Luiz Henrique Mandetta (REUTERS/Adriano Machado)
Luiz Henrique Mandetta (REUTERS/Adriano Machado)

El ministro de Salud brasileño, Luiz Henrique Mandetta, confirmó oficialmente el primer caso de coronavirus en Brasil que pasa a ser el primer país latinoamericano con un infectado por la nueva dolencia.

De acuerdo con el funcionario, este momento obliga a “pasar a una nueva fase de medidas, con el objetivo de mitigar los efectos en el país y en la ciudad de San Pablo”. Sostuvo que el gobierno federal constituyó un comité de emergencia “que en este momento está reunido en la capital paulista”.

Anticipó que el número de casos sospechosos debe aumentar los próximos días. El ministro dijo, también, que la enfermedad provocada por el nuevo virus está en fase de investigación, pero se sabe que “su gravedad es moderada”. Cada persona infectada puede transmitir a dos o tres personas, pero también puede alcanzar a más dependiendo del grado de aglomeración de personas. El período de incubación es de 9 a 10 días, según confirmó el ministro.

Imagen de la fachada del Hospital Albert Einstein, donde se encuentra una persona que se convirtió en el primer paciente de América Latina con coronavirus, en Sao Paulo, Brasil , Febrero 26, 2020. REUTERS/Rahel Patrasso
Imagen de la fachada del Hospital Albert Einstein, donde se encuentra una persona que se convirtió en el primer paciente de América Latina con coronavirus, en Sao Paulo, Brasil , Febrero 26, 2020. REUTERS/Rahel Patrasso

Para hacer frente a la epidemia, el gobierno de San Pablo acaba de crear un comité de crisis. El gobernador Joao Doria convocó a los más renombrados especialistas en infecciones para comandar esa comisión: el director del famoso Instituto Butantan, Dimas Covas; Luis Carlos Pereira, jefe del hospital Emilio Rivas, especializado en dolencias tropicales; y el infectólogo David Uip, quien preside esa comisión.

Al asumir el cargo, Uip sostuvo que esto “es una guerra”. E indicó que el estado paulista ya está preparado para afrontar el virus. Con todo, subrayó que la tarea inmediata es preparar camas aisladas dentro de los hospitales, tanto públicos como privados, para recibir a los pacientes.

Sobre los barbijos, Uip señaló que, para ser eficaz, este debe ser cambiado tres veces por día. “Esto requiere disponer de al menos 600 millones de unidades de barbijos diarias”. Por eso, ve difícil su implementación por la población.

Al confirmarse con un segundo test la infección con este virus de un hombre de 61 años, el gobierno de Doria se apresuró a tomar medidas sanitarias destinadas a controlar la epidemia que podrá desatarse los próximos días.

El ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, agregó que de las personas que se infectaron están en el rango de edad de 40 a 69 años. De estas personas 2,3% fallecieron. La letalidad global indica que los cuadros más graves son a mas de 80 años. Proporcionalmente, es menor que el N1H1.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: