Patricio Zabala, niño heroe en Calamuchita Cordoba

Esos pocos minutos en los que una distracción pueden arruinar la vida de una familia para siempre.

Eran poco más de las cinco y media de la tarde del sábado. Alejandra Díaz ordenaba las habitaciones de su modesta casa familiar en el barrio Villa Incor, en Santa Rosa de Calamuchita, Córdoba, cuando de repente se le apareció corriendo su hijo mayor Patricio Zabala, de 6 años. Tenía toda la ropa mojada y no paraba de llorar.

“¡Mamá, saqué a Milagros de la pileta y está dormida, no me responde!”, le dijo el niño a su mamá, que salió desesperada hacia un patio interno que compartían con otras familias. Milagros, de un año y medio, estaba con su ropa empapada, tendida en el suelo, justo al lado de una pileta pelopincho de una de las familias vecinas. Patricio le llegó a decir a su mamá que al momento de sacarla del agua y apretar a su hermanita de la panza, la niña vomitó agua.

La madre tomó a su hija en brazos y salió a la calle en busca de ayuda; detrás de ella corrían Patricio y Romina, de tres años. Fue entonces cuando se cruzaron con los policías Maximiliano Baptista y Martín Arias, que circulaban en moto por la zona.

“Realizábamos un recorrido de rutina cuando, al llegar a la esquina de las calles 3 y 32, vemos que venía corriendo desesperada una mujer”, le dijo el Oficial Principal Baptista a Infobae, en diálogo telefónico.

La mujer nos gritaba, ‘¡se me cayó a la pileta, se me cayó a la pileta!'". Yo agarré a la nena y mi compañero se quedó conteniendo a la madre y a sus hermanos”, relató el oficial.

“Cuando la toqué, sentí su cuerpo frío y el color había empezado a cambiar debido a la falta de oxígeno”, completó.

Patricio Zabala junto a Milagros, la hermanita a la que le salvó la vida, en sus brazos, y Romina
Patricio Zabala junto a Milagros, la hermanita a la que le salvó la vida, en sus brazos, y Romina

El oficial Baptista realizó maniobras de reanimación y en pocos minutos logró que la niña vomitara otra cantidad de agua y volviera en sí. Ese llanto fue el sonido más esperado y celebrado por su madre y sus hermanos.

Milagros fue derivada por el SEM (Servicio de Emergencias Médicas) de inmediato al hospital regional Eva Perón. Los análisis detectaron que tenía una cantidad leve de agua en sus pulmones. Al cabo de 24 horas, la niña fue dada de alta y regresó a su casa.

Una vez superado el trauma y ya con la pequeña de un año fuera de peligro, todas las miradas se volcaron sobre Patricio, el hermano mayor, el héroe de la historia. El pequeño que respondió a su instinto y logró salvar la vida de su hermanita tras ese momento de distracción de su mamá.

Patricio todavía no puede creer todo lo que pasó el fin de semana”, le aseguró Damián Zabala, el padre del pequeño, a Infobae.

“Toda la familia, los vecinos, lo abrazábamos, lo levantábamos por el aire. Lo mimábamos. Él no sabía mucho qué decir. No sé si es consciente de lo grande que es lo que hizo”, celebró.

Según contó la familia, Patricio tomó con naturalidad lo que sucedió. Según su padre, posiblemente no haya tomado conciencia de la gravedad de la escena al momento de ver a su hermana dentro del agua, sino una vez que la sacó, cuando vio que todavía no respondía.

Patricio Zabala comenzó la escuela primaria el lunes
Patricio Zabala comenzó la escuela primaria el lunes

Como era de esperar, la noticia del salvataje de Patricio recorrió el barrio de Villa Incor y toda Santa Rosa de Calamuchita durante el domingo. En pocas horas, el pequeño de seis años se transformó en una suerte de celebridad local.

“Patricio no termina de entender todo lo que está ocurriendo. La gente lo saluda en la calle, le dicen cosas, lo felicitan. El se pone contento, pero lo descoloca un poco, jaja”, reflexionó su papá.

Así, el ciclo de felicitaciones para el niño héroe de Santa Rosa de Calamuchita se coronó de una manera sorpresiva y en un momento que ningún integrante de la familia imaginaba: su primer día de la escuela primaria.

El lunes, Patricio entró por primera vez al colegio Mariano Moreno para comenzar las clases en primer grado. El acto se inició a las 14 horas y, al ser el primer día de clases, el pequeño se hizo presente en la escuela junto a toda su familia. De hecho, su papá Damián se pidió licencia en su trabajo como chofer de camiones para la Municipalidad de la ciudad, para poder asistir.

“Sabíamos que los niños iban a venir con sus familias, entonces decidimos darles una sorpresa tanto a Patricio como a sus padres. No les dijimos nada sobre la condecoración que le íbamos a dar”, reveló en diálogo con este medio Karina Vélez, la directora de la escuela Mariano Moreno.

La imagen de la condecoración subida por el cuartel de Bomberos Voluntarios de Santa Rosa de Calamuchita en las redes sociales
La imagen de la condecoración subida por el cuartel de Bomberos Voluntarios de Santa Rosa de Calamuchita en las redes sociales

Así, las autoridades escolares en conjunto con el cuartel de bomberos voluntarios de Santa Rosa de Calamuchita le dieron una condecoración al pequeño héroe.

"Los bomberos le regalaron en primer lugar una taza con el logo del cuartel llena de golosinas. Patricio revolvía toda la taza para ver qué chocolates y caramelos le habían tocado", afirmó Vélez.

“Y lo más importante: le regalaron un casco. En nuestra comunidad, el bombero tiene un lugar muy respetado y para un chico de seis años poder tener un casco de bombero es prácticamente cumplir un sueño”, afirmó la directora.

A su vez, también estuvo presente el oficial Maximiliano Baptista, el mismo que reanimó a Milagros, quien le entregó, en nombre de la escuela, una medalla al pequeño "por su acto de solidaridad al prójimo".

Alejandra y Damián, junto a Patricio y a su hermana Romina
Alejandra y Damián, junto a Patricio y a su hermana Romina

“Fueron tres días que pasamos entre el miedo más grande y el orgullo de tener este hijo que nos tocó. Pasó de todo y por suerte terminó todo bien”, afirmó Damián Zabala.

Patricio, en tanto, se hizo un lugar el lunes a la tarde entre sus videos de automovilismo -es fanático del Rally- y sus capítulos del dibujito Paw Patrol para jugar en el patio con su nuevo casco de bombero. Le llegó el momento de convertir en algo lúdico lo que el sábado le correspondió hacer en la vida real.

SEGUÍ LEYENDO: