Luis Almagro dijo que América sigue enfrentando “una de las crisis migratorias más severas del mundo, causada por la dictadura venezolana”

El secretario general de la OEA, en su discurso de apertura de la Asamblea General, habló de los desafíos que tendrán los países a partir de la pandemia de coronavirus

Luis Almagro en la Apertura de la Asamblea de la OEA


El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, habló de la crisis migratoria causada por el régimen de Nicolás Maduro en la región y de los desafíos que tendrán los países a partir de la crisis desatada por el coronavirus.

En su discurso de apertura de la Asamblea General, Almagro subrayó: “Los estados miembros de la OEA continúan enfrentando una de las crisis migratorias más severas del mundo, causada por la dictadura venezolana”.

“Los migrantes suelen ser los primeros en perder sus empleos. La mayoría no cuenta con servicios de salud y tienden a vivir en condiciones de hacinamiento, donde el distanciamiento social es difícil”, expresó.

Luego sostuvo que “el coronavirus puso en evidencia la fragilidad de los sistemas políticos y económicos en los que vivimos. Debemos unirnos para salir adelante”, pidió.

Luis Almagro, secretario general de la OEA (Europa Press)
Luis Almagro, secretario general de la OEA (Europa Press)

Nuestro hemisferio se convirtió en epicentro de la pandemia. No hay refugio seguro ante este enemigo invisible. Como ninguna otra crisis en tiempos recientes, el covid-19 nos recuerda que estamos todos conectados y que las decisiones individuales tienen consecuencias inmediatas a nivel local, nacional y global”, enfatizó.

La OEA inició este martes una Asamblea General de dos días en la que la situación de Nicaragua y Venezuela serán el tema central de una cita que fue postergada por la pandemia, que ha golpeado con fuerza a la región.

La petición de seis países de que haya un despliegue de una misión electoral en Nicaragua en las elecciones de 2021 es uno de los temas centrales de la reunión de cancilleres y embajadores.

Nicaragua tiene previsto celebrar elecciones en noviembre de 2021, unos comicios en los que probablemente Daniel Ortega, en el gobierno desde 2007, busque volver a presentarse.

Canadá, Chile, Colombia, Paraguay, Estados Unidos y Venezuela - cuyo delegado representa al Parlamento y no al gobierno de Maduro - presentaron un proyecto de resolución para que Nicaragua acepte el despliegue de una misión electoral que incluya a observadores independientes.

Venezuela y Nicaragua, en el centro de la agenda de la OEA. En la foto, Nicolás Maduro y Daniel Ortega (AFP Archivo)
Venezuela y Nicaragua, en el centro de la agenda de la OEA. En la foto, Nicolás Maduro y Daniel Ortega (AFP Archivo)

Estos serán los primeros comicios desde la ola de protestas que sacudió el país en 2018, un movimiento que comenzó con manifestaciones en contra de una reforma del seguro social y que derivó en una movilización de rechazo al gobierno y cuya represión dejó al menos 328 muertos.

Venezuela - que tiene programadas elecciones legislativas el 6 de diciembre de este año - también está en lo alto de la agenda.

Colombia segundada por Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Perú, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela presentaron un borrador de resolución titulado “La falta de condiciones democráticas mínimas para garantizar unas elecciones libres, justas y transparentes” en Venezuela.

Los países expresaron su “preocupación” de que las acciones llevadas a cabo por el régimen de Maduro -que no está reconocido por más de 50 países- socaven el proceso electoral.

El régimen de Maduro se retiró en abril de 2019 del foro regional y ahora el escaño del país lo ocupa Gustavo Tarre, que fue nombrado por la Asamblea Nacional.

La reunión de la OEA debía celebrarse en junio en Bahamas, pero fue aplazada por la pandemia.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo:

La OEA reivindica su actuación en Bolivia y Estados Unidos pide elevar el estatus de Taiwán en la organización

Estados Unidos buscará aprobar en la OEA resoluciones contra las dictaduras de Venezuela y Nicaragua