Juan Rodarte, funcionario estatal, en la inauguración de la temporada alta
Juan Rodarte, funcionario estatal, en la inauguración de la temporada alta

Apenas unos días antes de la tragedia que cobró la vida de al menos 36 personas en Tultepec, las autoridades del estado de México habían asegurado que el mercado de San Pablito era el "más seguro de Latinoamérica", destacando los controles y la organización para prevenir accidentes como el siniestro que acabó ocurriendo este martes.

"Los visitantes encontrarán un lugar seguro y con las medidas de seguridad necesarias", indicó Germán Galicia Cortes, presidente del Mercado de Artesanías que fue arrasado por las explosiones y llamas, en un comunicado difundido por la gobernación local. En ese sentido, destacó que la feria contaba con extintores, agua, arena, pico, pala y personal de emergencia.

En tanto, la distancia entre los locales, uno de los puntos críticos a la hora de permitir la magnitud de la tragedia, había sido elogiada por Juan Rodarte Cordero, funcionario del estatal encargado del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia. "Los espacios (son) suficientes para que no se dé una conflagración en cadena en caso de un chispazo", destacó en el comunicado.

Por ello, Rodarte no dudó en calificar al lugar como el mercado de fuegos de artificio "más seguro de Latinoamérica".

De acuerdo con uno de los testigos de lo ocurrido, "un cohete se prendió y corrió a donde había una gran cantidad de material de pirotecnia".

En 2005, un incendio engulló el mismo mercado, desencadenando una serie de explosiones que destrozaron cientos de locales comerciales justo antes de la celebración del Día de la Independencia de México. Un siniestro similar en el mercado San Pablito también destruyó cientos de puestos de venta de fuegos pirotécnicos en septiembre de 2006.