En la madrugada de este sábado Maikel Tratman pretendía celebrar su cumpleaños iniciando por segunda ocasión una travesía para intentar llegar a los Estados Unidos desde Ecuador. Pero la aventura de atravesar Centroamérica fue abortada el pasado jueves cuando conoció la decisión del presidente Barack Obama de eliminar la ley "pies secos, pies mojados" que facilitaba el visado a los cubanos que llegaban a territorio estadounidense, luego de un año bajo una condición de parole.

Maikel Tratman en la selva colombiana en su primer intento por llegar a los EEUU
Maikel Tratman en la selva colombiana en su primer intento por llegar a los EEUU

Hace solo un mes, Tratman llegó hasta Panamá en un primer intento por pisar suelo estadounidense. Enfermo de los nervios, fue deportado a Ecuador donde trabajó duro y consiguió -nuevamente- el dinero necesario para emprender un próximo viaje. Durante toda esta semana esperó por un grupo de amigos que llegarían desde Perú y que le acompañarían en una travesía por la que ya había adelantado pagos. Hoy se cuestiona la incertidumbre de un futuro que le deja como única opción regresar sin ahorros a la isla donde su pequeña hija de 2 años y su esposa no le esperan, pues lo imaginan llegando a los EEUU.

(Video enviado a Infobae por Maikel Tratman)

Según cifras preliminares, suman más de 3 mil los cubanos que en estos momentos se encuentran en algún país de Sudamérica y Centroamérica de tránsito hacia México. Tras el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos que iniciaron en diciembre de 2014, y la visita de Obama a La Habana, los isleños protagonizaron una estampida masiva pues ya se vaticinaba que sucedería de un momento a otro el anuncio del pasado jueves.

A pesar de la restricción que impone la nueva decisión de Obama de revocar la política existente se mantiene en vigencia la Ley de Ajuste Cubano, por lo que muchos emigrantes podrán pedir asilo y adquirir el estatus de refugiados si logran pasar una entrevista de "miedo creíble".

Grupo de cubanos que salieron de Guyana a fines del año pasado y que pretenden seguir la travesía hasta mexico para encontrar asilo político en la frontera con EEUU
Grupo de cubanos que salieron de Guyana a fines del año pasado y que pretenden seguir la travesía hasta mexico para encontrar asilo político en la frontera con EEUU

Confiados en que esta posibilidad le permita legalizarse en los EEUU, continúan sus andanzas por la selva colombiana Osmell Gómez y Nolberto Torres, a quienes se les conoce en la isla por su posición de disentir con el gobierno. Aunque a Infobae le fue imposible conversar con ellos pues desde el jueves perdieron comunicación con su familia en Cuba para adentrarse en el Tapón del Darién, se pudo saber que ambos vienen en un grupo de más de una decena de cubanos y haitianos que están decididos a llegar a la frontera mexicana bajo cualquier circunstancia.

Momento en el que Osmell Gomez y Nolberto Torres inician su travesia con todas las pertenencias que caben en una mochila y que le permitan sobrevivir por al menos 40 días.
Momento en el que Osmell Gomez y Nolberto Torres inician su travesia con todas las pertenencias que caben en una mochila y que le permitan sobrevivir por al menos 40 días.

A estos opositores los unen no solo sus ideas políticas sino también la familia: la hija de Luis, Melissa Gomez, es la esposa de Norberto con quien tiene una niña de apenas un año que ha quedado en Cuba. "Aunque tenga que dejar de verlos por años yo no quiero que regresen aquí, decidimos que ellos se irían primero pues eran los que más asediados estaban por la seguridad del Estado. Hemos vendido mucho y yo solo quiero saber que al menos allá van a estar libres y no van a ser presa de su ideología", reveló a Infobae por vía telefónica la hija de Gomez.

Sumida en una profunda depresión la madre del joven Nolberto -residente en Italia-, ha estado todo el tiempo en comunicación con su hijo hasta que el jueves supo, además al hecho de saberle adentrándose en la selva colombiana, la noticia de que Obama invalidaba la Ley que le permitiría a su hijo residir legalmente en los EEUU.

Muchos cubanos residentes fuera de la isla sufren desde hace décadas la separación de sus familias.

Este es el caso de Magalys García, quien luego de 13 intentos por abandonar el país y reunirse con su hija en Miami, lo logró hace ya varios años. García hizo realidad un sueño que esta vez le fue tronchado a su sobrino, quien se encontraba en México desde hace una semana intentando cruzar la frontera hacia los Estados Unidos.

Luego de vender sus pertenencias en Cuba y pedir algún dinero prestado para completar los casi USD 8.000 que le costó el trayecto, Roland Toledo llegó a Panamá hace poco menos de un mes y tras atravesar toda Centroamérica espera en el poblado de Tapachula (Chiapas) por un salvoconducto que le permita atravesar México.

En 13 ocasiones esta cubana intento escapar de la isla, -en 8 de ellas estuvo presa-. Actualmente posee secuelas de enfermedades nerviosas que padeció durante esos años
En 13 ocasiones esta cubana intento escapar de la isla, -en 8 de ellas estuvo presa-. Actualmente posee secuelas de enfermedades nerviosas que padeció durante esos años

Para Roland una orden de deportación sería no solo enfrentar las deudas impagables que contrajo en Cuba sino también comenzar una vida de cero, por lo que su familia le pide a Barack Obama que interceda por estos cubanos que han quedado en un limbo migratorio.

"El presidente Obama puede hacer una excepción con los cubanos que, como mi sobrino, poseen su familia aquí y podemos encargarnos completamente de su custodia. No es justo que a las puertas de la libertad todos los esfuerzos hayan sido en vano. De regresar sería perseguido en la isla igual que lo fui yo, que estuve presa en 8 ocasiones por intento de salida ilegal del país… No quiero eso para el", confiesa con lágrimas en los ojos Magalys quien sueña con ver a toda su familia.

Para muchos como Maikel Tratman regresar a Cuba no es una derrota a pesar de que los sueños hayan cambiado, es la oportunidad de enfrentar al régimen desde dentro de la isla y demostrar que "ninguna dictadura puede limitar las ansias de libertad de más de 11 millones de personas".