Brasil registró 11 muertos por COVID-19 y anunció que el virus ya se transmite en forma local en todo el país

Las autoridades sanitarias informaron que el contagio no se limita a pacientes que lo contrajeron en el exterior o directamente de otros infectados. Hay 904 casos, un 45% más que el jueves

Empleados de un supermercado controlan la temperatura a laos clientes durante el brote de coronavirus en Brasilia, Brasil REUTERS/Ueslei Marcelino
Empleados de un supermercado controlan la temperatura a laos clientes durante el brote de coronavirus en Brasilia, Brasil REUTERS/Ueslei Marcelino

El Gobierno brasileño, tras contabilizar 11 muertes y 904 casos confirmados de coronavirus, declaró este viernes que el virus es transmitido de forma local y comunitaria en todo el país, es decir que ya no se limita a pacientes que lo contrajeron en el exterior o a sus allegados.

La declaración del “estado de trasmisión comunitaria a nivel nacional del coronavirus Sars-Cov-2, responsable por la pandemia de la enfermedad COVID-19”, consta en un decreto publicado este viernes por el Ministerio de Salud.

Pese a que tan sólo cinco de los 27 estados brasileños han registrado casos de transmisión comunitaria del coronavirus, el Ministerio decidió declarar que la situación se ha extendido a todo el país para facilitar las acciones de combate a la pandemia.

Ello debido a que, según explicó el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, ese estado excepcional permite a las autoridades de todo el país ordenar el aislamiento por al menos 14 días de personas que presenten los síntomas de la enfermedad y aislar a los mayores de 60 años, uno de los grupos de riesgo más vulnerable.

Mandetta dijo igualmente que la decisión también evita que algunos estados adopten medidas sanitarias y preventivas que pueden perjudicar a sus vecinos, como el cierre de carreteras regionales o la prohibición de ingreso de personas procedentes de otras regiones.

La llamada transmisión comunitaria o sustentable se produce cuando ya no es posible rastrear el origen de la infección, es decir cuando el virus circula entre personas que no viajaron al exterior ni tuvieron contacto con ninguna que estuvo en el exterior.

Hasta el jueves tan sólo cinco estados, Sao Paulo, Minas Gerais, Río de Janeiro, Pernambuco y Río Grande do Sul, habían registrado casos de transmisión comunitaria.

El estado excepcional también fue declarado debido a que, según el último boletín del Ministerio de Salud, el número de casos confirmados de la enfermedad en Brasil saltó en un 45% en el último día, desde 621 el jueves hasta 904 el viernes, y el número de muertos por coronavirus subió desde 7 hasta 11.

Hasta ahora 25 de los 27 estados de Brasil han registrado casos de la enfermedad y tan sólo los amazónicos Roraima y Maranhao, en el norte del país, están asilados del coronavirus.

El ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta REUTERS/Adriano Machado
El ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta REUTERS/Adriano Machado

Sao Paulo, el estado más poblado y afectado por la enfermedad, ha registrado 396 de los 904 casos y 9 de las 11 muertes. Enseguida se ubican Río de Janeiro, con 109 casos y 2 óbitos; Brasilia (87 casos), Ceará (55), Río Grande do Sul (37) y Minas Gerais (35).

Según Mandetta, la previsión es que el número de casos siga aumentando de forma exponencial entre abril y junio. “Vamos a comenzar abril con una subida rápida (de infecciones) y esa subida va a seguir en mayo y junio, cuando comenzará una tendencia de desaceleración”, afirmó el ministro.

De acuerdo con Madetta, la previsión es que los casos sólo comiencen a bajar en agosto y que en “septiembre se produzca una caída más pronunciada, como ocurrió en China en marzo. Ese es el escenario con que está trabajando el mundo occidental”.

El ministro admitió que el sistema público de salud de Brasil puede entrar en “colapso” a finales de abril cuando las camas en hospitales sean insuficientes para todos los pacientes, incluso para quienes pagan clínicas particulares y cuentan con seguro de salud.

Brazil's President Jair Bolsonaro adjusts his protective face mask during a press statement to announce federal judiciary measures to curb the spread of the coronavirus disease (COVID-19) in Brasilia, Brazil March 18, 2020. Picture taken March 18, 2020. REUTERS/Adriano Machado
Brazil's President Jair Bolsonaro adjusts his protective face mask during a press statement to announce federal judiciary measures to curb the spread of the coronavirus disease (COVID-19) in Brasilia, Brazil March 18, 2020. Picture taken March 18, 2020. REUTERS/Adriano Machado

Agregó que tal posibilidad dependerá del comportamiento que adopten los brasileños y de que acepten las recomendaciones de evitar aglomeraciones y permanecer voluntariamente aislados en sus residencias.

“Para evitar ese colapso puede ser necesario restringir la movilidad con el fin de disminuir la transmisión, pero cuando adoptamos esta medida por al menos 14 días, tan sólo se sentirá su impacto 28 días después”, dijo.

Mientras tanto, el presidente Jair Bolsonaro criticó este viernes las medidas extremas adoptadas la víspera por el gobernador de Rio de Janeiro, Wilson Witzel, que pretende frenar el flujo de personas desde otros estados brasileños cerrando aeropuertos y carreteras.

“Pareciera que Rio de Janeiro es otro país. No lo es. Somos una federación”, se quejó Bolsonaro.

Mientras Witzel sostiene que el gobierno federal no está siendo ágil con las medidas de prevención, Brasilia quiere evitar decisiones drásticas que puedan comprometer el abastecimiento de alimentos e insumos médicos.

Con información de EFE y AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Jair Bolsonaro admite que puede estar infectado con coronavirus

MAS NOTICIAS