Evangelina Carrozzo
Evangelina Carrozzo

Mayo de 2006, Viena, Austria

Una persona irrumpía la IV Cumbre Unión Europea-América Latina y el Caribe alzando un cartel en el cual se manifestaba por la instalación de las plantas de pasta celulósica en Fray Bentos. “Basta de papeleras contaminantes”, rezaba el mensaje -escrito en inglés y en español- que leyeron los 58 jefes de Estado y que sostenía aquella mujer que lucía atuendo de carnaval y dos banderas: una argentina y una uruguaya.

Aquella imagen recorrió el mundo y fue noticia en las primeras planas de los diarios más importantes. Néstor Kirchner, entonces Presidente de la Argentina, se mostró sorprendido por la situación. Tabaré Vázquez -mandatario uruguayo- se quedó tieso y más tarde consideró: “Es una linda chiquilina, algo ligerita de ropas, pero con un buen cuerpo. Es una militante de Greenpeace”.

La mujer que logró sortear a la seguridad del evento era la argentina Evangelina Carrozzo, una joven entrerriana de 25 años que había sido elegida como Reina del Carnaval de Gualeguaychú. Su protesta era con el fin de evitar que las plantas pasteras se radiquen sobre el río Uruguay.

Evangelina Carrozzo en la cumbre de presidentes de Viena en 2006 (AFP / Grosby Group)
Evangelina Carrozzo en la cumbre de presidentes de Viena en 2006 (AFP / Grosby Group)

Ese mismo año, gracias a su exposición, fue convocada para participar del Bailando por un sueño, en 2007 estuvo en el Patinando por un sueño y también tuvo su debut sobre los escenarios en la obra teatral No somos santas, producida por Gerardo Sofovich. En 2008 encabezó como primera vedette el espectáculo de Mar del Plata Humor Caliente y luego decidió alejarse de los medios. Hasta que en 2016 aceptó la propuesta de ser parte de la tercera temporada de Combate como capitana del equipo verde.

Diciembre de 2019, Buenos Aires, Argentina

A casi 14 años de haber salido en las portadas de los principales diarios internacionales, Carrozzo recuerda con Teleshow aquella osadía que hasta el día de hoy le sigue generando repercusión. “Me gusta que me sigan reconociendo como 'la chica del cartel, ‘la chica de Gualeguaychú’, ‘la chica del Carnaval’. Esa acción fue muy importante en mi vida, y también para poner en primer lugar en las agendas mundiales a Gualeguaychú y nuestra causa”, explica la artista que hoy tiene 39 años.

"¡Soy Gualeguaychuense y carnavalera!", indica Evangelina Carrozzo en su cuenta de Instagram, red social en la que tiene 100 mil seguidores

El 16 de diciembre se recibió de counselor (consultora psicológica), carrera que, según cuenta, decidió comenzar a estudiar luego de un hecho doloroso. “Sentía que era una asignatura pendiente conmigo, y a raíz de una enorme pérdida familiar, que marcó en mí un antes y un después, surge un quiebre emocional muy grande en mi vida y en la de mi familia. Descubrí sentimientos luego de esa inmensa pérdida. No sabía que existía ese tipo inexplicable de dolor infinito”.

Eva se emociona al recordar a su hermana Analía, que murió a causa de un cáncer de mama, enfermedad contra la que luchó “como una leona y con todas sus fuerzas”. “Retomé mi proceso personal con psicóloga, cuyo compromiso y profesionalismo fueron una gran ayuda -continúa-, y en una consulta le cuento que quería estudiar algo relacionado con la ciencia de la psicología que pudiera ofrecer herramientas de ayuda para mí y para los demás”. Entonces, su terapeuta se basó en las características de su personalidad y le sugirió que investigara sobre el counseling. “Te va a gustar”, le dijo.

“¡Y así fue!”, celebra quien cursó la carrera tres veces por semana durante tres años en un instituto de Palermo. “¡Me apasioné! No fue fácil, porque la carrera y todo el contenido me atravesaron, realmente, para aprender a acompañar y a desarrollar la empatía con los demás. Primero lo tuve que hacer conmigo misma y lo seguiré haciendo. Cada materia fue muy significativa, por supuesto alguna más que otra, pero yo estaba puesta en cada tema que atravesaba mi historia. Y esa tarea no fue fácil, pero sí necesaria y sanadora”.

Amigos y familiares acompañaron a Evangelina el día de su recibida
Amigos y familiares acompañaron a Evangelina el día de su recibida

“Lo personal es casi siempre lo más universal. ¿Quién no ha pasado por un momento en el que se da cuenta de que la mayoría de los intentos tal vez no pudieron ser suficientes y necesita de la ayuda de un profesional? El counseling es una profesión de ayuda, una disciplina científica pero sumamente humana. El tipo de counseling varía de acuerdo al modelo teórico con el cual se forme cada counselor”, indica quien se formó en el Enfoque Centrado en la Persona (ECP) teoría de Carl Rogers, creador del counseling en la década del 30 en los Estados Unidos. Además, desde la teoría del Enfoque Holístico Centrado en la Persona ( EHCP), del licenciado Andrés Sánchez Bodas, que fue el que trajo la carrera a la Argentina.

Según explica Evangelina, la función de un counselor es la de asistir y acompañar mediante un proceso personal a aquellos que traen a consulta algún problema que se torna intolerable, algún malestar, algo que necesitan cambiar, alguna crisis vital. “Facilitando desde nuestro rol el desarrollo personal y la prevención de la salud”, amplía quien tiene como principal objetivo seguir formándose en alguna especialidad: “Counseling en Desarrollo personal, Counseling en sexualidad, Counseling en Adolescentes, Counseling en gerontología, Counseling en Pareja y familia son las primeras en mi lista".

De todas formas, esta nueva profesión no se interpone con su carrera en los medios. Incluso aclara que aceptaría una propuesta “siempre y cuando lo disfrute". “Y si se tratara de comunicación, que me encanta, podría informar desde mi profesión. Eso sería genial, en radio, en tele o en alguna columna digital informativa. Hay mucho que trasmitir para la promoción y prevención de la salud y me gustaría ser el medio para llevar información y poder también responder preguntas. Es maravilloso y enriquecedor lo que se puede aprender y conocer uno mismo hablando con otro”, sostiene quien está en pareja con Mauro, a quien le dedica una especial mención por haberla apoyado durante la carrera. “Me re bancó cuando estaba nerviosa, estresada, y un poquito infumable antes de los exámenes”, bromea quien se tomará unas merecidas vacaciones en su Gualeguaychú natal para visitar a su familia.

Evangelina y Mauro conviven:
Evangelina y Mauro conviven: "Tenemos muchos proyectos juntos"

“Es necesario parar un poco”, sostiene quien disfruta de caminar descalza sobre el pasto y esperar los atardeceres tomando mate. Por su parte, hace unas semanas realizó una campaña publicitaria para una marca de cosmética automotor, y espera poder comenzar a atender a sus consultantes (abrió la cuenta de Instagram @evacounselor para volcar información e interactuar con sus seguidores).

“Se pueden combinar perfectamente todas mis facetas”, afirma Evangelina Carrozzo que termina el 2019 con un gran mérito y ansía que el 2020 sea con mucho trabajo.

Evangelina Carrozzo
Evangelina Carrozzo

SEGUÍ LEYENDO