Jair Bolsonaro junto a Damares Alves
Jair Bolsonaro junto a Damares Alves

La pastora evangelista Damares Alves, designada por Jair Bolsonaro para que sea ministra de la Mujer, Familia y Derechos Humanos de su gobierno, contó esta semana la terrible historia de su vida y cómo "vio a Jesús".

Durante una de sus misas, Damares contó a sus seguidores que a los 10 años estaba a punto de suicidarse cuando vio a Jesús "al pie de un árbol de guayaba" que había en su casa. Esta peculiar declaración se viralizó y generó una ola de chistes y memes entre un sector de la población brasileña.

Sin embargo, en una posterior entrevista a la radio Gaúcha, la pastora y abogada explicó que esa "visión" religiosa tiene un trasfondo dramático y entonces reveló que, de los seis a los ocho años, fue abusada sexualmente por un tío. "Él me convenció de que yo era culpable, de que lo había seducido. Y como niña cristiana creía que Dios estaba enojado conmigo y que yo no iba más al cielo", relató Damares.

"Yo tenía una guayaba en casa y era allí adonde iba a llorar. A los 10 años quise morir, creía que mi vida no tenía sentido alguno", contó en el reportaje, y afirmó que mandaba señales a su familia de que estaba siendo agredida pero que nadie las percibía. "La amenaza era 'si usted habla, su padre muere'. Y me sometí a los abusos para que mi padre no muera".

Esta declaración radial de Damares Alves serviría para aclarar los detalles de la historia personal que contó durante su misa. "Conseguí veneno y fui hasta la guayaba para el que pensaba sería mi último día. Comencé a abrir la bolsa de veneno y empecé a hablar… Voy a decir que los niños en Brasil tienen amigos imaginarios, pueden jugar con unicornios y no son ridiculizados. Pero cuando una niña cristiana habla que su amigo imaginario es Jesús… mira los memes que están haciendo con mi nombre hoy. Mira las burlas, sin ninguna sensibilidad, sobre la historia de mi vida. Y se trata de una niña de 10 años, herida, que tenía como amigo imaginario al ser superior de la vida que es Jesús. Y cuando estaba abriendo la bolsa de veneno vi a Jesús y él fue el amigo imaginario que en aquel pie de la guayaba impidió que me matara", dijo en la transmisión.

Damares Alves
Damares Alves

Luego en la entrevista, Damares habló de su plan de gobierno y prometió trabajar en defensa de las mujeres y de los niños abusados ​​en Brasil. "Esta es una nación que abusa de mujeres. Y llego a este ministerio como una niña sobreviviente, queriendo que ninguna otra necesite del pie de una guayaba", concluyó.

El presidente electo Jair Bolsonaro se hizo eco de estas confesiones de la pastora que asumirá como miembro de su gabinete el próximo 1 de enero y la defendió ante los comentarios negativos en redes sociales: "Es surrealista y extremadamente vergonzoso ver a sectores de los grandes medios burlarse del relato de la futura ministra Damares Alves sobre la fe en Jesucristo, que la libró de un suicidio deseado por abusos sufridos en la infancia. ¡Lamentable!".

Damares se desempeñaba hasta ahora como asesora de un frente parlamentario evangelista y del senador Magno Malta, uno de los impulsores de la candidatura presidencial de Bolsonaro.

La abogada tiene un asumido talante conservador y en diversas entrevistas ha manifestado dudas sobre el papel que tienen hoy en la sociedad las mujeres, de las que considera que "nacieron para ser madres". También dijo que en su ministerio no va a lidiar con la despenalización del aborto porque eso es tema del Congreso Nacional.