Uruguay registró un descenso de la mortalidad general en plena pandemia de coronavirus

El país reportó 1.574 fallecimientos menos que en el mismo período de 2019, una estadística inversa a la mayoría de los países que sufrieron por el COVID-19

La gente compra en un mercado de productos ya que el país ha logrado controlar la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Montevideo. Uruguay. Foto del 23 de mayo de 2020 (REUTERS/Mariana Greif)
La gente compra en un mercado de productos ya que el país ha logrado controlar la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Montevideo. Uruguay. Foto del 23 de mayo de 2020 (REUTERS/Mariana Greif)

Uruguay registró un importante descenso de la mortalidad en medio del brote por coronavirus que afecta de forma severa a muchos países de la región, en especial a su vecino Brasil.

Según datos preliminares del Ministerio de Salud Pública uruguayo, a los que accedió el periódico El Observador, entre el 13 de marzo y el 17 de mayo de este año se reportaron 4.500 muertes en total en toda la nación. En el mismo período del año pasado, hubo 6.074 fallecimientos. Estos números implican que en Uruguay hubo 1.574 decesos menos que en 2019.

Si bien es muy pronto para hacer un análisis, se considera que la baja en la mortalidad se debe en parte a las medidas que tomó el gobierno para evitar la propagación del coronavirus.

Esas medidas resultaron tan bien en Uruguay, que ya comenzó un proceso de relajación de las mismas. Las clases fueron volviendo de forma paulatina, los comercios abrieron al público y hasta se anunció el retorno del fútbol sin público para el 15 de agosto.

Sin embargo, las autoridades son conscientes de que puede producirse un rebrote de la enfermedad y es por esa razón que están pendientes de que se cumplan las normas de distanciamiento social y de higiene, que contempla el lavado de manos y la ventilación de los lugares cerrados.

El retorno a las clases es paulatino en Uruguay (AP Photo/Matilde Campodonico)
El retorno a las clases es paulatino en Uruguay (AP Photo/Matilde Campodonico)

La frontera con Brasil, el foco de preocupación

Uruguay destacó el jueves pasado “la buena voluntad” que ha mostrado Brasil durante la primera reunión de la Comisión Binacional que busca coordinar acciones sanitarias conjuntas ante la aparición del COVID-19 en la frontera seca.

Así lo afirmó en conferencia el canciller de Uruguay, Ernesto Talvi, un día después de la primera reunión que tuvo lugar en Rivera (norte), la localidad fronteriza con Brasil donde actualmente se concentra la mayor cantidad de casos en Uruguay.

El ministro de Relaciones Exteriores subrayó el papel “de alta calidad” que está cumpliendo el Ministerio de Salud Pública (MSP) del país para intentar llevarle propuestas a sus pares brasileños.

Uruguay propuso medidas muy concretas. De hecho fue a la reunión con una agenda muy concreta que preparó el MSP”, acotó y explicó que no le corresponde a él adelantar cuáles serán esas medidas sino que debe hacerlo la autoridad sanitaria.

Varias personas pasean o montan bicicleta al aire libre en Uruguay, donde el gobierno ha logrado poner el coronavirus bajo control. Mayo, 2020. REUTERS/Mariana Greif
Varias personas pasean o montan bicicleta al aire libre en Uruguay, donde el gobierno ha logrado poner el coronavirus bajo control. Mayo, 2020. REUTERS/Mariana Greif

Además, sostuvo que el Gobierno brasileño “quedó en analizarlas” y enviará una respuesta este miércoles.

Lo que nos ha quedado claro es la buena voluntad de parte de las autoridades brasileñas para seguir cooperando en las ciudades frontera. Son una sola ciudad, las fronteras secas no son controlables”, enfatizó.

En este sentido, consideró que la mejor medida para trabajar en estos sitios donde la población tiene una vida binacional es tener los mismos estándares sanitarios, epidemiológicos y de control en ambos lados de la frontera.

Aunque Uruguay tiene una situación mucho más controlada de la pandemia con respecto a sus vecinos, la aparición de casos en estas ciudades fronterizas es la mayor preocupación y lo que hace que las medidas actuales tengan el foco allí.

En Rivera, donde se registran 45 casos positivos, se tomaron diversas medidas específicas para la población como la suspensión del reinicio de clases, 1.100 test aleatorios y puestos del Ejército que desestimulen el pasaje de ciudadanos de un lado de la frontera al otro.

Uruguay decretó la emergencia sanitaria el 13 de marzo, cuando se conocieron los primeros cuatro casos de COVID-19. Desde entonces, se registran 828 positivos -107 activos actualmente- y 23 fallecidos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Todo lo que hay que saber sobre el coronavirus

Una investigación de Harvard dice que el coronavirus ya circulaba en Wuhan mucho antes de lo informado por el régimen chino

MAS NOTICIAS