Un empleado de sistemas estafó a la empresa donde trabajaba y le robó $12 millones para invertirlos en criptomonedas

Se trata de una reconocida firma de venta electrónica de ropa deportiva. Los acusados cayeron en seis allanamientos realizados en Tigre y San Fernando. Cómo fue la maniobra de defraudación

Un joven fue detenido acusado de estafar a la empresa donde trabajaba
Un joven fue detenido acusado de estafar a la empresa donde trabajaba

Luego de más de dos meses de investigación, un joven de 23 años fue detenido este jueves por estafar a la empresa donde trabajaba, una reconocida firma de venta electrónica de ropa deportiva. Según la acusación en su contra, ejecutó, junto a al menos un cómplice, un plan para robar 12 millones de pesos, que fueron destinados a comprar equipos informáticos e invertir en criptomonedas.

El caso comenzó a investigarse el 20 de marzo pasado, cuando el personal del sector de finanzas de la empresa detectó un faltante de dinero de una de sus cuentas de Mercado Pago. Hecha la denuncia, tomó intervención la Unidad Funcional de Instrucción de Don Torcuato, a cargo de la fiscal María Virginia Toso.

Los acusados fueron identificados como Franco Augusto Findling, quien trabajaba en el área de sistemas de la compañía damnificada desde enero de 2019, y Ramiro Leandro Ramírez, también de 23 años y sin empleos en blanco registrados. Ambos fueron detenidos hoy en el marco de seis allanamientos realizados por efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro en casas de los partidos de San Fernando y Tigre.

Fuentes del caso explicaron a la agencia Télam que las maniobras de estafas se mantuvieron hasta abril último, lapso en el que quedaron registradas unas 45 transferencias desde dos “billeteras electrónicas” que posee la empresa hacia cuentas bancarias por un monto total de $12.439.000. “Utilizaron técnicas de manipulación informática que alteraron el normal funcionamiento del sistema informático, conocido como ‘cracking’, y obtuvieron un ilegítimo beneficio económico para vulnerar las cuentas que la empresa posee registradas por ante la plataforma Mercado Libre”, precisaron.

Una primera transacción bancaria a modo de prueba fue de 204 mil pesos. Esa suma terminó en una cuenta a nombre de una tercera persona. Como la operación fue exitosa, los detenidos continuaron. Así, crearon un perfil falso de Mercado Libre (denominado en la jerga policial como “cuenta mula”), al cual se le realizaban depósitos constantes de altos montos de dinero. Entre el 21 de marzo y el 18 de abril se registraron al menos 43 transacciones, siempre con valores similares, de aproximadamente 250 mil pesos cada una.

Algunos de los elementos secuestrados en los seis allanamientos
Algunos de los elementos secuestrados en los seis allanamientos

El dinero robado fue a parar a las cuentas bancarias propias de los acusados y a las de otras tres personas, dos de las cuales también son empleadas de la empresa. Por este motivo, la fiscal Toso sospecha que ambas compañeras de trabajo pudieron haber colaborado aportando sus cuentas para desviar la plata.

Se sospecha, además, que más de 2.500.000 pesos fueron utilizados por los detenidos para la compra de objetos de informática. Con el dinero proveniente de la defraudación, los detenidos “adquirieron principalmente equipos informáticos en tiendas de computación como OneClick o HiperGaming”, detallaron las fuentes y agregaron que, mediante escuchas telefónicas, también se logró establecer que “ambos poseen negocios en común vinculados a la compra de criptomonedas”.

Findling y Ramírez quedaron imputados por defraudación mediante técnicas de manipulación informática que alteren el normal funcionamiento de un sistema informático o la transmisión de datos. Serán indagados mañana por la fiscal Toso.

En los allanamientos a sus domicilios, la Policía secuestró múltiples dispositivos electrónicos y varios elementos que habrían sido adquiridos con el dinero robado.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR