La 90° edición de los premios Oscar, conducida por Jimmy Kimmel en el Dolby Theatre de Los Ángeles, California, dejó una huella latina: el mexicano Guillermo del Toro se consagró como Mejor director y su largometraje, La forma del agua, fue elegida como Mejor película.

Guillermo del Toro (Chris Pizzello/Invision/AP)
Guillermo del Toro (Chris Pizzello/Invision/AP)

Pero eso no fue todo. El filme chileno Una mujer fantástica se consagró como Mejor película extranjerael largometraje Coco, inspirada en la festividad mexicana La noche de los muertos, ganó como Mejor película de animación; y su tema, Remember me, como Mejor canción.

La ceremonia arrancó puntual con un extenso monólogo de Jimmy Kimmel. Como era de esperarse, el actor le dio inicio a la entrega de los premios Oscar con bromas sobre el error del año pasado cuando anunciaron el ganador de la terna a la Mejor película. "Una semana antes del show los productores me habían dicho si quería hacer algo de comedia con ellos y dije que no. Entonces decidieron hacer una comedia por cuenta propia. Y fue comiquísimo", dijo.

Su discurso rápidamente cambió de tono y se sumó al reclamo que han realizado los actores durante las últimas entregas de galardones: la defensa de los derechos de las mujeres y la necesidad de ponerle un punto final a los casos de acoso. En ese sentido, se manifestó a favor de la decisión de expulsar a Harvey Weinstein de Hollywood.

"No tenemos que permitir este tipo de cosas, tenemos que dar un ejemplo y si tenemos éxito aquí tenemos que trabajar juntos para ponerle un fin al acoso sexual en el trabajo, así solamente tienen que lidiar con el acoso en el resto de los lugares del mundo", dijo Kimmel. Asimismo, para incentivar los discursos cortos, anunció que el ganador que realizara el más breve se llevaría un jet ski como premio.

Luego dio inicio a la presentación de los nominados. El primer ganador de la noche fue Sam Rockwell en la categoría Mejor actor de reparto por su trabajo en Tres anuncios por un crimen. "Mis padres amaban el cine", dijo, al recibir la estatuilla sobre el escenario.

Sam Rockwell (Reuters)
Sam Rockwell (Reuters)

Taraji P. Henson presentó a Mary Jane Blige en el primer momento musical de la noche. La cantante será recordada como la primera persona en estar nominada en un mismo año en las ternas Mejor canción y Mejor actriz de reparto. Entonó Mighty river, tema de Mudbound, y llenó de emoción el Dolby Theatre.

Con motivo del 90° aniversario de la entrega de los premios Oscar, la Academia emitió un video con el objetivo de recordar algunas de las películas más destacadas que alguna vez fueron nominadas.

Entre premio y premio, el conductor hizo gala de su particular sentido del humor. En una ocasión, bajó a la platea y mantuvo una breve charla con Steven Spielberg. En voz baja, le preguntó: "¿Tiene marihuana?". Cabe recordar que en 2014 se había filtrado un video en el que se lo veía fumando al famoso director. "Disculpa, no sabía que estábamos al aire", dijo, entre risas, el presentador.

Gael García Bernal estuvo a cargo del segundo momento musical de la noche e interpretó una versión acústica de Remember me, el tema de la popular película Coco. Luego, se sumaron Natalia Lafourcade y Miguel.

Instantes después llegó el turno de la consagración de la chilena Una mujer fantástica, que fue reconocida como la Mejor película extranjera. Hasta esta noche, Argentina era el único país de la región en haber conseguido esa estatuilla: lo hizo en dos ocasiones, con La historia oficial y El secreto de sus ojos.

Uno de los momentos más destacados de la noche fue en la presentación al Mejor corto animado y Mejor película animada. Con la música de Star Wars de fondo, Mark Hamill, Kelly Marie Tran, Oscar Isaac y BB-8 se subieron al escenario para anunciar al ganador. Dear Basketball, con la presencia de Kobe Bryant, se quedó con el premio en la primera terna; y, sin sorpresas, Coco se llevó con la segunda.

El tercer momento musical de la noche estuvo a cargo de Sufjan Stevens, que interpretó Mystery of love, de Llámame por tu nombre, una de los candidatas a consagrarse como Mejor película.

En esta edición de los premios Oscar tampoco faltó el momento gastronómico, con golosinas para todos los espectadores que se encontraban en una sala enfrente del Dolby Theatre. "Hay un fuerte olor a marihuana. Están en vivo, en los Oscar. Les agradecemos a la gente y queríamos decirles gracias a ustedes. Vemos que no tienen golosinas y, considerando el olor que hay en este teatro…", dijo Kimmel.

Lupita Nyong'o, Guillermo Del Toro, Gal Gadot y Margot Robbie, entre otras figuras, ingresaron al recinto para repartir algunos snacks con "lanzadores" gigantes de golosinas.

El cuarto momento musical estuvo a cargo de Andra Day y Common, que se unieron para interpretar Stand up for something, de la película Marshall.

 

El actor Wes Studi protagonizó otro de los momentos emotivos de la noche. "Cuando tenía 17 años me enrolé en la Guardia Nacional. Unos años más tarde me ofrecí como voluntario para ir a Vietnam", contó, y presentó un homenaje a las mejores películas bélicas reconocidas en los 90 años de los premios Oscar.

Keala Settle brilló en su interpretación del tema This is me, de El gran showman, en el cuarto y último show musical de la noche.

 

Ashley Judd, Annabella Sciorra y Salma Hayek, tres de las víctimas de Harvey Weinstein, se pusieron al hombro la bandera del movimiento Time's up y se refirieron a la necesidad de un cambio de paradigma a favor de la igualdad de género. "En esta noche de los 90 años de los Oscar, cuando celebramos sus clásicos, también debemos mirar hacia adelante", dijo Sciorra, y presentó un clip en el que las artistas Mira Sorvino, Geena Davis y Kumail Nanjiani, entre otras, destacaron la importancia de "abrirse a la curiosidad y a la diversidad".

Jennifer Garner presentó otro momento emotivo: el video con el que se recuerda a los actores, directores, músicas y demás trabajadores de la industria cinematográfica que murieron en el último año. Eddie Veder le puso música con el tema Room at the Top, del recientemente fallecido Tom Petty.

Emma Stone fue la encargada de entregar la estatuilla al Mejor director. De esta manera, Guillermo del Toro se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la noche al consagrarse, tal como se preveía, por su largometraje La forma del agua. El mexicano agradeció y le dedicó el premio a sus padres, su esposa y sus hijos.

La terna al Mejor actor tampoco tuvo sorpresas. Gary Oldman, protagonista de Las horas más oscuras, se llevó la estatuilla. "Quiero dedicarle este premio a mi madre, que está mirando esta ceremonia desde su sofá. Mamá, prepará la comida porque llevo un invitado", bromeó, al recibir el premio.

Por su parte, Frances McDormand, protagonista de Tres anuncios por un crimen, se quedó con el premio a la Mejor actriz. La artista realizó un contundente discurso a favor de la igualdad de género y le pidió a todas las mujeres presentes en el teatro que se pongan de pie. "Me despido con dos palabras: ¡inclusión y a brillar!", dijo.

El premio más importante de la noche, a la Mejor película, se la llevó La forma del agua, de Guillermo del Toro. "De niño crecí con las películas en México. Esto parecía imposible pero quiero decirle que todo el que sueña con el poder de la fantasía para contar una historia sobre la realidad en el mundo, se puede hacer", manifestó.

A modo de cierre, Jimmy Kimmel presentó el "gran premio de la noche": el jet ski, conducido por Helen Mirren, fue entregado a Mark Bridges, ganador del premio a Mejor diseño de vestuario por su trabajo en El hilo fantasma.

 

Seguí leyendo: