Pablo Lescano en el Main Stage 2
Pablo Lescano en el Main Stage 2

La danza para espantar la lluvia tuvo su punto álgido con Pablo Lescano y sus Damas Gratis. Como en una bailanta multitudinaria ningún presente estuvo a salvo de hacer palmas. "Te re cabió que yo sea el más gavilán", cantaba Pablito, y "La picadura" ya había hecho efecto en el Lollapalooza 2018.

Lescano es un referente indiscutido de la música popular que nació de los márgenes del conurbano para copar toda la Argentina. Que toque en uno de los festivales más importantes del mundo no es casual ni fortuito: Lescano es el número uno en su estilo y un carismático nato al que el Hipódromo no le quedó para nada grande.

Hacer bailar a las masas es su especialidad y quizá su historia personal no sea muy diferente de la de Liam Gallagher, hijo de la clase obrera de Manchester que llegó a colmar estadios en su tierra natal, y más allá también. ¿Habrá cruce en camarines? El cantante inglés también hará hoy su recital.

"Agradezcamos a Dios que no llovió y Damas Gratis pudo tocar en vivo", dijo Lescano elevando su plegaria al cielo que milagrosamente se empezaba a iluminar con unos tímidos rayos de sol. El final se iba acercando, "Nos vamos… nos vamo' acostumbrando", la banda desató la bailanta general con el clásico "Se te ve la tanga".

Damas Gratis en Lollapalooza
Damas Gratis en Lollapalooza

Versión de "Quién se ha tomado todo el vino" (de La Mona Jiménez) mediante, el Rey de la cumbia villera aprovechó para reclamar "¡Mi pulsera no tiene crédito!", en alusión a las Lollacashless, el sistema de precintos precargables para poder comprar dentro del festival.

Este sábado por la tarde los Damas Gratis tomaron el control y fueron los dueños del pabellón. Un antes y un después en un evento que no deja de sorprender.

Por Marianela Insua Escalante

SEGUÍ LEYENDO