Darío Grandinetti (EFE)
Darío Grandinetti (EFE)

Darío Gandinetti se encuentra en España cumpliendo desde hace varias semanas la cuarentena obligatoria. En una entrevista radial se refirió a la importancia de tomar conciencia, entender que el Estado es quien puede “salvarnos” y le dedicó un párrafo especial a aquellos argentinos que viajaron al exterior aun sabiendo de los peligros de trasladarse.

“¡Acá estoy, encerradito!”, dijo para romper el hielo en diálogo con De caño vale doble, por Radio Rivadavia. El actor contó que la situación allí es muy parecida a la que se vive en Argentina: “Estoy como ustedes, ahí, tratando de pasar lo mejor y más rápido posible”.

Como acá, allá el coronavirus es el tema excluyente en los medios y la gente está respetando los pedidos del Gobierno: “La inmensa mayoría cumple con la cuarentena, salvo algún zángano inconsciente, no se ve gente en la calle, salvo la gente que tiene que salir por obligación o hacer las compras, hay solidaridad de gente que se acerca a llevarle comida a quienes no pueden”.

“También está la incertidumbre de hasta cuándo durará, hay un rumor que se corre que es que se extendería la cuarentena hasta el 11 de abril”, dijo y contó que sigue los medios argentinos: “En ambos lados ocurre más o menos lo mismo, miedo, incertidumbre, pero también solidaridad y concientización”.

En ese sentido destacó que América Latina, aunque luego se corrigió y se refirió específicamente a la Argentina, tiene una ventaja respecto al viejo continente: “Pudieron ver lo que ocurrió en Italia y en España y pudieron tomar las medidas antes”.

Luego se refirió a los mandatarios y a la importancia de cuidar las instituciones: “Esto nos pasa a todos, no importa quien gobierne, el asunto es qué se hace cuando pasa algo así. Tengo la esperanza de que esto sirva para entender que se necesitan estados fuertes porque cuando pasa esto, las empresas no se ocupan de salvarte, la medicina privada no te tira un centro, la educación privada tampoco... algunas empresas se pusieron las pilas y empezaron a fabricar mascarillas, pero de esto se ocupan los estados”.

Hay que terminar con la idea de que los estados son elefantes blancos que no sirven y que hay que achicar y que son cuevas de corruptos, en situaciones como estas te salva el Estado” y se refirió a los argentinos varados en el mundo: “Esos que siempre han hablado del Estado son quienes le reclaman al Estado que los lleve de vuelta a casa. Incluso esos que se fueron cuando sabían que no había que irse, se indignan como locos, ¡llamá a Flybondi que te traiga de vuelta!".

¿Cómo pasa él estos días? Estoy bien, estoy con mi mujer, juntos es más fácil, otros están peor, pero la sensación es como de amenaza, uno se siente amenazado y por uno mismo, porque aparecería el bicho dentro de uno y de no saber bien nada, como es inédito, yo qué sé...”.

Aún así trata de buscar cosas buenas: “Estoy intentando alimentarme de pequeños hechos solidarios como que la gente sale a aplaudir a los trabajadores de la salud, me agarro de eso, de ver que Fito (Páez) se pone a cantar para todo el mundo. Siempre digo que los buenos somos más, si no hubiera explotado todo hace tiempo”.

El artista estaba hasta hace unas semanas grabando la segunda temporada de una serie en las Islas Canarias, pero volvió a su casa cuando “se paró todo”: “Vamos a esperar a que esto termine porque hicimos un tercio ya de la ficción, veremos para cuándo se hace, ahora estoy en stand by”.

SEGUÍ LEYENDO