mayo, tras subirse a un autobús para viajar a la ciudad de Minas. En su celular se encontró una conversación con su novia. “No pienso, directamente… y ya está; si pienso, me revienta la cabeza”, confesó.

El mismo día, una amiga del jubilado que había denunciado su desaparición lo encontró muerto en su casa. Era un hombre “bueno, solidario y noble”, lo recordó la mujer.

SEGUIR LEYENDO: