Así reportaba la noticia Fausto Malavé, del canal Telemundo 51, de Miami

El Gobierno de Barack Obama dio por finalizada la política de "pies secos, pies mojados", que otorga estatus de residencia legal a los cubanos que llegan a los Estados Unidos sin visa, según un comunicado donde el mandatario explicó que la medida entra en vigor de inmediato.

El comunicado de Barack Obama que difundió la Casa Blanca
El comunicado de Barack Obama que difundió la Casa Blanca

"Al dar este paso, estamos tratando a los migrantes cubanos de la misma manera que tratamos a los migrantes de otros países", expresó Obama en la nota divulgada por la Casa Blanca. "Los cubanos que traten de ingresar al país ilegalmente y que no califiquen para alivio humanitario estarán sujetos a remoción, de acuerdo con las leyes y prioridades de los Estados Unidos", agregó.

El presidente saliente de los EEUU consideró que la política "pies secos/pies mojados", adoptada en 1995, pertenece a "otra era".

La opinión de Carlos Alberto Montaner, analista político (Telemundo 51)

Los EEUU y Cuba han pasado varios meses negociando el cambio, incluyendo un acuerdo con La Habana para que permita el regreso de quienes sean rechazados por Washington.

Esta medida se produce una semana antes que el presidente Obama deje su cargo y es casi seguramente el último cambio que hará en su vasta reforma a las relaciones con Cuba.

El fin de esta política era un reclamo que mantenía desde hacía mucho tiempo el Gobierno de Cuba para avanzar en la normalización de las relaciones bilaterales que los viejos enemigos comenzaron en diciembre de 2014.

(Telemundo 51, Miami)

La normativa es una enmienda a la Ley de Ajuste Cubano de 1966, que otorga autoridad al secretario de Justicia de los EEUU para permitir que los cubanos que han entrado en el país, tanto legal como ilegalmente, obtengan la residencia permanente un año después de su llegada.

Aunque sólo el Congreso puede acabar con esa ley, se trata de una legislación que da mucha flexibilidad al secretario de Justicia para aplicarla, por lo que no está claro aún cómo pretende manejar la situación el gobierno de Obama.

Y el cambio se produce sólo una semana antes de que Obama ceda el poder el próximo 20 de enero al presidente electo, Donald Trump, quien ha amenazado con poner fin al restablecimiento diplomático iniciado por Obama a menos que el Gobierno cubano firme con él "un acuerdo mejor".

Obama y el presidente cubano Raúl Castro anunciaron el 17 de diciembre de 2014 un histórico deshielo para poner fin a medio siglo de enemistad y hostilidades.

Ese restablecimiento de relaciones se materializó con la reapertura, el 20 de julio de 2015, de embajadas en Washington y La Habana y con la visita a la isla en marzo pasado de Obama, que se convirtió en el primer presidente estadounidense en ejercicio en visitar Cuba en 88 años.

Barack Obama y Raúl Castro (Reuters)
Barack Obama y Raúl Castro (Reuters)

(Con información de AP y EFE)