El Senado de Uruguay aprobó el martes el proyecto de ley que fija normas para la financiación de los partidos políticos. Ahora será tratado por la Cámara de Diputados. Uno de los artículos más importantes de la normativa es el 6°, que impide que las empresas aporten dinero a las campañas electorales: las donaciones deben hacerse a través de personas físicas.

El punto fue discutido durante horas, pero cuando se abrió la votación, al Frente Amplio le faltaba un voto, el del senador Rafael Michelini, que inadvertidamente había salido de la sala. Eso irritó a Topolansky, que, sin advertir que su micrófono estaba abierto, se quejó en voz alta. "Me está faltando uno, la puta que lo parió", dijo, porque los partidos de la oposición no apoyaban la medida.

De inmediato, Silvana Charlone, la prosecretaria de Cámara, le advirtió: "Shhh, callate que (el micrófono) está abierto".

Las miradas entre compañeros y la confusión duraron poco. El senador Michelini volvió rápidamente a la sala y cerró los números para el Frente Amplio. El artículo fue aprobado y se continuó con el debate.

Según el diario El País, las mayores quejas de la oposición sobre la ley son porque consideran que varios aspectos son inconstitucionales, mientras que el Frente Amplio afirma que permitirá el acceso igualitario a los medios para todos los partidos, ya que, por ejemplo, fija una cuota de ingreso gratuito a la televisión en función de los votos obtenidos en la pasada elección. Esa es, precisamente, la principal objeción de los opositores, que sostienen que además de ser inconstitucional, esta ley viola la ley de medios, que estableció un mecanismo de acceso diferente.

LEA MÁS: