Un primo de Máximo Thomsen fue acusado de apuñalar a un cartero: lo detuvieron y lo liberaron poco después

Juan Andrés Pérez Thomsen fue denunciado por un empleado del Correo Argentino tras supuestamente herirlo a traición mientras almorzaba. Según la familia del rugbier preso por la muerte de Fernando Báez Sosa tendría problemas psiquiátricos

Máximo Thomsen, uno de los principales acusados del crimen de Fernando Báez Sosa.
Máximo Thomsen, uno de los principales acusados del crimen de Fernando Báez Sosa.

Juan Andrés Pérez Thomsen, de 24 años, oriundo de Campana, primo de Máximo Thomsen, uno los principales acusados del violento crimen de Fernando Báez Sosa, fue detenido hoy en la ciudad bonaerense acusado de un salvaje ataque, según puntualizaron fuentes cercanas al caso a Télam: un empleado del Correo Argentino lo denunció por apuñalarlo dos veces por la espalda con un cuchillo y luego huir.

El hecho ocurrió el miércoles pasado alrededor de las 13:30 en la calle Storni al 2300 del barrio Siderca de Campana. Claudio Chaul Bonin, la víctima, dijo que se encontraba allí almorzando cuando fue atacado con un cuchillo por un joven, que le aplicó dos puntazos en la zona de la espalda, tras lo cual escapó. Chaul Bonin aseguró conocer a Pérez Thomsen de vista, ya que trabaja como cartero en la misma zona hace varios años, pero que nunca habían tenido una discusión. Pudo reconocerlo gracias a los tatuajes que el agresor lleva en una de sus manos.

El cartero fue trasladado a un sanatorio porteño con la cobertura de su obra social y fue dado de alta poco después. Así, acudió a la Policía a denunciarlo.

El hecho es investigado por la fiscal Ana Laura Brizuela, de la Unidad Funcional de Instrucción N° 2 de Zárate-Campana bajo la calificación de lesiones leves: Pérez Thomsen fue aprehendido y luego liberado. Desde la familia aseguraron que el detenido no tiene relación cercana con Máximo y que tendría problemas psiquiátricos.

Mientras tanto, Máximo Thomsen aguarda junto a los otro siete rugbierse con su prisión preventiva confirmada por la Cámara de Dolores en la Alcaldía N°3 de Melchor Romero una pericia clave que puede incriminarlo aún más: la pericia scopométrica a la zapatilla ensangrentada que fue encontrada por la Policía Bonaerense y que habría empleado para patear en el cráneo hasta la muerte a Báez Sosa. Las filmaciones del crimen lo muestran llevando una similar, una chata de lona negra con suela blanca. El análisis está a cargo del laboratorio de la Policía Federal en Mar del Plata.

Seis meses después, la investigación por el crimen de Fernando Báez Sosa continúa con nuevas pruebas. A comienzos de este mes, la fiscal del caso, Verónica Zamboni, recibió los resultados de una serie de estudios de ADN realizados en laboratorios del Ministerio Público en Junín. Los resultados, según indicaron altas fuentes del expediente a Infobae, apuntaron a dos de dos acusados en particular.

Una camisa de Matías Benicelli (20) fue peritada: se le encontró sangre de Fernando mezclada con la del mismo Benicelli. Por otra parte, un hisopado a la uña de un dedo meñique de la víctima reveló sangre de Blas Cinalli (18), otro acusado.

Seguí leyendo:

Crimen de Fernando Báez Sosa: los nuevos estudios de ADN que complican a dos de los rugbiers

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos