En el marco de los 100 años de la Semana Trágica y 80 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el Museo del Holocausto de Buenos Aires y el Seminario Rabínico Latinoamericano inauguraron una Jornada Académica, con adhesión del Centro de Estudios sobre Genocidio de la Universidad de Tres de Febrero. La jornada se extenderá durante el lunes 2 y el martes 3 de septiembre y contará con charlas y debates de académicos.

El evento fue conducido por el director ejecutivo del Museo del Holocausto, Jonathan Karszenbaum, quien comenzó recordando que "hace cien años los judíos de la ciudad de Buenos Aires eran atacados en las calles en el marco de la Semana Trágica, el primer ataque antisemita en la Argentina, que afortunadamente no afectó la continuidad de la inmigración judía al país ni su integración a la sociedad. Unos meses más tarde, en una agitada y derrotada Alemania, Adolf Hitler, un veterano austríaco del ejército alemán, ingresaba a un pequeño partido en Munich con una plataforma antisemita. Logró, con sus discursos de odio, revancha y racismo, llegar al poder catorce años más tarde y arrastrar en 1939 al mundo a una gran catástrofe".

Estuvieron presentes el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural y presidente honorario del Museo, Claudio Avruj, el secretario de Gestión Educativa del Ministerio de Educación de la Nación, Oscar Ghilione, el embajador del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Mark Kent, la embajadora de Francia, Maria Claudia Barbara Guadaloupe Scherer-Effosse, Liliana Löwenstein por la Embajada de Alemania, el fiscal Alberto Gentilli en representación del Ministerio Público Fiscal, el comisario Marcelo Daniel El Haibe por Interpol, Daniel Pérez en representación de la Policía Federal, por la DAIA, el vicepresidente 2° Marcelo Taussik y la directora del Centro de Estudio Sociales Marisa Braylan, la directora de Marcha por la Vida Alejandra Tolcachier, la directora Ana Weinstein, del Centro Mark Turkow, y Veronica Kovacic, directora del Programa Morei Morim.

Ariel Stofenmacher, rector del Seminario Rabínico Latinoamericano, expresó que con esta jornada "vamos a tener dos días en los que vamos a repasar una de las tragedias más terribles de la humanidad, inexplicable desde el punto de vista teológico, y vamos a sentir en nuestras almas cómo la maldad humana, el odio y la envidia destruyen. Vamos a homenajear y vamos a intentar comprender con un solo objetivo: actuar hoy en día y hacia el futuro ante cualquier pequeño exabrupto que exista, en cualquier parte del mundo, para evitar que cualquier cosa similar, menor o mayor vuelva a suceder".

El secretario del Museo del Holocausto Ariel Schapira, por su parte, recordó la historia del comienzo de la Segunda Guerra Mundial: "La invasión a Polonia fue el límite que Francia y Gran Bretaña se habían autoimpuesto para poner freno a las ambiciones de Hitler y sus seguidores. El caos sobrevino en el territorio polaco, ocupado militarmente por alemanes y soviéticos, donde se llevó a cabo la mayor parte del Holocausto, el exterminio planificado y criminal de seis millones de judíos". Recordó que el Museo del Holocausto reinaugurará su edificio remodelado con una nueva exhibición, "una propuesta moderna e innovadora, en un país que recibió a la mayor inmigración judía en Latinoamérica". "Creemos que esto servirá
para crear conciencia y tener una voz firme en defensa de la democracia y los derechos humanos", aseguró.

Finalmente habló el embajador de Gran Bretaña, Mark Kent: "Debemos aprender de lo que pasó para asegurarnos de que nunca más vuelva a pasar. Por eso quiero felicitar a los organizadores de este seminario muy importante". Kent aseguró además que "el discurso del día de hoy es muy conflictivo y violento" y que "de la palabra se puede llegar a la violencia de las acciones". "Creo que en estos días debemos aprovechar para no dejar triunfar al discurso del odio", expresó.