Quito quedó devastado tras las protestas de este fin de semana (Franco Fafasuli)
Quito quedó devastado tras las protestas de este fin de semana (Franco Fafasuli)

La representación de la ONU en Ecuador y la Conferencia Episcopal han informado del aplazamiento por “dificultades operativas” del inicio de las negociaciones entre el Gobierno de Ecuador y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), impulsora de las protestas que desde hace diez días sacuden el país andino.

"La Conferencia Episcopal Ecuatoriana y el Sistema de Naciones Unidas en el Ecuador informan a la sociedad que, por dificultades operativas debidas a la situación del país, la instalación de la mesa de diálogo prevista para hoy a las 3 de la tarde se demorará", ha informado la ONU en un comunicado.

El texto destaca que el Gobierno, CONAIE, el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (FEINE) y la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN) "han ratificado su voluntad de reunirse hoy mismo a dialogar para encontrar una solución y han aceptado que la reunión sea transmitida en directo".

“Una vez que logremos establecer las condiciones técnicas y de seguridad para que pueda existir un diálogo productivo, lo comunicaremos a la sociedad a través de este canal oficial”, concluye el texto.

En términos más concretos, tanto la CONAIE como el presidente Moreno se han comprometido a revisar el decreto 883, que eliminaba el subsidio a la gasolina, para responder al acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre una inyección de 4.200 millones de dólares para el país.

Tras el anuncio, la CONAIE ha pedido a las Fuerzas Armadas, la Conferencia Episcopal, la ONU y otras instituciones, garantías y vigilancia para los diálogos.

Continúan las protestas

El epicentro de los incidentes es la Contraloría de Quito. Allí los manifestantes se enfrentan a la policía, aun cuando el grueso de las protestas ya se desconcentraron. Es el mismo lugar que ayer un grupo incendió el edificio y destruyó documentos oficiales y judiciales.

Enfrentamientos en el centro de Quito, Ecuador

El Arbolito volvió a ser el escenario propio de una guerra, punto neurálgico del enfrentamiento entre los indígenas que lideran la protestas y los policías. El parque ardió sobre quemado tras haberse despertado cubierto de cenizas, escombros, improvisadas barricadas hechas con adoquines y de fogatas aún humeantes que testificaban la violencia que se vivió el sábado, con un enfrentamiento que duró todo el día y se extendió por otras partes de la ciudad.

Desde temprano los manifestantes regresaron a El Arbolito, llegados desde distintas partes de la periferia de la ciudad. También venían del centro colonial de la capital, que estos días está casi íntegramente cerrado al tráfico por las barricadas puestas por la Policía para proteger el Palacio de Carondelet, la sede del Gobierno ecuatoriano, pero en cuyos alrededores hasta las meretrices estaban en la calle sin temor alguno al toque de queda.

Los ecuatorianos empezaron a ocupar las calles hace diez días, en protesta contra las medidas de austeridad económicas adoptadas por el Gobierno, sobre todo la eliminación de los subsidios a los combustibles, como parte de las condiciones puestas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones para un crédito de 10.000 millones de dólares.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: