Pablo Ventura se retira de la DDI de Villa Gesell junto a su padre

Luego de 72 horas, Pablo Ventura -el último detenido por el crimen de Fernando Báez Sosa- fue liberado tras presentar pruebas que lo habrían eximido de responsabilidad en el homicidio producido en la ciudad de Villa Gesell.

Ventura, de 21 años, se retiró de la DDI de Villa Gesell visiblemente afectado por la situación y acompañado de su padre José María. Ante la consulta de los cronistas, el joven evitó hacer declaraciones. “No voy a hablar, no me siento bien”, dijo antes de subir a un auto.

Según reveló su padre, Pablo rompió en llanto cuando se enteró que iba a quedar en libertad. Afuera, ante las luces de las cámaras apenas atinó a cubrirse el rostro con la mano. “Levantá la cara, no tenés por qué ocultarte”, le recomendó su papá con emoción.

Luego, José María aprovechó para saludar a su esposa, a la que calificó como una guerrera. “Es una locura todo esto”, lamentó

Sin embargo, lo más llamativo fue que José María reveló una posible causa de la incriminación. “Hoy un amigo de los chicos estos me dijo que cada vez que ellos hacían alguna picardía decían: “¿Quién lo hizo? Pablo Ventura”. Es lo que me dijo un amigo de ellos”.

Y continuó: “Yo sinceramente creo que estos chicos no sabían que se había muerto el otro joven. Por eso tiraron Pablo Ventura, yo creo que lo tiraron como una broma. Ni siquiera creo que sea una malicia. Lo han dicho como una joda más, pensarían que el chico no estaba muerto”.

El padre de Pablo Ventura explica por qué incriminaron a su hijo

Desde un principio, José María y su familia sostuvieron la inocencia de Pablo Ventura. Rápidamente, señalaron que el joven no había estado en Villa Gesell aquella noche e incluso adelantaron que aportarían pruebas contundentes para demostrarlo. En primer lugar, que el joven practica otro deporte, el remo, y no es parte del grupo de amigos que atacó a Fernando.

En lo que respecta a su situación, hubo dos diferencias notables con los ahora diez acusados: a los rugbiers imputados la policía los encontró en una casa de la ciudad balnearia. Ventura, en cambio, fue aprehendido en Zárate, a más de 400 kilómetros del lugar del hecho.

El otro indicio de su inocencia fue que fue el único que decidió declarar ante la fiscal Verónica Zamboni en la Fiscalía N° 6 de Villa Gesell, mientras que el resto optó por guardar silencio por el momento. Además de dar su testimonio, presentó testigos y la filmación de una cámara de seguridad de un restaurante de Zárate, llamado “La Querencia”, que muestra a la familia Ventura cenando la noche del homicidio.

Ahora, resuelta la liberación de Ventura, resta definir por qué el grupo de rugbiers se puso de acuerdo para incriminar a un joven que nada tuvo que ver con el violento crimen de Fernando Báez Sosa. En esa línea, en un principio desde el entorno de Ventura argumentaron que fue señalado por los rugbiers a raíz de una disputa de carácter personal.

Hoy, la fiscal Zamboni también imputó a los rugbiers Maximiliano Thomsen y Ciro Pertossi como coautores del homicidio y a los otros ocho sospechosos de haber participado del hecho. Además, espera el resultado de los peritos, quienes determinarán si el último de los detenidos estuvo en la localidad balnearia al momento del asesinato.

La titular de Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Villa Gesell, los acusó por "homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas”, delito que prevé la pena de prisión perpetua; mientras que a los otros imputados los consideró “partícipes necesarios”.

Infobae pudo constatar que los rugbiers fueron imputados por “videos y testimonios que los complicaron en la causa”.

SEGUÍ LEYENDO: