A 8 años del juicio, habla el "ingeniero" del "robo del siglo" al banco Río

El banco Río de Acassuso
El banco Río de Acassuso

Un banco tomado por seis delincuentes. Adentro, 23 rehenes. Afuera, más de 300 policías rodean la manzana. Decenas de periodistas, camarógrafos, fotógrafos y curiosos buscan saber el desenlace. Hay francotiradores y un grupo especial armado hasta los dientes.

En el túnel que da a un desagüe, por donde se escaparán los ladrones con el botín millonario, se oculta un hombre enigmático. Una pieza clave de la banda.

Para la Justicia y la Policía, ese hombre es Sebastián García Bolster, alias el "Ingeniero", a quien le adjudican la dirección técnica del Robo del Siglo al Banco Río de Acassuso, ocurrido el 13 de enero de 2006.

Para ellos fue el encargado de resolver las ideas del líder Fernando Araujo, desde la construcción de un dique, un túnel para irse del banco y una herramienta hidráulica especial para abrir cajas fuertes en diez segundos.

Sebastián García Bolster , el “ingeniero” del robo al Banco Rio de Acassuso durante el juicio
Sebastián García Bolster , el “ingeniero” del robo al Banco Rio de Acassuso durante el juicio

El 21 de mayo de 2010, García Bolster fue condenado a nueve años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro.

"¿Pasaron ocho años del juicio? Increíble. Todo el juicio fue una payasada. No importaban las pruebas. Estábamos todos condenados desde el primer día. No hubo un juicio, parecían todos fiscales, incluidos los jueces. Alicia Di Tullio, la mujer que delató a la banda, a mí no me mencionó. No me reconoció. A mí no me probaron nada, de hecho Casación me bajó la pena a siete años porque considera que no estuve antes, durante ni después del hecho", dice García Bolster, de 49 años, a Infobae.

A 12 años de robo insiste en que es inocente. De hecho su abogado llegó a pedir la anulación del juicio, acusó al fiscal de negociar la declaración de Di Tullio para que acusara a los imputados y recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de Washington.

García Bolster es el menos mediático de la banda del Robo del Siglo. No le gusta dar notas, hasta la condena que recibió no tenía antecedentes y su vida es como la de cualquier persona de clase media.

Para la historia oficial del asalto más importante de la historia criminal argentina es un protagonista esencial. Bolster fue, según esa versión, el primer reclutado por Araujo. Eran amigos: fueron a la misma escuela y vivían en San Isidro.

García Bolster con una de las motos que arregla
García Bolster con una de las motos que arregla

Los investigadores creen además que formaban una sociedad perfecta: ideas delictivas que planeaban con lógicas matemáticas y filosóficas, y a partir de inventos o ideas ingeniosas, como construir un traje para burlar una alarma o fabricar un silenciador para colocar en una pistola de juguete.

Para los pesquisas era una especie de Walter White, el protagonista de la serie Breaking Bad, el hombre honesto de clase media que un día decide entrar en el delito a partir de sus conocimientos y su inteligencia.

Los investigadores dicen que tuvo un rol fundamental en el golpe. Creen que fue el hombre que esperó del otro lado del boquete, desde el túnel, a que sus compañeros le dijeran "rompé, Pepe". Además, es el que confeccionó las granadas falsas que dejaron antes de fugar.

Sin tener ningún tipo de pasado con la delincuencia, Bolster quedó inmerso en el mayor golpe.

Si es que fue culpable, su debut en el delito -y probable despedida- no pudo ser más consagratorio. Los más expertos de la banda a veces lo subestimaban pero en el fondo valoraban sus aportes.

No podían pretender que tomara rehenes, manejara una negociación con la Policía o condujera la camioneta con la que iban a huir. Pero era inventor y más de una vez sus intervenciones habían resuelto cuestiones técnicas del plan, como por ejemplo el dique.

Las cámaras de seguridad en el Banco Río durante el robo
Las cámaras de seguridad en el Banco Río durante el robo

¿De qué lado estaba? ¿De los tipos decentes o de los ladrones? ¿Se parecía más al meritorio empleado bancario que supo ser o al "ingeniero" de la banda? Garcia Bolster siempre negó haber formado parte del robo del siglo.

–Son todas fantasías.

–En el expediente aparecía mencionado además de otras dos maneras: el ingeniero o el marciano.

–No soy ni ingeniero ni Marciano. Estudié ingeniería, pero dejé pese a que tenía notas muy buenas. Nunca nadie me dijo Marciano, ni en mi infancia, ni en mi juventud, ni ahora. Lo que sí es cierto es que fui imputado en el robo al Banco Río por haber hecho un dibujito.

–Un dibujito que según los investigadores se parecía al dique que diseñó el "ingeniero" de la banda.

–El dibujo es de un cobertor de una pileta. Que sea parecido al dique que anda por ahí es distinto. Las medidas corresponden a la pileta, no al dique.

–En resumen: jura que no robó el Banco Río.

–Yo no era parte de la banda porque no soy delincuente. Mis familiares no son delincuentes, es una familia normal. Son todos trabajadores.

–¿Su familia se sentiría desilusionada si usted confesara que robó un banco?

–Por empezar, mi familia fue víctima de los bancos de la Argentina y de las crisis durante toda la vida. Desde el Cordobazo, la quiebra del Bir, la hiperinflación, el corralito, los bonos y las estafas. Por otro lado sufrieron mucho cuando me detuvieron. Porque ya lo dije: no soy del palo del hampa.

–Eso no lo vuelve inocente.

–Pero tampoco culpable.

El empleado del mes

En una época, en a finales de los 90, García Bolster fue un empleado ejemplar en el área comercial de un banco de San Isidro. El gerente del banco estaba sorprendido por su rendimiento.

–Lo felicito Garcia Bolster, fue el empleado del mes –le dijo su superior más de una vez.

El empleado ideal pudo seguir en ascenso, quizá hoy sería gerente de ese Banco. Pero su vida cambió de rumbo. Su nombre dejó de aparecer en la lista de bancarios valiosos. Su historia era parecida a la de cualquier hombre decente de clase media que aspira a tener una casa, un auto, vacaciones en el exterior y la posibilidad de poder ahorrar.

El mensaje que dejó la banda del robo del Banco Rio de Acassusso
El mensaje que dejó la banda del robo del Banco Rio de Acassusso

–Los investigadores lo definen como una especie de MacGyver de la banda. Alguien que se le ocurrían soluciones para cuestiones técnicas.

–Debe ser otro. Aunque admito que soy capaz de construir muchísimas cosas y lo que no sé construir, lo estudio, lo aprendo y lo hago. Pero todo legal.

Luis Vitette Sellanes, la cara de la banda y quien negoció con el Grupo Halcón, dice que usted delató a la banda.

–No , no sabía sus nombres ni apellidos. Me hicieron un simulacro de fusilamiento en el primer momento de mi detención. Me mostraron a todos los integrantes de la banda incluyéndome a mí. Con nombre y apellido, los cuales no conocía. Pero ya estaban delatados. Yo no delaté a nadie. Eso lo hicieron para sacarme plata que le pedí a un amigo. De Vitette sólo puedo decir que, por lo que vi, tiene un don. Fue decisivo en el rol que le tocó tener en el Banco y tiene una capacidad oratoria notable. Si fallaba, la gente que estaba en el Banco podría haber entrado en crisis. Se ganó ser la cara visible y la voz de la banda. Y sin duda se convirtió en una leyenda del delito.

Luis Mario Vitette, el más mediático de los ladrones del Robo del Siglo
Luis Mario Vitette, el más mediático de los ladrones del Robo del Siglo

–¿Vio a alguno de los miembros de la banda en estos últimos tiempos?

–No. Con Araujo siempre hubo una relación de amistad, entrenaba jiu jitsu con él. Y no tendría por qué ver a la banda. Lo repito: nunca formé parte de la banda, no soy ladrón.

–¿A qué se dedica?

–Arreglo motos, construyo casas y estoy haciendo un avión. Lo del avión lo hago como hobby. Una vez inventé un auto turbo diésel que funcionaba a gas y diesel. No consumía nada, hasta lo hacía andar con aceite quemado y gas. Me encanta fabricar cosas. Una vez boceté la construcción de un helicóptero personal. Al poco tiempo lo vi hecho, era similar a mi idea. Es invento de un japonés. Se llama GEN H–4. Viene con un asiento y un tren de aterrizaje. Está impulsado por cuatro motores de 125 centímetros cúbicos. Puede volar a una altura máxima de 1000 metros y desarrolla una velocidad máxima de 90 kilómetros por hora. Además tengo varias patentes que están en proceso.

–Van a pensar que lo va a armar para fugarse volando de un Banco.

–Que piensen lo que quieran.

“Soy inocente, robar esta muy mal”,  asegura García Bolster
“Soy inocente, robar esta muy mal”,  asegura García Bolster

Después de ser condenado, Bolster pasó casi dos años en la cárcel. Allí no perdió el tiempo: hizo diez cursos y dio clases a los otros presos. Estudió bachillerato con orientación en administración de personal; bachillerato con orientación en bienes y servicios; curso básico de programación neurolingüística; de panadería; seminario de técnicas respiratorias, de capacitación y crecimiento personal del "Arte de vivir" y aprobó la materia matemática de la Universidad Tecnológica Nacional , dicto curso de alfabetización; de operador de PC; de inglés básico; de electrónica.

–¿Cómo fue su experiencia en la cárcel?

–Estar preso no es lindo ni para uno ni para la familia. Es algo que me tocó vivir y por suerte no tuve problemas. Estudié, di clases, trabajé en talleres, en judiciales. Me mantuve entretenido. Pese a todo. Viví una experiencia que pocos viven y muchos se quedan en el camino. Me siento bien de haber podido sobrellevar esa vida que me tocó vivir.

–¿Lo ayudó llegar con el cartel de un robo semejante?

–Si y no. El director del penal me dijo que yo podía ser peligroso porque era el único que le podía dar vuelta un penal, planificando algo o llenándole la cabeza a los otros detenidos.

–¿Por qué durante todos estos años se mantuvo en el ostracismo?

–Mantuve un perfil bajo en función de las apelaciones, buscando demostrar mi inocencia. Además para que me reintegren todo el dinero que me secuestraron. Tengo probado que lo gané honestamente y tiempo antes del robo que me imputaron. Pero de temas judiciales no hablo, eso lo hace mi abogado.

Fernando Araujo, el líder de la banda del robo al Banco Río
Fernando Araujo, el líder de la banda del robo al Banco Río

Consultado por Infobae, Sergio Arenas, el abogado de García Bolster, se refirió a tres cuestiones:

*"Durante el juicio surgieron un gran número de irregularidades. Testigos durante el juicio manifestaron haber sido víctimas de amenazas e insultos por parte de la Fiscalía. Luego del juicio y ya durante el trámite del recurso de Casación, se habría advertido una situación alarmante y bochornosa. Un audio en donde el fiscal de juicio Gastón Garbus, estaría dialogando con la testigo Di Tulio previo al juicio. Allí se habrían puesto de manifiesto un sin número de irregularidades (para utilizar términos prudentes) donde se habría preparado la declaración de esa mujer".

*"Todo este escenario de gran escándalo se denunció ante el Tribunal de Casación, que ordenó su transcripción luego de la evidencia. El agravio sobreviniente no fue debidamente analizado. En el audio se escuchan al fiscal y a Di Tulio dialogar sobre aquello que luego sería su declaración. Con respecto al otro fiscal de juicio, Marcelo Vaiani, al día de hoy no se encuentra en funciones por tener algunos asuntos pendientes con la justicia".

*"El Tribunal coincidió con ésta defensa en los restantes agravios postulados. Hizo lugar parcialmente a mi recurso y redujo la condena de mi asistido y los demás imputados, para esta parte, enjuiciados en forma arbitraria y violatoria de la Constitución. García Bolster fue condenado sin pruebas. El juicio, por Ley, debió haber sido anulado. El reclamo sigue en la Comisión de Derechos Humanos de Washington".

Arenas recuerda que en el juicio vivió una audiencia interminable.

"Entramos a las 9 de la mañana del 5 de mayo y terminó a las 6 de la mañana del día siguiente. Sebastián me pasó a buscar a las 8 y le dije que podían detenerlo. Me dijo: 'Está bien, voy igual'. Un juez me dio sobrecitos de azúcar para que me pusiera debajo de la lengua porque me bajaba la presión y a otro juez lo desperté porque se había quedado dormido. No fue el único, sobre todo cuando apagaron las luces para pasar el video del robo", cuenta.

“Guardé dinero en la heladera… es mejor que dejarlo en un Banco”, afirma
“Guardé dinero en la heladera… es mejor que dejarlo en un Banco”, afirma

García Bolster prefiere no hablar de ese día.

–Es pasado.

–¿Nunca tuvo la fantasía de robar un Banco?

–No, jamás. Pero no critico a los que tengan esa fantasía ni a los que la hayan cumplido.

–¿Tiene alguna fantasía?

–No sé si es fantasía, creo que es un sueño o deseo. Toda mi vida quise tener un helicóptero. Aunque tengo vértigo, recuerdo que cuando iba a visitar a mi abuela, que vivía en un piso muy alto, salía al balcón y comenzaba a transpirar.

–No sólo dice que no robó el Banco Río, sino que considera que está muy mal hacerlo.

–Robar está muy mal. Soy una persona educada, trabajé toda mi vida y me han robado varias veces a mano armada. Han entrado a mi casa, se han llevado mi moto, han asaltado también a mis padres. Lo he sufrido, no es algo bueno robar. No creo que sea la solución a nada. No necesito robar, a mí me traen la plata a mi casa. Yo vivo así. Trabajo en mi casa y con eso soy feliz.

–¿Se arrepiente de algo en su vida?

–Uno siempre hace algo que por ahí no están del todo bien, creo que son cosas que uno se las tiene que perdonar a sí mismo. Pagué esa parte de mi vida, lo poco malo que hecho. Para algunos fue malo, para otros no. Nada que ver con robar bancos, lo digo por las dudas. Nunca maté, no tengo armas, no me gustan las armas, estoy en contra de todo tipo de violencia, no robo bancos. Un amigo me dijo el otro día que me habían condenado por mi inteligencia. Es decir: no por haber construido el dique o el túnel mediante el cual se robó el banco, sino porque por mi capacidad era capaz de hacerlo. De no creer.

–Pero tiene la costumbre de guardar dinero en la heladera…

–Guardar dinero en la heladera es muy buena forma mantenerlo congelado, de frenar la inflación… No, hablando en serio: guardé pesos en la heladera, equivalentes a seis mil dólares. No sé por qué eso extraña tanto a una persona. El capital que tuve lo utilicé siempre o lo prestaba. Para qué hacer negocios con el Banco si cuando te llevás la plata te piden hasta el grupo sanguíneo, pero cuando se la das vos te dan un papelito. ¿Y si quiebra? Si pierdo la plata, prefiero perderla yo, no a manos del Banco.

–¿Usted era cliente del Banco Río de Acassuso?

–Sí, tenía una cuenta pero me la cerraron arbitrariamente sin darme una explicación razonable. Al menos me devolvieron plata.

–La explicación razonable es que fue juzgado y condenado por robar un Banco.

–Lo curioso es que después de que me echaron del Banco Río me llegó una carta en la que me notificaban que me habían dado un crédito a mi nombre. Raro. Muy raro.

–Algunos miembros de la banda escribieron libros. ¿Usted piensa seguir ese camino?

–Sé que Araujo escribió un guión y fue elogiado. Es muy capaz en todo lo que se propone. En mi caso, lo único que puedo decir es que escribí el guión de una película, que no tiene nada que ver con el Robo del Siglo, y además estoy escribiendo un libro, que ya registré, en el que cuento un secreto. Ahí va a estar todo lo que deben saber y nunca dije.

SEGUÍ LEYENDO:

A doce años del "Robo del Siglo": cómo es la nueva vida de los miembros de la banda

El líder de la banda del robo del siglo analiza hacerle juicio por plagio a los autores de "La Casa de Papel"

MAS NOTICIAS