Parte del gabinete de Jair Bolsonaro se sometió al test de coronavirus luego de que el presidente diera positivo

Walter Souza Braga Netto (jefe de la Casa Civil), Rogério Marinho (ministro de Desarrollo Regional), Luiz Eduardo Ramos (de la Secretaría de Gobierno), Ernesto Araújo (ministro de Exteriores) y Fernando Azevedo (ministro de Defensa), son algunos de los altos funcionarios que se realizaron la prueba de COVID-19 tras mantener reuniones con el mandatario en los últimos días

Varios ministros y funcionarios cercanos a Bolsonaro se sometieron al test de coronavirus (Photo by Marcos CORREA / various sources / AFP)
Varios ministros y funcionarios cercanos a Bolsonaro se sometieron al test de coronavirus (Photo by Marcos CORREA / various sources / AFP)

Parte del gabinete de Jair Bolsonaro se sometió al test de coronavirus luego de que el presidente de Brasil confirmara este martes que contrajo el virus. Según informa la cadena G1, los funcionarios que mantuvieron reuniones con el jefe de Estado brasileño en los últimos días se realizaron las pruebas de COVID-19.

El Consejo de ministros indicó que Walter Souza Braga Netto (jefe de la Casa Civil), Rogério Marinho (ministro de Desarrollo Regional) y Luiz Eduardo Ramos (de la Secretaría de Gobierno) fueron testeados y los resultados dieron negativo. Los tres estuvieron reunidos con Bolsonaro la semana pasada.

Por su parte, el ministerio de Relaciones Exteriores informó que el jefe de esa cartera, Ernesto Araújo, quien mantuvo un encuentro con el presidente el domingo pasado, está aislado en su casa, sin síntomas, y que su prueba de COVID-19 también dio negativo.

En tanto, los ministros Jorge de Oliveira (de la Secretaría General de la Presidencia), José Levi (de la Abogacía General de la Unión) y Fernando Azevedo (de Defensa) informaron que también se sometieron al test.

Fernando Azevedo, ministro de Defensa de Brasil, es uno de los funcionarios que se realizó la prueba de COVID-19
Fernando Azevedo, ministro de Defensa de Brasil, es uno de los funcionarios que se realizó la prueba de COVID-19

Braga Netto, Luiz Eduardo Ramos, Jorge Oliveira y José Levi estuvieron en contacto con Bolsonaro este lunes, día en que el presidente comenzó a sentir los síntomas y se sometió a la prueba de COVID-19. Junto con el ministro Augusto Heleno, de la Oficina de Seguridad Institucional, los tres forman el grupo de “ministros de palacio”, ya que todos ellos tienen sus oficinas en el Palacio del Planalto y reportan frecuentemente al jefe de Estado.

El ministerio de Defensa anunció que Azevedo fue examinado en el Hospital de las Fuerzas Armadas este martes por la mañana.

El presidente de la Caixa Econômica Federal, Pedro Guimarães, se reunió con Bolsonaro el pasado 30 de junio. Este martes Guimarães también se hizo la prueba, pese a no tener ningún síntoma.

El último fin de semana, el mandatario participó de un almuerzo con el embajador de Estados Unidos en Brasil, Todd Chapman, como parte de las celebraciones por la independencia estadounidense. La embajada ya confirmó que Chapman será sometido a un test de Covid-19, aunque por el momento no presenta síntomas. En el almuerzo también estuvieron presentes Araújo, Braga Netto, Azevedo e Silva, Ramos, y Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario y uno de los principales estrategas políticos de su gestión.

Bolsonaro, junto al embajador Todd Chapman y sus ministros (Foto: Facebook Jair Bolsonaro)
Bolsonaro, junto al embajador Todd Chapman y sus ministros (Foto: Facebook Jair Bolsonaro)

En las fotos publicadas en redes sociales del encuentro, se puede ver cómo todos posaron sonrientes, cercanos y sin mascarillas.

El viernes, el presidente, que pertenece a un grupo de riesgo por su edad (65 años) participó de un almuerzo con importantes ejecutivos brasileños, como Luiz Trabuco, del banco Bradesco, y Candido Pinheiro, de la aseguradora HapVida. Tambièn estuvieron presentes Paulo Skaf, titular de la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp), Francisco Gomes, CEO del fabricante de aviones Embraer, y Rubens Ometto, uno de los principales empresarios del azúcar.

infobae-image

El presidente brasileño informó este martes que dio positivo por COVID-19 y comenzó a ser tratado con hidroxicloroquina y azitromicina. “Acaba de salir [el resultado del test] con resultado positivo”, anunció el mandatario de 65 años en una entrevista televisiva desde la residencia oficial en Brasilia.

“Comenzó el domingo con una breve indisposición”, agregó, quien aseguró que ahora se siente “perfectamente bien”, al punto de que informó sobre el resultado del examen conversando con los reporteros a menos de dos metros de distancia, aunque con la máscara preceptiva.

“Estoy bien, normal. Incluso quiero dar un paseo por aquí, pero no puedo debido a recomendaciones médicas”, dijo.

Durante los últimos meses, Bolsonaro, uno de los más escépticos del mundo sobre la gravedad del coronavirus, ha desafiado casi a diario al virus, al que llegó a calificar de “gripecita”, circulando por las calles en plena cuarentena, al asistir a actos públicos sin la máscara preceptiva, abrazando y besando a partidarios sin cuidado alguno y con un desdeño constante frente a la enfermedad.

Brasil, el segundo país más afectado por el coronavirus a nivel mundial, registra una tasa de mortalidad de 31,2 decesos por cada 100.000 habitantes (EFE/Fernando Bizerra/Archivo)
Brasil, el segundo país más afectado por el coronavirus a nivel mundial, registra una tasa de mortalidad de 31,2 decesos por cada 100.000 habitantes (EFE/Fernando Bizerra/Archivo)

También ha dicho repetidamente que no hay forma de evitar que el 70% de la población caiga enferma con COVID-19, y que las medidas de las autoridades locales para cerrar la actividad económica en última instancia causarían más dificultades que permitir que el virus siga su curso.

Según explicó este martes, al anunciar el positivo del examen, insistió en que, si bien es necesario “preocuparse con el virus”, también es necesario “cuidar de la economía” y retomar cuanto antes “sea posible” las actividades productivas, porque “el desempleo mata también”.

El mes pasado, las ciudades y los estados comenzaron a levantar las restricciones que se habían impuesto para controlar la propagación del virus, ya que sus curvas estadísticas de muertes comenzaron a disminuir junto con la tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos. Brasil, la sexta nación más poblada del mundo, con más de 210 millones de personas, es uno de los epicentros mundiales de la pandemia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Jair Bolsonaro tiene coronavirus: “Me siento perfectamente bien”

Un almuerzo con el embajador de EEUU y otro con empresarios: la agenda de Bolsonaro antes de dar positivo de COVID-19

MAS NOTICIAS